Viernes surrealista

Between shadow and silence

A la doce en punto de la mañana suena el teléfono por primera vez. Antes de contestarlo sé quién es. Es mi acosador personal. ¿Ustedes no tienen? ¡Yo sí!

Me llama tres veces al día, no falla. No importa que ya le haya dicho seis mil veces que la maldita tarjeta que me intenta vender ya la tengo, ¡que ya la tengo, cooooño!

Se lo he dicho por las buenas, por las malas, le he colgado sin dejarle hablar, le he amenazado con irme a consumo.

A él le da igual, el sigue llamando y ofreciéndome un trozo de plástico mágico.

Hoy me ha pillado vestida con mi total look surrealista así que le he prometido que si me limpia la casa él ó la tarjeta me da igual cual de los dos, le saco otra. Pero me dice que no, que solo sirve para comprar y que si aplazo las compras pago un 24% de interés mensual.

-¡¡¡Joooder!!!! Eso es un buen negocio.

Le digo que si vamos a medias, que me apunto, que montamos un chiringo ilegal de tarjetas y nos forramos.

Qué poco sentido del humor tiene el jodío, dice que no, que no lo deja el jefe.

-Menuda mierda de jefe que no te deja hacer lo que te dé la gana después de tu trabajo- le digo.

Pero él, sin hacerme caso, insiste en explicarme las ventajas de tener una tarjeta de crédito que ya tengo desde hace más de diez años y que uso habitualmente.

-Ya, pero es que yo quiero una que planche y que guise, sobre todo que guise. Pero no cualquier cosa ehhh, que de esas me ofrecen continuamente. Como ésta es oro, quiero que guise cosas así como de fusión cook y chorradas por el estilo, porque me supongo que los macarrones y el arroz los hará maravillosamente.

Tic, tac, tic, tac… Silencio.

Vuelve a la carga con lo de la tarjeta. Le digo que si me vuelve a llamar lo denuncio por acoso, que soy una top model y que acabo de descubrir que él no trabaja en un call center de esos, sino que es un admirador psicótico que quiere hacerme sentir insegura y que lo voy a denunciar, que tengo amigos en la policía y que soy sobrina nieta de un alto gerifalte de la interpol. Que lo

estoy grabando todo y que mi Iphone inteligente, en este mismo instante le está sacando una foto y subiéndola a mi perfil de Instagram y mis 14.3569.000 seguidores le están viendo el careto. ¡Que a ver si se peina un poquito, hombre!

Se empieza a descojonar vivo de risa

-Si si, tú ríete, que cuando te aborden a la salida del curro y te metan en un coche negro, te inyecten el suero de la verdad y cinco pastillas de Viagra y te aten a una silla a interrogarte con una chavala desnuda al fondo, ya verás como cantas la Traviata, listo. Te vas arrepentir de todo lo que has hecho sufrir.

Se ha callado. Yo creo que es el miedo que le ha entrado de verse en esa situación. De repente oigo un camión a la puerta de casa. Me vienen a traer mi lavavajillas nuevo.

-Oye te tengo que dejar, que me vienen a traer las últimas propuestas de Karl Lagerfeld para la temporada otoño/invierno 2014. Adiós.

-¿Te puedo volver a llamar?

-Nooooooo, joder. ¿No ves que lo nuestro es imposible?

Cuelgo y voy corriendo a abrirles a los del lavavajillas. Entran, sacan el viejo, ponen el nuevo y cuando lo están probando y configurando la pantalla de los programas, va el técnico y me dice.

-¿En qué idioma lo quiere?

Y la mala fortuna hace que todavía no me haya quitado el total look surrealista.

-¿Qué idiomas tienes?

El chico me mira raro, tic, tac.

-No sé. Todo el mundo dice español…

-Ahhh ¿Y entonces para que preguntas?

Lo noto descolocado, que no sabe qué hacer.

-Espere…

Se pone con el manual de instrucciones, tic, tac.

-¡Huy! Tiene muchos. Español, Inglés, Francés, Alemán, Rumano, Polaco, Kazajo

-¿Has dicho kazajo?

-Si

-Ahí, en kazajo, déjalo ahí.

-Me mira fascinado. Nunca hubiera sospechado lo que le está ocurriendo. Ya tiene algo diferente que contar cuando llegue a casa hoy.

Se ha marchado y aquí estoy yo, terminando el post de hoy.

Los dejo, tengo que irme a ver como coños cambio el idioma de la pantalla del lavavajillas.

