Vivir los recuerdos 2/3

Salimos de Madrid hacia las 12 del mediodía y empezamos un periplo de aviones y escalas que se prolongó casi 24 horas.

Lo desesperante del asunto fue que no sé porque broma pesada del giro de la tierra, los aviones y el cambio de horas, ó la ruta que nos preparó el agente de viajes, siempre que llegábamos a un sitio era hora de desayunar. Llegamos a desayunar 7 veces consecutivas. Yo soy totalmente adicta al café y llegué a la conclusión de que si no me había dado un infarto por cafeína en aquel viaje ya nunca ocurriría, pasara lo que pasara.

Otra consecuencia es que llegué a aborrecer el pan con margarina y el zumo de naranja de bote de los aviones.

Cuando llegamos estaban esperándonos unos autobuses guays. Llegamos al hotel, nos pusieron la consabida guirnalda de orquídeas que salen en las pelis llamados “lei” que en el caso de Maui es de color rosa, porque cada isla tiene su color de “lei”, dos chicas jovencitas ataviadas con la falda de rafia y en este caso el sujetador imitando a medios cocos fue sustituido por un sujetador de estampado hawaiano.

De los nuestros no he encontrado fotos y juraría que tengo. Porque recuerdo que eran rosa, no fucsia

Tengo que decir que las Lei son algo realmente especial y que duran de una manera extraordinaria. En nuestro caso eran guirnaldas de ricos, dobles ó triples así que me sentía como una artista de cine.

Nos acomodaron en nuestras respectivas habitaciones y nos dieron el plan de los diez días.

La habitación

Como nota anecdótica decir que habíamos tenido que mandar hacía tres meses nuestras preferencias en las cenas y comidas carne ó pescado, si éramos vegetarianos, veganos, diabéticos, alérgicos a algo y un largo cuestionario sobre gustos, que cuando el Consorte me lo presentó daría para cuatro post, porque yo jamás había visto algo semejante. Y lo de que me preguntaran qué tipo de mermelada me gustaba más entre casi quince variedades me hacía flipar en colores.

El consorte me comentó que ellos tendrían dos sesiones cortas de trabajo al día siguiente y que el resto, como dice una amiga mía gallega era “Festa rachada” o sea diversión y juerga.

Caímos como plomos esa noche, después de tanta presentación y tensión.

A la mañana siguiente el consorte me dice que anoche le habían comunicado que durante las sesiones de trabajo, lo que comiéramos las mujeres corría de nuestra cuenta, porque ellos estaban trabajando.

A mí me sonó rarísimo, pero siempre me pasa lo mismo, me lo creo todo.

Así que bajé a desayunar con él, por aquello de tener coartada, él se fue a trabajar y yo me fui a la piscina a disfrutar de las bondades del lujo y a leer una novela mientras observaba al personal.

Como era el primer día, todas las florero estábamos un poco despistadas e íbamos a nuestro aire.

Llega la hora de comer y claro yo tengo hambre, porque no soy de las que desayuna a lo bestia. Todo lo contrario, solo tomo café y si acaso algo de bollería así que a la hora de comer tengo hambre y pienso.

-Al comedor ni loca que debe de valer una pasta tonta el comer y total éste sale para la cena y ya está.

-Bueno al bar de la piscina, que toda la vida de dios ha sido más barato que el restaurante propiamente dicho.

Me marcho para el bar y le digo al camarero que me traiga la carta.

Al fondo a la izquierda, está el bar de piscina.

El que me atiende es un hawaiano que está como un pan pero con modales de mayordomo británico y me dice que tienen sándwich de cangrejo como plato especial del día.

En mi pueblo toda la vida, el plato del día ha sido el plato medio, ni el más caro ni el más barato. Un menú vaya.

-Pues eso mismo y un zumo de papaya.

Me trae un plato Villeroy & Boch serie alta  (Treinta eurazos de plato hoy día) con un Sandwich monísimo con una decoración preciosa y un vaso espectacular con una pajita super original, dos orquídeas formando cascada que caían del vaso y una sombrillita casi del mismo color que el zumo.

Me dispongo comer y veo que dentro del Sandwich hay una capa de orquídeas. A mí lo de comer flores, pues no es que me haga mucha ilusión y ya la noche anterior nos habían puesto también comida con flores en la salsa y te las tienes que comer por educación y bueno… no están mal pero mejor en la maceta.

Abro el emparedado y con cuidado saco los pétalos de flores, los pongo a un lado del plato y me tapiño el Sandwich que estaba muy bueno, lo reconozco. Me medio tomo el zumo, hago un ratito de tiempo leyendo y me dispongo a volver a la playa a la tumbona, porque acabo de descubrir lo de las toallitas heladas y al morenazo espectacular que cada vez que te da las toallitas te mira profundo y te dice:

-¡Necesita algo más?

