Tercera carta-Conociendo a la familia

Sin título

 

En cuanto llegues a este mundo, empieza una nueva etapa en tu vida y conocer a los que te rodean te ayudará, sin duda, a adaptarte a esta familia que te ha tocado en suerte…Bueno lo de suerte es cuestión de opiniones, pero te puedo garantizar que las hay peores.

En el mismo momento en que te veamos, serás dos bebés diferentes, me explico:

El bebé A que tiene los ojos de la abuela materna, la boca del abuelo materno, las manos idénticas a la bisabuela materna y los pies clavaditos al tío materno y

El bebé B que tiene los ojos idénticos a su padre, la forma de la cara de su abuelo paterno, las manos de su tía paterna y la boca de su bisabuelo paterno.

A pesar de que tu otra abuela y yo digamos todo eso con absoluta convicción, tú ni caso. Existe una altísima probabilidad de que seas una especie de puzzle genético entre tu madre y tu padre y es difícil ver, en cinco minutos, todas tus características.

Tu padre, sin embargo fue la excepción que confirma la regla, cuando lo vimos nadie sabía a quién demonios se parecía. Esperábamos un bebé rubio y grande por aquello de que tu abuelo y yo habíamos sido los típicos niños rubios de anuncio y apareció tu padre, que parecía primo hermano del indio Jerónimo, con unas melenas negras por los hombros, los ojos negros y expresión de venir a cobrar alguna deuda pendiente. Solo le faltaba el sombrero y el caballo para hacer honor a su parte de raza indígena. Todos sonreímos al verlo y él empezó a llorar y no paró hasta los dos años y medio.

En individual no somos nada del otro mundo, para que mentir, pero en conjunto somos bastante resultones.

Tu abuelo es ese señor grande con el pelo blanco que habla como si tuviera un amplificador en el esternón. Esto es debido a que su capacidad auditiva es bastante reducida. Vamos, que está como una tapia. Tú ya lo conoces porque lo has escuchado desde que se te desarrollaron los oídos; él y los portazos te son totalmente familiares a estas alturas de tu corta estancia entre nosotros.

A su favor te puedo decir muchas cosas, pero por ahora te diré que le encantan los niños. Eso te garantiza un inigualable compañero de juegos y que si le das un periódico ó revista, tienes asegurado un cuidador de parque por horas indefinidas y no temas por su profesionalidad como cuidador. Un ser humano que es capaz de andar y leer a la vez, sin caerse por las cunetas ni ser atropellado por un coche, es capaz de cuidar un niño en un parque, te lo aseguro. (Tu abuelo se ha ganado reconocida fama en todos los alrededores por esa extraña habilidad que tiene).

Tu tía es esa cara pecosa que hará que sonrías cada vez que la veas. Te aconsejo que le des trato de favor. Al principio solo te verás recompensado a nivel lúdico; es absolutamente incansable a la hora de entretener bebés, pero más adelante será una fuente inagotable de chucherías, golosinas y alimentos que tus padres querrán racionarte ó prohibirte y ella será tu máxima proveedora.

Hazme caso, tu tía es muy buen negocio.

Tu padre es ese con pinta de niño de doce años que está todo el rato hablando de zombis y del Real Madrid. Es el que te habla como si tuvieras ocho años y que te relata todos los planes que tiene para ti.

No vamos a destriparle la historia ni decirle que tiene que purgar todas sus cosas de hijo, que son una ó dos montañas. Lo dejaremos que piense que esto es fácil.

Del resto te iré contando poco a poco, pero sí es conveniente que sepas que tienes familia en medio mundo y tu herencia genética es de lo más variopinta, así que te aconsejo que descartes desde el principio el racismo y la xenofobia; te aseguro que sería tirar piedras sobre tu tejado.

¡Ahhh se me olvidaba!

Yo soy la que te mira embobada y se empeña en ponerte esa cosa calentita a la que tú le chupas los lazos y tus padres se empeñan en quitarte por si te ahogas.

Yo soy tu abuela Dolega, la de la toquilla.

 

 

 

Etiquetado en: , ,

37 pensamientos en “Tercera carta-Conociendo a la familia

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Macondo

    No le hagas caso a tu abuela, que tienes un pedazo de familia.
    Mi madre anda ahora con los faldones y toquillas para su primera biznieta. Iba a decirte que tú eres más joven (que sí), pero resulta que mi sobrina también mira embelesada las cosas que le están tejiendo a su hija. Reconozco que es un arte esto del punto, pero espero que pronto se dé cuenta de que como realmente están majos y a gusto los críos es ligeros de ropa y sin tanta mariconada.
    Besos, abu.