¡Que yo no sé como se dice “prelavado” en kazajo!

 

 

 

56 pensamientos en “Viernes surrealista

  1. Yeste Lima

    Mucho hablas tú con los pesados que hacen sus trabajo por teléfono, claro, le das palique…. y le alegras al pobre el día.

    Oye, yo tengo los programas del horno en Kazajo y me hace el pollo la mar de bueno. Prueba tú, a lo mejor le sale mejor que en español. jajaja.

    Besotes apretaos.

    1. admin Autor de la entrada

      jajaja Si es que ya no sé que hacer. Es horrible y o te lo tomas a risa ó acabas de los nervios.
      Lo del lavavajillas fue genial.
      Besazo

  2. Campanilla

    Dolega…tu y yo podríamos cogernos de la mano en surrealismos eh?
    He llorado de la risa con los comentarios al telefonista, ese hombre es persistente, eh? ha sido buenisimo. Prometo ponerlo en marcha, y algún que otro día pedirte el traje de surrealismo para poder darme unas risas a su costa.
    Genial, como siempre. Si es que no hay quien se aburra un día en tu casa!
    Besitos!

  3. rachel

    Jajaja en serio,
    Cuando compramos la ultima lavadora aqui en Alemania, le pegue un papelito para saber que era centrifugado, prelavado y todo lo demas…aun hoy siguen ahi los papelitos…
    y el movil tambien con idioma Aleman (solo venia aleman o turco…)…y te aseguro que aun me lio cuando quiero sacar una foto, hacer el prelavado tiene que ser una aventura…

  4. Padres frikerizos

    XD me parto de risa con el lavavajillas y el técnico, me imagino su careto!! Eres genial con esas salidas. Por cierto que me apunto la del admirador que yo también tengo uno que llama mañana y tarde y le voy a decir lo mismo!
    Besos moza!

  5. madreymas

    Jajajajajajajajaja!
    Por favor, Dolega, eres genial! Dónde te sacaste el carnet de humorista surrealista?
    Si me dices que Esperando a Godot lo escribiste tú y no Samuel, me lo creo a pies juntillas.
    Genial. Simplemente. El mejor post que has escrito… junto con el de la manga de la camisa del consorte.
    Besos, guapa.

    1. admin Autor de la entrada

      jajajaja Ufff, que más quiesiera yo. Me encanta el teatro del absurdo. Siempre me gustó mucho.
      Hoy ha sido un día divertido. 😀
      Besazo

  6. Analogías

    Jajajajaj, buenísimo.

    Tengo un amigo que cuando le llaman para vender algo lo coge con la voz de un chino haciendo que han llamado al restaurante “pala hacel un pedido. ¿Qué desea?”. Es ipso facto. Tardan dos nanosegundos en colgar y borrarle del listado.

    Eso y la abuela que no se entera de nada, les hace desesperar.

    Por cierto, siempre te queda el traductor de google para lo del kazajo (jajaja! Qué punto!)

  7. Miguel

    ¡Oye! que soy el de la tarjeta, que como ya no me cotnestas al teléfono, a ver si por aquí consigo que te enteres de una vez.
    Que no importa que tengas una. Que esta qeu yo te ofrezco, aunque es igual, te cuesta más cara, que es un chollo que no te puedes perder. Además si compras un lavavajillas que te habla en kazajo, lo pagas tres veces, que eso no te lo ofrece ninguna otra tarjeta. Y que si das en número pin al cuadrado y del revés, te cobran quinientos euros por el mantenimiento menusal. A ver donde cinsigues otra cosa igual. Yo ya he cumplido expplicándotelo. Ahora depende de ti.
    Mr. Card Adura.

  8. Territorio sin dueño

    Ja ja ja, me encanta cuando te pones surrealista.
    Lo de la tarjeta merecidísimo, pero el pobre hombre del lavavajillas pagó el pato…en kazajo ja ja, éste no se recupera en semanas.
    Yo al teléfono como tienen el morro de preguntar directamente por mí con nombres y apellidos, les digo ¿de parte de quién? Un momento por favor, y los dejo con el teléfono descolgado, normalmente si el coriano anda por casa encima se dedica a empezar a pegar gritos ¿Que donde me has escondido la botellaaaaaaaaa, cago en la putaaaaaa! Ven aquí que te vas a enteraaaar! y cosas así, cualquier día se me presenta la policía en casa.
    Besos