Y tú claro, ahí aguantando el suspiro y las ganas de contestarle.

-¿Seguro que quieres saberlo?

Pero en estos sitios yo creo que una de las cualidades que piden a todos los empleados es que sepan leer la mente. Así que sin yo decir nada, el apuesto hawaiano con modales de mayordomo británico me trae la cuenta y leo:

Sandwich de cangrejo: $ 44.

Zumo de Papaya : $ 17.

Propina no recuerdo

Tax no recuerdo

Total $ 74.50 Esto lo recordaré mientras viva

Mientras, él está empezando a recoger y cuando va a levantar el plato, yo que ya he sido apuñalada por la nota, le pongo una mano impidiéndole el gesto y procedo a coger cuchillo, tenedor y empiezo a comerme uno a uno los pétalos de las orquídeas mojándolos en la salsa que había quedado del Sandwich. Y allí estaba él, impasible, envarado mirando al horizonte sin pestañear y esperando a que yo terminara. De repente cuando estaba con la boca llena de flores y empecé a comer una hojas muy monas verdes oigo que mirando al mar de dice

-Eso sí es adorno.

Y yo que estaba que no podía tragar aquella cantidad de pétalos, me echo un buche de zumo y muy seria le digo

-Pues como enferme, tus jefes van a tener un problema.

Ni un gesto, ni una mirada, nada. Allí mirando a la playa, indiferente delante de mí esperando.

Me terminé de tomar el zumo, TODO; saqué la pajita y la puse a un lado. Saqué las flores y las puse fuera del vaso, saqué el paraguas, lo cerré y lo puse encima de la servilleta y procedí de manera meticulosa a ponerlo todo dentro del bolso.

-Ya puede retirarlo.

Me miró con infinito desprecio y con una media sonrisa me dijo:

-En la tienda del Lobby se venden estos vasos como souvenir.

-Ah gracias por la información, compraré alguno si al final no logro robármelo.

Y se fue.

Yo tuve que amenazar de muerte a mi tarjeta de crédito para que saliera de la billetera, vino a recoger la cuenta un negro imponente, que me hizo olvidar al borde del hawaiano y me fui a la playa a tratar de beber la mayor cantidad de granizados de limón gratis y a ponerme una toallita helada cada medio minuto para amortizar la comida.

Por la tarde llega el consorte.

-Se acabó, yo también estoy de vacaciones, venga un beso. Qué has hecho hoy.

-Gastarme 75 dólares en un sándwich y un zumo de papaya.

– ¡Coño! ¿Y te lo has comido todo?

-Menos chuparle las plumas al pájaro pintado en el plato sí. Me he traído los adornos y me he comido el atrezo del plato.

-Venga no sufras, que era broma.

-¿Qué exactamente, era broma?

-Lo de que lo pagabas tú, tonta.

-jajajaja, pues lo vas a pagar tú, tonto.

-¿Y eso?

-Porque lo he pagado con la tarjeta.

-¿Pero tú eres tonta, porque no has firmado la nota?

-Porque mi marido me dijo que lo teníamos que pagar nosotros y para que no apareciera en la nota total y andar con cuentas, pues lo pagué así.

– Joder. ¿Estaba rico?

-Pues que quieres que te diga, que para ese precio he comido cosas mejores y zumos de papaya mil veces mejores que ese. Además he sido humillada por un camarero hawaiano, que lo sepas.

-No sé, pero tenías que haberle chupado las plumas al pájaro del plato.

-Si

Y se me saltaban las lágrimas de pensar en el cargo de la tarjeta a final de mes.

 

 

 

 

 

 

Etiquetado en: ,

40 pensamientos en “Vivir los recuerdos 2/3

    1. admin

      ¡Eso mismo le dije yo! Que manía con lo de las bromitas… que las carga el Diablo.
      Pero no se me olvidará en la vida. Cuando vi la nota casi me da algo.:)
      Besazo

  1. Dolores Ceballos

    A tu marido le está bien, por bocazas, pero me apuesto algo a que te vengaste vilmente… jejejejejeje.

    Jolines para el sandwich!!!, yo creo que hasta mojo el dedo en la salsa. A mi me daría un soponcio.

    Y el hawaiano, mucho talante británico, pero se podía haber metido la lengua en el culo. (con perdón).

