Turisteando (notas de viaje)

Senderos de placer 2

Día de turisteo por Madrid. Bajamos en tren que así nos quitamos el engorro del coche y su aparcamiento en el centro; nos bajamos en Recoletos y la ciudad nos recibe con un sol espléndido y una temperatura muy llevadera. Es una bendición después de los días que hemos pasado de viento y nieve; además hay que aprovecharlo porque han dicho que la cosa esa, explosiva, vuelve mañana.

Vamos paseando por La Castellana cuando nos damos cuenta que todos tenemos necesidad de un baño. Aprovecho que estamos pasando por la puerta del Café Gijón para hablarles de él; entramos dispuestos a tomarnos algo y hacer uso de los lavabos.

Salgo yo del baño y entra la chica que hace pirámides, llego a la barra y mi sobrino inicia un turisdiálogo con el camarero:

-Disculpe ¿Tienen jamón?

-¡Por supuesto señor!

-¿Y cómo lo sirven?

-Tenemos raciones y medias raciones, también podemos hacerle un bocadillo ó un montado.

Dolega, que empieza a mascar la tragedia, se apresura a decirle al camarero:

-Él lo que quiere es un montado

Pero hoy es día de globos y serpentinas, así que el Sobrino inmediatamente aclara:

-No, yo no lo quiero con pan, yo quiero ración de las que sirven en plato.

En ese momento me recordó el chiste del negro que quería un pupitre como los blancos. Este igual, no lo quiere en pan, lo quiere en plato como los blancos…

-Ponga media ración, por favor-dice firmemente.

Pero luce el sol y eso anima mucho así que medio segundo después, conmina al camarero:

-¿Sabe qué? Mejor ponga la ración completa.

Traen la ración de jamón y el Sobrino y el Quinceañero, que otra cosa no, pero el jamón y embutido del bueno lo come a dos carrillos y cuatro manos, se ponen a dar buena cuenta de él. Mientras, hablamos de la historia del café, de sus mesas emblemáticas dedicadas a grandes escritores de su casi cierre de la terraza de verano…

Terminamos, la Chica que hace pirámides pide la cuenta, saca la tarjeta, firma y salimos a la calle. En ese momento, Dolega en modo guerra nuclear es una monjita de la caridad comparada con la madre del Quinceañero.

-¡Te voy a advertir una cosa! Acabas de gastarte todo tu presupuesto de comida en el día de hoy. Así que tienes derecho a una botella de agua ¡pequeña! Hasta mañana.

-¿Qué hice?- pregunta sorprendido el Sobrino.

-¡Acabo de pagar 4 dólares por las bebidas y 75 por el jamón!

-¿AHHHHH? La cara del Sobrino es un poema. Inmediatamente se vuelve hacia mí y me reprocha:

-¡¡Tía, me hubiera dicho!!

-¡¡Yo te dije!! Le dije claramente al camarero que lo que tú querías era un montado. ¡Pero tú lo querías en plato! No sabía que la opción correcta era darte una patada en los tobillos y decirle al camarero “ni puto caso, que este no tiene ni idea y además en casa tiene todo el que quiera…”

Ahí está, hecho polvo y encima el Quinceañero haciendo sangre diciendo

-¡No importa! Si estaba bien rico…

Llegamos al centro y él sigue rumiando su desventura…

-Tía ¿Cómo cuanto había en esa ración, como 100Grs?

Yo, que me he tirado años haciendo escandallos de hostelería, me siento incapaz de ensañarme con él.

-¡Sí! Por ahí le anda…

Callejeamos, bajamos al Teatro Real, desembocamos en el palacio Real, hacemos el tour y ya de vuelta recalamos en el Mercado de San Miguel.

Allí empezamos a picotear y de pronto vemos al sobrino que viene con una tosta de jamón. Cuando nos ve las caras, inmediatamente exclama

-¡He preguntado antes el precio! Y me han dicho que 2,50€ y me ha parecido razonable.

-No sé sobrino, pero creo que te acabas de beber la botella de agua y debes dinero. Este vicio tuyo con el jamón te va a salir caro, te lo advierto.

Seguimos picoteando y ahora quiere un cucurucho lleno de virutas de jamón que ha visto…

Lo sacamos de allí a toda prisa y seguimos callejeando por el centro hasta la hora de subirnos al tren de vuelta.

¡Y es que el vicio es muy malo!

 

Etiquetado en: , ,

48 pensamientos en “Turisteando (notas de viaje)

  1. Pingback: Bitacoras.com

    1. Dolega Autor de la entrada

      ¡No que va! Con quién no se puede salir es con el padre del Quinceañero, que va por la vida de ¡Pongame una entera! :mrgreen:
      Besazo

  2. Mi Álter Ego

    Jajajaja. Menudo vicio, con el jamón… Anda que podría tener vicio con los kikos, que por lo menos son más baratos. ¿Ha probado las pipas? Las pipas molan mil y son muy typical spanish… Jajaja. Besotes!!!

