Triste día

OTOÑO

 

Como consecuencia de lo ocurrido anoche en Madrid podría decir muchas cosas pero no.

Hoy solo quiero ser una madre, que imagina lo que tienen que estar pasando los padres de las niñas fallecidas. Si, digo niñas con toda la intención, porque para nosotros siempre son niñas, son pequeñas y siempre estamos dispuestos a contarles un cuento para dormir.

No importa cuán altas sean, ni las miradas de admiración que despierten a su paso con sus cuerpos de mujeres. Para nosotros siguen siendo esas niñas que van con nosotros de la mano apretando el paso para poder seguirnos el ritmo, mientras miran hacia arriba para escuchar mejor lo que decimos.

No importa que sus vestidos y sus maquillados rostros luchen por parecer mayores, adultas, avezadas pasajeras de la vida.

Nosotros, sus padres, sabemos que son simplemente inexpertas caminantes de un sendero largo y complicado. Que tenemos que estar ahí, con el consuelo en la mano para ese dolor terrible que sabemos que durará lo mismo que una tormenta y con los brazos abiertos cuando las consecuencias del error, anunciado tantas veces, aparezcan.

No importan sus continuos actos de rebeldía, ni sus desafíos a cualquier intento de control de nuestra parte.

Nosotros sabemos que sus desplantes no encierran nada más que la incesante búsqueda de esos límites borrosos en sus mentes y su necesidad de derribar los ídolos infantiles que hace dos días adoraban.

Hoy solo quiero ser una madre que se estremece ante el dolor que sabe que hoy destroza los corazones de esos padres, que están todavía esperando ver aparecer a sus niñas corriendo hacia sus brazos, temblorosas de miedo, contando a borbotones la aventura.

No quiero entrar en consideraciones ni opiniones al respecto del suceso. Dentro de unos días será tiempo de hacerlo.

Hoy solo quiero ser una madre que le duele el desconsuelo de esos padres, que se imagina el inmenso dolor y aturdimiento por el que están pasando.

Hoy solo soy una madre que le pide al cielo no tener que verse en semejante infierno.

 

Etiquetado en: ,

67 pensamientos en “Triste día

  1. Analogías

    Pues sí. Hoy se me saltaban las lágrimas imaginando a esos padres que se han ido de puente y se me ponían los pelos como escarpias imaginando esa vuelta a casa. Curioso, ayer estuve cenando por la zona y me fui a casa unos minutos antes de la hecatombe. Un horror.

  2. madreymas

    Lloré cuando vi la noticia y he vuelto a hacerlo leyendo tu post.
    No puedo ni imaginar el calvario que estarán sufriendo esos padres…
    Desde que soy madre, estas cosas me ponen literalmente enferma.

    Descansen en paz.

    Besos.

  3. Territorio sin dueño

    Recien peleada con mi hija por uno de esos desafíos de los que hablas, leo ésto y me han entrado escalofríos.
    Imposible recuperarse de una pérdida así, nuestras niñas, nuestra vida entera, cuanto dolor…
    Voy a darle un abrazo a la mía por aquellos que ya no podrán hacerlo.
    Besos, triste día…

    1. admin

      El tema que tu tocas es el siguiente análisis que hay que hacer. Cuando pasen unos dias y se sepan más detalles, que ahora todo es muy confuso, será hora de analizar las circunstancias y las condiciones de la macrofiesta.
      Besazo y ¡Bienvenida!

  4. Jesus Tadeo Sila

    Como bien dices, hoy solamente somos padres o madres. O hermanos, o tíos o primos. En todo caso, personas.
    Ya habrá tiempo de ajustar cuentas y buscar responsabilidades.
    Hoy sólo nos queda compartir el dolor de esas familias… y pensar cuántos fines de semana le quedaban aún por delante a esas chiquillas. Cuánta vida, Dios…

  5. yeste lima

    Me uno a ese acerante dolor como madre, siento muchísimo que se pierdan vidas tan jóvenes porque la experiencia que tienen no pasa por ver el peligro donde lo ha habido ya tantas veces.
    Un gran abrazo para esos padres que, aunque no les consuele, deben saber que es un dolor compartido.

  6. Dessjuest

    Es que en el fondo da igual el cómo, lo importante es el qué, que se va tu joya, se va tu niña, qué sensación de vacio se te debe quedar, qué puede haber más duro que perder a tu niña, no se me ocurre nada :(

    Besos maestra.