    1. Dolega Autor de la entrada

      ¡De eso nada! Esas mariconadas son la prueba viviente de que ese niño tiene mucho más que ser producto Zara.
      ¡Que todavía hay clases Tito Macondo! Y esa biznieta tiene una bisabuela que despliega todas sus habilidades para ella. ¡Da igual que las use ó no! 😀
      Besazo

  3. Miguel

    Otra característica de tu abuela, que ella no te va a contar, es que cuando los amigos se quejan de que es un poco latoso comentar en su blog, ella le pinta la cara al blog, te larga no sé qué de un menú desplegable cuando pones la “m” y se queda tan a gusto. El hecho de que dicho menú no aparezca ni en los bares de carretera a ella le importa un comino.
    Pero vamos, que las hay peores. Es más, como yo no conocí a mi familia paterna, acabo de decidir adoptarla a ella como abuela paterna, así que eso nos convierte a ti y a mí en ¿hermanos? ¡Uf! No sé, un poco talludito me veo para tener un hermano de tu edad, pero es que a estas horas de la mañana todavía no me han puesto las neuronas.
    Un besazo.

    1. Dolega Autor de la entrada

      Cariño, dentro de los familiares que tendrás estarán personajes como este, el Hermano Miguel.
      El Hermano Miguel es un familiar que piensa que las cosas que le pasan son cosa de los demás.
      El Hermano Miguel no se cuestiona que sí a todo el mundo le sale el desplegable y a él no, quizás sea porque él, en su navegador, no tiene la opción de autocompletar activada y claro, no le sale el desplegable.
      Cariño, es conveniente que empieces a conocer a toda esta fauna, aprenderás mucho de ellos.
      Besazo

  4. Ana

    Nena, que contenta se te ve. Que feliz estás. ese niño tiene un filón con vosotros, no sabe el negociazo que ha hecho decidiendo venir a tu familia. Besazos
    Ana

  5. inmagina

    Vas a conseguir que estas sean mis entradas favoritas. Me pones tierna, tierna y de un ñoño que pa qué.
    Ese bebe va a ser afortunado, lo tengo claro, y un malcriado
    Besitos

  6. Dessjuest

    Definición de jersey:

    Prenda de vestir que las abuelas ponen a los nietos cuando ELLAS tienen frio.

    Muy tierna la entrada, pero querida, quita lo de la arroba, es niña, será niña, no hay vuelta de hoja, una nena, que las nenas son para los padres :)

    1. Dolega Autor de la entrada

      ¡Ayyyy Maestro! Es que si fuera niña ya….¡yo moría de gusto! Pero si es niño, no hay que discriminar al pobrecito. 😛
      Y sí, en casa por lo menos la Niña es del Padre y en gran parte de las casas que conozco. 😀
      Besazo

  7. Yeste Lima

    ¡¡¡Ayyyyss!!! Enternece leer tus cartas al niet@.

    Me parece estupendo que le vayas presentando a los familiares y las debilidades de cada uno ….pero no se te olvide contarle que su querido padre tiene la manía de coleccionar cuchillos y que como es pelín descuidado los deja por cualquier sitio, que vaya siempre con siete ojos.

    Besotes apretaos, querida futura abuelita…. serás una de agárrate y no te menees, jajaja.

    1. Dolega Autor de la entrada

      jajajajaja En este caso la que coleccionaba cuchillos era yo. El pobre padre solo fue un chivo expiatorio de mi olvido al sacarlos. ¡Y encima pagó él la multa de 300€! 😛
      Besazo

      1. Yeste Lima

        Pues eso es todavía más peligroso, ¿ te imaginas una abuelita que encima de despistada, le gustan los “cuchis”? ¡Agggg, pobre niñ@!

  8. Nieves

    Maravilloso como siempre. Pobre criatura, temblando estara ya por la emoción! Sobretodo por la de conocer a su tia jejejeje,
    Me encanta, mucho, mucho, mucho! :)
    Un besazo poseso!

  9. Emy Tecuento

    Consigues que me ría y me ponga tontona a la vez.
    Con las habilidades del abuelo, me parto de risa, y cuando describes el futuro padre al nacer, ¡que no daría yo por ver tu cara al descubrir el indio melenudo!! jajajaj
    Uff, pero tu forma de contarlo, con esa ternura que se palpa me emociona muchísimo :)
    Sigue “mandándole” esas cartas Dolega, es un placer leerlas!!
    Muchos besitos!!

  10. MATT

    aaayyy abuela Dolega!! qué ganas tienes de ejercer!!
    me he reído imaginando al bebé Jerónimo, jajajaja, El Niño siempre da juego, hasta para nacer tuvo gracia.
    Un beso!

  11. Piruja

    Hola dolega, me encanta eso de “tu abuela, la de la toquilla”, como me gusta como nos haces participes de tus cartas a tu futuro niet@, es que si algún día llega a ver estas cartas se monda de risa jejee, lo bien que se lo va a pasar teniendo los abuelos que va a tener, y esa tía pecosa que sera su provisión de chuches jeje, y el papi no sabe donde se va a meter o si y por eso no se atreve a dar el paso jejeje, gracias por hacernos sonreír siempre:)

    Besotes!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.