    1. Dolega Autor de la entrada

      ¡También le mete a las pipas!
      Mi hermano es un yonki de las pipas y le ha inculcado a hijos y nietos el maldito vicio 😀
      Besazo

  3. Eva Letzy

    Lo primero es decir que le agradezco al cielo el ser vegetariana, jajaja, encantada de no tener ese vicio…
    Mientras lo contabas al principio yo ya estaba temblando porque me imaginaba el batacazo, claro, es que si ni preguntás me imagino que te ponen lo que quieren, ¡y en esa zona!
    Yo que vos la próxima vez lo llevo a pasear a McDonald’s Dolega, jaja.
    Me hiciste reír…
    Un beso grande

  4. Covadonga

    Bueno, piensa que podía haber sido peor, imagínate que en vez del jamón al chico le llega a dar antojo con las angulas o las ostras….
    Besines

  5. Sara M.

    Jajajaja, mira que tú le dijiste, ¿eh? Pero el chico quería jamón, y además en el Café Gijón, que donde va a parar con cualquier bodegucha que lo lleves. ¿Le has dicho que por ese precio se podía haber comprado la pata entera?

  6. Genín

    jajajaja Pobrecito, peor seria si tiene el vicio con la coca, la blanca en polvo, no la liquida con gas que cierra plantas y echa a la calle a 1700 personas, de esa ni comprar una gota, lo único es que deberás de darle un curso acelerado de donde consumir lo que le guste, de turisteo, en el centro, jamón, ni caviar, ni cosillas de esas para ricos, no, caca! :)
    Besos y salud

  7. luis miguel

    Pero pudiste haber sido más explícita!!!!
    Te ha faltado decir que también me dieron un golpe con el bolso y por la espalda jajaa!!!
    A día de hoy el quinciañero me sigue haciendo bromas con el episodio.
    saludos

    1. Dolega Autor de la entrada

      ¡Es cierto! Pero reconoce que la agresión estuvo justificada. $70 por un platico de jamón fue una buena clavada.
      ¿Más explícita? Tu mujer debería de haberte dejado fregando platos allí unos cuantos días.
      No dudes que ese estigma te perseguirá unos cuantos años…
      :mrgreen:
      Besazo

    1. Dolega Autor de la entrada

      ¡jajajaja Pues estos parecía que también!
      Yo me declaro adicta al jamón bueno. el malo no me gusta ni para guisar. Prefiero no comerlo.
      Pero un jamón bueno, con buen pan y buen vino es para mi uno de los placeres de este mundo. 😀
      Besazo

  8. yeste lima

    Parece que no lo hubiera comido nunca el jodio, pero claro, hay que entenderle, es un manjar… solo que él no sabía a qué precio se come, jajaja.

    Más te vale cultivar su gusto por el jamón… cocido…jajaja…que también está bueno.

    Besos apretaos, Doleguita.

    1. Dolega Autor de la entrada

      Pues el caso es que ahora en Panamá, con tanto español, llevan de todo y de hecho está muy de moda comerlo, pero logicamente aquí tiene más sentido y se come con más gusto. 😀
      Besazo

    1. Dolega Autor de la entrada

      Un montado es como un pequeño canapé. Por su tamaño, es lo más económico que puedes pedir en esas circunstancias.
      El montado sería como un canapé sobre pan francés, el bocadillo es como un sandwich en pan francés y las raciones es lo que ves en la foto. Un plato con el jamón.
      Si somos sinceros, el jamón es algo realmente caro y según el sitio y el tipo de jamón puede llegar a ese precio. Otra cosa es que no tenga mucho sentido, pudiendo comerlo en casa y por ese precio poder comer mucha más cantidad. 😀
      Besazo

  9. Piruja

    Hola dolega, caro le salio la ración del plato entero jejeje, anda por que es un hombre pero da que pensar si no esta embarazado y tenia el antojo del jamón, y el quinceañero, no al menos estaba rico, ya podía estarlo jejejeje, no me extraña el cabreo de la mujer, y luego viene con la tostada jejejeje para darle y bien, hicisteis bien en llevároslo de allí si no os arruina con el jamón jejeje

    Besos.

    1. Dolega Autor de la entrada

      jajajaj Es que tenías que haberle visto la cara, cuando la mujer le dijo lo que había costado. ¡Y es cierto! Ella le dió con el bolso ajajajjaja y El quinceañero y yo matados de risa en plena Castellana :mrgreen:
      Pues no veas la perra que cogió con el maldito cucurucho, parecía un niño chico. 😛
      Besazo

  10. madrexilio

    Jajaja, me has hecho recordar lo que es sacar a mi hermanito (21 añitos) a comer cuando viene de visita.. es que hay que llevarlos a lugares como “all you can eat” o restaurantes de esos en los que ponen porciones a la americana. Un saludo desde Budapest

  11. Paterfamilias

    Si es que …

    Podías habertelo llevado al Retiro y comprarle unos cuantos altramuces. Les dices que es típico de aquí y te aseguras que no ve cómo la gente se lo da a los patos. 😉

    Este verano estuve en el Mercado de San Miguel y me gustó mucho. Parte de su encanto era esa agua (en microgotas) que caía del techo, como en la Expo de Sevilla (huy, qué comentario tan viejuno)

    Bueno, imagino que al menos te aseguraste que no viera nada (ni la sede ni un letrero) de Sacyr, no?