    1. admin

      El vacío, ese horrible vacío que se debe de sentir al saber que alguien por quién darías la vida y que tenía un futuro por delante, no volverá jamás… 😥
      Besazo Maestro

  7. Luisa

    Lo hemos estado comentando en casa. Mis cuatro hijos están todos en edad de salir y entrar, y cada vez que lo hacen me quedo con el pellizco hasta que les veo llegar. Cuando estamos todos en casa y sé que duermen, me siento la mujer más feliz del mundo.

    ¡Qué dolor para esos padres, esos hermanos, esos amigos…!

    Me sumo a tanta tristeza.

    Un beso

    1. admin

      ¡Me pasa lo mismo que a ti!
      Cuando me acuesto y estamos todos en casa, soy feliz. Así como suena, feliz.
      Me acuesto con una tranquilidad infinita.
      Besazo

  8. Towanda

    También estoy contigo y con el dolor de esos padres. Mis hijas salieron, aunque volvieron pronto. Por la mañana me llamó mi madre muy preocupada preguntando por ellas. Ya le dije que estaban durmiendo y, la pobre, pudo tranquilizarse.
    Me gustaría que -de existir responsabilidades por parte de la organización- se las hicieran pagar muy caro…

    Un beso muy grande y hoy muy triste.

  9. Joaquín Sarabia

    Querida Dolega, en éste mundo de Dios, hay de todo, hay buenos padres y hay buenos hijos, como también hay hijos que utilizan como escudos a sus padres y padres que utilizan como escudos a sus hijos.
    Gracias por éste post.
    Un Fuerte Abrazo, querida amiga :) .

  10. Padres frikerizos

    Hoy me incorporo como seguidora de tu blog y encuentro esta entrada que no podia estar más acertada para mi.
    He pasado dos días pensando en esta tragedia, dos dias consolando a mi hermana que era amiga de una de las niñas, dos días preguntándome por qué se cometen estos abusos, dos dias dando gracias porque mi hermana decidiera no salir esa noche y se quedase en casa con mi familia, dos dias mirando a mi hija e imaginandome ese dolor, dos días diciendole adios a una pequeña que no tenia mas intencion que divertirse. Solo espero que paguen lo que han hecho pero para las familias t amigos no habra dias para recuperarlas.

  11. Miryam

    Cierto siempre son nuestras niñas y es lo más terrible que le puede suceder a una madre, perder a sus niños
    Espero que nunca más se vuelva a repetir pero lo dudo la vida es muy cruel

    Un besote

  12. Moneypenny

    Ha sido algo terrible.
    Ayer salía uno de los chicos en la tele contando como una de las victimas le decía que ya no podía más y que les dijese a sus padres que les quería mucho. Seguido falleció. Madre mía…..no pude contener las lágrimas.
    No soy madre, pero aún ahora escribiendo esto se me vuelven a saltar. Una pérdida así tiene que ser horrible.

    Un fuerte abrazo para esas familias y besos para ti.

  13. Amelia

    Cuanta razón tienes, yo no hago otra cosa que acordarme de ellas, de las niñas, de sus padres, cuanto dolor por un petardo de un capullo,pero como prohibir que no vayan a sitios masificados, no podemos protegerlas del mundo, mala suerte, jodida mala suerte.
    Me gustaría pensar que se van a depurar responsabilidades, que hubo negligencias y que se subsanarán ,pero no será así, los políticos de turno, los que se lleva, el dinero de 10000 personas no se verá entre rejas porque no creo en la justicia, que asco de situación.

    Un beso y mi dolor de corazón por estas familias que han perdido lo que más amaban sus hijas, criadas con todo el amor del mundo y que sus vidas se truncaron en Halloween, maldita fiesta, maldito arena Madrid y maldito petardo. Que descansen en paz, un beso Dolega un post muy conmovedor, estoy contigo. Amelia

  14. X

    La verdad es que en estas situaciones se me cortan las palabras. La muerte siempre es terrible, pero de tres chicas en la flor de la vida se me antoja insoportable. :-(

  15. medrano

    Lo peor de todo es que para el proximo concierto ya nadie se acuerda de estas cosas, mas que los mas allegados.
    Y volveremos a los tumultos y las aglomeraciones. Un besos para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.