    Este viaje promete…

    1. admin

      jajajaaj Eso mismo le dije yo. Ter pasa por bocazas. El camarero era absolutamente genial. Además estaba en su papel todo el tiempo, era increíble.
      Besazo

  2. Inmagina

    Y luego una con cargo de conciencia por robar dos limas, cuándo a ti te faltó poco para meterte el plato también en el bolso.
    Por cierto ¿tanta pregunta sobre la mermelada preferida para terminar metiendo pétalos en el sandwich? los pétalos, todo el mundo lo sabe, se sirven aparte cual guarnición de patatas fritas y allá cada uno.
    Esperamos ansiosos el 3/3

    1. admin

      Pues eso fue una de las cosas que menos me gustó. La manía de ponerle florecitas a todo. No sé si como nota exótica ó qué pero era como una constante.
      Yo ne me llevé la mesa porque no me cabía en el bolso. 😛
      Besazo

  3. Ana azul

    Ja, ja,ja habría que haberte visto comerte los pétalos. y el hawaiano el muy cabrón te podía haber avisado de lo de la nota. Bieno, hija, pero no todos los días se va una a Hawaii
    Besos
    Ana

    1. admin

      Ni te lo imaginas. Además son de textura como las setas más ó menos y a mí me dan repelús esas texturas, aparte de que saben como a perfume, no se a mi me pareció una pijada total.
      Besazo

  4. Dessjuest

    Dolido, sí, así me siento, muy dolido, tras leer algún comentario donde mi admirado dolegaconsort no queda en buen lugar, él, que hace tan divertidas estas entradas, él que solo nos da buenos momentos y así se le agradece.

    Qué baratos los sandiwchs 😀

    1. Dolores Ceballos

      Jajajajajaja, cierto. Si al final le tendremos que estar agradecidas… jajajaja
      Que conste que con consortes así se lo pasa una de rechupete (al menos años después cuando se te olvida el cabreo).

  5. Susana

    Me recuerda un día que se nos ocurrió cenar una fondue de carne por el aniversario de bodas. Nos dijo en camarero que era para compartir y luego va y nos cobra veinte euros por persona. Casi cojo la carne que había sobrado y me la llevo en una servilleta. Qué rabia. Un beso.

    1. admin

      Pues eso se pide el “doggie bag” (La bolsa para el perro) que en los USA es muy común. Te llevas lo que te sobra porque lo has pagado.
      Pero eso lo hago yo hace muchos años.
      Al principio era como “joder que tía más rara” ahora en cantidad de sitios te lo preguntan si ven que sobra mucha comida en la mesa.
      Besitos

  6. Moneypenny

    jajajajajjajajajaja a mi me va a dar algo!!! Buenisimo!!

    Para flema británica la tuya! Ponerle la mano para que no recoja el plato y comerte, muy digna tú, las florecitas que quedaban…..¡ genial!

    Que pena que solo quede la última parte….

    Un beso!

    1. admin

      Es que si me ves con la boca llena de flores y tratando de masticar aquello, que encima tiene una textura que a mí me da cierto repelús y bajándolo con los restos del zumo….
      Y la cara del tío cuando me estaba metiendo los adornos al bolso, era un poema.
      Que pena que yo no haya tenido un blog hace años, porque tener imágenes de esas cosas sería impagable…
      Besazo

  7. Moneypenny

    Es verdad!! Que encima te llevabas los adornos! jajajaja
    No te pongo cara( no te conozco) pero parece que te estoy viendo masticar lentamente las flores con cara de circunstancia…..

    Me he reído a carcajada…. lo juro!

    1. admin

      Bajita, rubita (en aquella época) y muy delgadita (En aquella época).
      Ahora soy una señora mayor de pelo blanco y me he convertido en una pelota con patas. A raiz de dejar de fumar. snif,snif. Todavía no me acostumbro.
      Me siento permanentemente embarazada, con enormes tetas y tripa.
      De talla 34 a 44/46.
      Si, ya se que lo he dicho muchas veces, pero es que estoy un poquito traumada, que le voy a hacer.
      A pesar de que el Consorte me dice que estoy buenísima, se que no es cierto. ESTOY GORDA… :)
      Besazo

      1. marga

        No te imagino con el pelo blanco. Rubia eterna serás. Lo bueno es que le gustes al Consorte hija. Yo sé (estoy segura) que estás buenísima… tú mírate con ojos de amor que te los mereces…
        No hablo yo de tallas que no me hago idea de lo que es usar una 34 tuyas 24 mías jamás. Yo siempre he sido 30/32 (mías)…
        Y me veo buenísima jajajajaja

  8. Marga

    A mí lo que me tiene intrigada es el cuerpazo del hawaiano, serio y flemático diciéndote que “eso” sí es adorno. Me puedo morir de la risa. Ay Dios, cómo no tienes un video de eso en youtube. Y tú, seguro que sí, estabas dando la hora con tu traje conjuntado, lentes de marca y sombrero pipirisnais..
    (Así se ríen las envidiosas hija, que nos ha encantado saber que te metiste un sánguche y un jugo de papaya por 75 dólares -cosos- y luego toda la free lemonade del mundo…).
    Dejo de reirme y me conduelo justo con Dess que el sentido del humor del Consorte no haya sido apreciado por el público en general, ¡pero si es el libretista del blog!!! jajajaja
    Besote Dolega, que risas me he echado hoy…