    1. Dolega Autor de la entrada

      jajajajaja La sede de Sacyr fue de lo primero que vió jajajajajja
      Lo de los altramuces en el Retiro no se me ocurrió, peri ya les he dicho que tienen que volver, pero esta vez con Valentina y en primavera u otoño. que esperen a que sea un poquito mayor y la paseamos por España. 😛
      Besazo

  12. inmagina

    Jajaja, la mía es igual, le encanta picar cositas fuera y encima la niña es de paladar fino, y cuando mi no rotundo sale por la boca, ya está la tía llevándosela de la mano – a ver, que quieres cariño, pobrecita que tu madre no te da de comer – pero es que el jamón…ay el jamón…

    Cuando estuve por Madrid, de casualidad nos encontramos con el Mercado de S. Miguel, ni sabía que existía, entramos a verlo porque me chiflan los mercados antiguos, y cuando me encontré con aquello flipé, me quedé enamorada, tengo tropecientasmil fotos dentro, y nos atrevimos con una copita de cava y algún montadito que no recuerdo, era caro joder, y salí ensalivando, hubiera ido de parada en parada poniéndome como el kiko.

    Besos

    1. Dolega Autor de la entrada

      El Mercado de San Miguel es precioso. Luego han remodelado otros con el mismo estilo y están muy bien, pero es que éste es una verdadera preciosidad.
      Pues a mi sobrino, lo tuvimos que sacar casi a empujones porque todo le gustaba y quería comer jamón de todas las formas posibles :mrgreen:
      Besazo

  13. María

    Es que está en la edad querida.
    Conozco una familia con seis hijos a los que invitamos un día a una “jamonada” en casa: Vaya empezar un jamón y terminarlo…
    Cuándo el pequeño de la familia se enteró que iban a comer jamón dijo:
    -Papá: ¿y nos podremos montar?
    Así que tu sobrino se ha comido lo mejor que el turisteo le podía ofrecer.
    ¡Muy buen relato!

    Besos

    1. Dolega Autor de la entrada

      Lo cierto es que se lo han pasado muy bien.
      ¡Jooo lo de la jamonada no lo conocía! ¡Qué invento! Comerse un jamón en un día. :mrgreen:
      Besazo

  14. Desmadreando

    O sea que si le pido el platito de jamón para ahora que vaya a conocer a Fetín me va a salir con que lo que yo quería era un montadito….¡TÍAAAA! deje que las visitas prueben los manjares y tú invierte en el turismo que si no no salimos de la crisis 😛
    un besote desmadroso

    1. Dolega Autor de la entrada

      ¡¡jajajaja Pues no veas como se pusieron en salamanca con el tostón!!
      A los dos días decían que “les brincaba el chanchito” jajajajaj
      Yo en turismo invierto un montón :mrgreen:
      Besazo, hermosa
      PD: Yo a Fetín le doy lño que pida. ¡Para los nietos, lo que pidan!

    1. Dolega Autor de la entrada

      jajajajjaja Eso díselo a su mujer que es la que tuvo que pagar el jamón. :mrgreen:
      Que todo el mundo está con que el quinceañero come pero el que andaba comiendo jamón como un poseso ¡era el padre! 😛
      Besazo

  15. Jorge

    Ah, el jamón… Leyendo tu divertido post acabo de recordar un suceso (mucho menos divertido) que debía tener enterrado en el subconsciente y me va a ir como anillo al dedo (¿se sigue diciendo así?) para lo que ahora estoy escribiendo. Mil gracias.

    1. Dolega Autor de la entrada

      Siempre me gusta estimular a escribir entradas. Cuando a mí me pasa, bailo de alegría 😀
      Y sí se dice así “Como anillo al dedo”
      Besazo

  16. Dessjuest

    Lo de “como anillo al dedo” es malinterpretable, pero no haremos hincapie :mrgreen:

    Decir que el jamón es lo que tiene, que apatece nada más verlo, que media ración es como no comer nada, 100 gramitos, es que qué mínimo que eso para disfrutarlo, ahora, es caro ¿eh?, luego me quejo yo del tapeo bilbaino, coño, por poco más te compras una paletilla entera.

    Besos maestra.

    1. Dolega Autor de la entrada

      Hombre, el sitio es muy caro porque es de esos sitio emblemáticos que son más el nombre que otra cosa.
      Es cierto que el jamón es caro (el bueno), pero allí pues más todavía. 😀
      Yo cuando estuve en Bilbao, de puro bueno que era todo no me fijé ni en el precio 😛
      Besazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.