  9. Medranica

    La verdad que son pesados hasta aburrir. Yo no los dejo ni hablar, encuanto oigo la voz les doy las gracias y les digo que no me interesa y cuelgo. Oye un buen sistema para aprender idiomas con el lavavajillas

  10. Inma

    Con cariño: ¡me parto con la cara tan dura que tienes! Qué sería de la vida sin estos momentos…yo lo echo de menos, me estoy volviendo seria. Debe ser porque a veces provoco vergüenza ajena a la gente

    1. admin Autor de la entrada

      Además de verdad, sino fuera por estas cosas, la verdad es que yo me aburriría mucho 😀
      No te vuelvas demasiado seria, no merece la pena.
      Besazo

  11. Dessjuest

    La tortura es bastante cruel ojo, mucho diría yo 😀 sin la moza enfrente pues aun tuviera un pase.

    Los de las tarjetas son muy plastas, encima te dicen “pero si es gratis”, ya, es que como son gratis al final puedes juntarte con 39 tarjetas diferentes, todas cojonudas, no te caben en la cartera, luego las pierdes y coño, 39 llamadas para anularlas.

    Déjalo en kazajo y vas probando botones :d

    Besos maestra.

    1. admin Autor de la entrada

      ¡jajajaja Sí que es bastante cruel!
      Dejarlo en kazajo lo pensé, pero me arrepentí porque luego llegan a casa y me dicen que estoy para encerrarme 😀
      Besazo

  12. desmadreando

    Te amo. Tal cual. Es más quiero conocerte y te prometo darte la tarjeta ORO gratis jajajajaja es que le has dado que contar al pobre hombre del lavavajillas…esto es así…tú le das una anécdota y el te hace el post jajajaja.

    Un besote desmadroso

    1. admin Autor de la entrada

      jajaja ¡Te tomo la palabra! jajaja. Yo me lo imaginaba por la noche contando en su casa que había dejado un lavavajillas a una abuela española en kazajo ¡Y que ella lo había pedido! jajajajaj Me partía de risa yo sola. 😀
      Besazo

  13. Bypils

    Tu faceta surrealista me ha hecho reír , así que me convierto en una de las “fans” de tu faceta surrealista.
    Siento que te pasen esas cosas pero… ; – )
    aˈβraθo !
    (Esto es “Abrazo” en kazajo…., creo….)

  14. jesustadeosila

    Jo, amiga, y yo que vendo enciclopedias por teléfono, ¿tampoco me escucharás? Además, tengo diccionarios de Kazajov-español muy güenos, con dibujitos y todo. Y si no compras nada, hago jadeítos morbosos en tu oido.
    Venga, ala, coge el teléfono. No seas mala…

    1. admin Autor de la entrada

      Venga te escucho, pero que conste que me han convencido los jadeitos morbosos…aunque el diccionario kazajo/español lo necesito más…
      Bueno más, más lo que se dice más…Hummm los jadeitos también molan..
      ¡Vale, llama a ver qué pasa! :mrgreen:
      Besazo

  15. Piruja

    Hola dolega, voy a tener que aprender de ti y hacer lo mismo con unos que me están dando la vara también, jo que gente mas pelmaza, se que hacen su trabajo pero coño si ya se les ha dicho que no que nos dejen en paz jeje, como me he reído con lo tuyo, lo estabas grabando con la cámara? jejeje que bueno, en fin, nos lo tenemos que tomar así o si no no coger el teléfono, que disfrutes con tu nuevo inquilino kazaco:)

    Besos.

    1. admin Autor de la entrada

      Son realmente pesados, muy pesados. Además les digas lo que les digas da lo mismo.
      entiendo que hacen su trabajo, pero dudo mucho que consigan clientes con estas técnicas. 😀
      Besazo

  16. Luisa

    Yo no sabía ni que existía ese idioma…
    Yo también tengo acosadores, no uno, miles y millones…he tomado la táctica de tomarles el pelo-que Dios me perdone-pero son incombustibles, no lo pillan…total que esto es la guerra.
    Un beso

    1. admin Autor de la entrada

      jajajaja Yo sí. Tuve una compañera de trabajo Kazaja. El único ser humano que he visto que comía lentejas frías mezcladas con yogurt. :(
      Besazo

  17. Lu

    Ya se que esta es una entrada vieja, pero no puedo no decirte que no pude evitar reirme en la oficina, carcajadas grandes.

    Que buen post, si trabajara en un call centrer me gustaría que me tocara llamarte.

  18. Pingback: Marketing ó acoso telefónico | El blog de Dolega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.