    1. admin

      Te puedo decir que la escena es de las cosas más divertidas a las que he asistido en mi vida.
      Con la bandeja en la mano, envarado y yo pensando: El hombre este estará diciendo, pero a esta muerta de hambre de donde la han sacado. Seguro que habrá ganado algún concurso de la tele.
      Y yo muy puesta de pose y muy seria. cuando abrí el bolso y empecé a meter las cosas, ya como que suspiraba…
      El hawaiano estaba buenísimo, bueno todos. Y claro yo soy mujer y hablo de ellos, pero el consorte y todos los demás estuvieron 10 dias que no daban a ver tanta mujer guapa, es cierto.
      Besazo

  9. Macondo

    ¿Qué haces yendo hacia atrás? Miedo me das. Pobre consorte.

    “Cuando un hombre se echa atrás, retrocede de verdad. Una mujer solo retrocede para coger carrerilla” (Zsa Zsa Gabor).

    1. admin

      De pobre Consorte nada, que también la caga a veces y además esas bromitas, que no es la única en su vida ni mucho menos, que luego cuestan caras.
      Lo que le pasa es que verme en modo alterado, le mola. Pero a veces se cuela.:)
      Besazo
      PD. Y lo de Zsa Zsa no lo dudes..

    1. admin

      Pues me alegro que te gusten. Pásate por aquí cuando quieras, que ya veras que te ries un rato con nosotros y se te olvidan las penas.
      Gracias y ¡Bienvenida!

  10. Yeste Lima

    ¿pero qué pasa por aquí? estáis todos revolucionados, claro que la revolucionadora eres tú, ¡cómo no!

    Me parece que las “vistas” también había que pagarlas y tú lo hiciste de sobra… la comida….el morenazo de las toallas… el hawaiano….

    jajaja, un beso con sabor a orquídea.

  11. Arturo

    Dolega:
    Todo muy lindo en ese viaje, aunque un poco caro. En especial los “sanguchitos” de pasta de cangrejo y los zumos de papaya.
    Si tuviste que desayunar siete veces, me imagino que no sería con el café americano (que es importado, por supuesto). Se trata de una infusión insoportable, ya que la llenan de tantos aromatizantes (vainilla, canela y otros peores) que del gusto exquisito del café no quedan ni rastros, además está lavadísimo. Tanto que parece un té liviano.
    Esa gente come comida chatarra, por una cuestión de precios, de modo que si quisieran comer algo rico les dejaría temblando la billetera…
    Un amigo mío, ya jubilado, viaja a Madrid todos los años. Comenta lo barato que está la comida y lo buena que es. Es vox populi que los españoles comen a rajacincha: que unas tapas, que una picadita, que una visita a la casa de jamones, un trago por allí, otro más por aquí, un carajillo o un expresso, para matizar el rato y así todo el tiempo.
    Por todo ello, me imagino cómo te habrás sentido cuando te asaltaron con un precio exagerado. Te faltó un espejo, para que vieras la expresión de tu rostro cuando te llevaron la cuenta y para poder registrar toda la restante escena.
    Besos.

    1. admin

      Lo he dicho con anterioridad en algún comentario….
      Pena no haber tenido un blog en aquella época para ir contando en vivo y en directo lo que ocurría, habría tenido mucho éxito, lo juro. jajajajaj
      Besazo

  12. mercedesmolinero

    No lo encuentro tan caro… es un precio razonable, teniendo en cuenta que estabas con un plantel de chicos buenos alrededor y por la noche tu marido fue comprensivo y no te hizo una escena.
    ¿Qué más se le puede pedir a la vida?

  13. Ninagolf

    Bueno, lo que mas me ha gustado es tu transformación a pelo blanco y cuerpo “escultural” tras el abandono del tabaco. No te preocupes, ya volveras a “tu ser”. Ha sido una maravilla 2el encuentro telefonico de esta tarde. Creo que ire por Madrid unos dias en agosto camino de Galicia.
    La web de los apartamentos http://www.lascarolinas.net. Tambien estamos en booking.com
    Magnifico Blogg que envidia como escribes. Voy a copiarte Chao!!!
    JB

    1. admin

      ¡¡¡Hola guapísima!!!!
      ¡Que alegrón que he llevado, cuando he escuchado tu voz!
      Pues que sepas que dentro de unos dias voy a postear una historia que cuando la leas te vas a acordar de ella porque la viviste en vivo y en directo.
      Es lo que tiene ser vecina de unos pirados:)
      Besazo y ¡Bienvenidoa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.