Quizás tú y yo, podamos llegar a algo

2/365 Hilo

Ayer, mientras estábamos de comida familiar estábamos recordando cómo nos habíamos conocido las diferentes parejas. Los mejicanos nos contaban cómo se habían conocido, el primo japonés decía que él no había tenido nunca tiempo para tener una relación medianamente estable y nosotros recordábamos cómo y cuándo nos habíamos conocido.

Pero a la vez, tanto los mejicanos como nosotros, decíamos que había un momento en el que por alguna extraña razón, habíamos decidido darle una oportunidad a esa persona, porque intuíamos que podría generar una relación que durara algún tiempo, sino para siempre.

Lo curioso es que las que relatábamos las cosas éramos las mujeres así que yo no sé si ese momento coincide en las dos partes de la pareja. Como los hombres no se pronunciaron en contra, supongo que sí, pero a mí me queda la duda de si es así.

En mi caso, el detonante de que a lo mejor podríamos llegar a algo fue la siguiente circunstancia.

El Consorte y yo acabábamos de conocernos hacia una ó dos semanas, no más y coincidía que él trabajaba muy cerca de mi casa.

Yo estudiaba en la universidad y me alimentaba de lo poco que guisaba y de una cafetería que tenía cerca de casa y que estaba muy de moda por su terraza, que era una de las más concurridas por aquella época.

Ya me había llamado hacía unos días para invitarme a comer y por supuesto le había dicho que si. Primero porque me gustaba y segundo porque nunca, nunca despreciaba una comida que no tuviera que pagar.

Ya, ya, eran tiempos en que pagaban ellos.

El caso es que ese día me llama.

-Hola, Soy El Consorte

Siiiiiiiiii, siiiiiiiiii, eres lo más, chica, si es que…..

-¿El consorte, que consorte? Ahhhh, si ¡Hola, que tal!

-Hola que digo que si te apetece que comamos juntos, que estoy en la oficina y salgo dentro de media hora a comer.

-Ufff no sé, es que tenía pensado estudiar y no se…

-Pero solo será una hora que es lo que tengo de tiempo, así descansas un rato del estudio y charlamos.

-Mmmmm vale, me vendrá bien descansar un rato, porque estoy saturada de estudiar. Vale, me has convencido. Como quedamos.

-Te paso a buscar en media hora, vale.

-Vale si tardo en bajar es que estoy recogiendo libros y eso, ¿Vale?

-Vale

AHHHHHHHHHH Suelto las pinzas de las cejas, que me estaba depilando, salgo volada al baño, ducha, bragas limpias, perfume, sujetador mono, día de calorcito ya para manga corta, escote corto, VENGA, VENGA….

La verdad es que parece buena persona, además hoy como gratis y bien, además está bueno, además lo puedo invitar a la fiesta de la facultad el finde que viene…

A ver, estás MONIIIIIIISIMA. Vámonos.

Bajo y ya estaba en la puerta esperando en el coche (El coche que se merece cinco posts por méritos propios), me monto, sonrisa seductora, pestañeo…

Nos vamos y aparca en un parque cercano. Nos bajamos y atravesamos el parque hacia el restaurante.

Íbamos hablando animadamente, cuando de pronto sin venir a cuento me pasa el brazo por los hombros y continúa hablando como si nada. Hay que decir que el Consorte me saca unas cuantas cabezas.

Yo me quedo un poco cortada. Estoy a punto de quitarle el brazo sin decirle nada pero dejando claro que confianzas las que yo quiera y ni una más.

Pero en el momento en que giro la cabeza hacia mi derecha para hacer el gesto de quitarle el brazo de mis hombros, veo un hilo que le cuelga de la manga de la camisa.

Juro que lo hice sin querer

Cojo el hilo y empiezo a tirar a la vez que me lo enrollo en el dedo índice de la mano. Venga a tirar, venga a tirar y él hablando y yo tirando del hilo.

De repente veo que la manga, toda la manga, la manga entera, que era corta, hace PLAF y se desprende el cuerpo de la camisa y se escurre por su brazo.

Él, que debió de notar el aire en la piel, mira hacia su hombro y ve que tiene la camisa sin manga. La manga está caída a la altura de su codo y yo lo estoy mirando alucinada y con el dedo índice lleno de hilo.

-¡¡PERO QUE HACES!!

-¡Yo, nada te lo prometo! Es que he visto que tenías un hilo colgando y te lo he ido a quitar y he empezado a tirar y…

Allí estaba frente a mí, el flamante Consorte mirándome alucinado con una camisa monísima con una sola manga porque la otra la tenía en la mano.

Yo me quería morir de vergüenza. Éste sale corriendo y no para, pensaba yo. Venga reacciona, rápido…

-¡Oye, pero dónde te has comprado tú esa camisa! Deberías ir a reclamar porque menuda mierda, qué horror!

-Pues me ha costado una pasta, tienes razón iré a devolverla.

Y seguía mirando la manga en su mano, sin podérselo creer.

-¿¿Pero de qué hilo has tirado??

-Pues de uno que colgaba, yo que sé.

-ok, vamos a ver, como lo hacemos porque así no puedo volver a la oficina, tengo que irme a cambiar a mi casa, ¿me acompañas?

-Uffff que va, eso va a ser mucho lío porque hasta que llegues allí, te cambies y todo, se pasa la hora de comer y tú tienes que volver a la oficina.

-Sí, creo que no tenemos tiempo mejor te dejo en casa y me marcho a cambiar. Oye que lo siento mucho, tenemos que quedar en otra ocasión.

-Bahh ya ves tú, no es nada y oye me llamas cualquier día y quedamos y ya está.

Me deja en casa, me bajo del coche y yo ni quería mirar hacia atrás por no verlo con la camisa con una manga si y otra no, se marcha y yo metida en el ascensor todavía alucinada mirándome el dedo que seguía lleno de hilo enrollado…No se me iba de la cabeza la imagen de él con la camisa sin una manga y su cara de sorpresa.

Tuve que hacerme algo de comer y volver a estudiar, ahora sí de verdad.

Éste no vuelve ni loco y fíjate que me gustaba a mí este chico…

Seis y media de la tarde:

-Rin rin

-Si

-Hola, tú y yo tenemos una comida pendiente, creo. Pero lo podemos convertir en cena si te parece, además me he comprado una camisa que no está cosida, está soldada por si acaso. Perdona es broma.

Este chico promete…

 

 

 

 

 

 

 

 

41 pensamientos en “Quizás tú y yo, podamos llegar a algo

  1. Paterfamilias

    Pues sí, ya se ve que tirando, tirando, habéis llegado a algo 😉

    Por cierto, vaya tela (nunca mejor dicho) de camisa, ¿no? Yo a lo máximo que he llegado tirando de un hilo es a que se me caiga un botón, ¡pero una manga…!

    1. admin

      ¡Pués esa encima se la había vendido un amigo que tenía una fábrica de camisas muy famosa, ó eso decía él!
      El otro día cuando lo recordábamos nos partíamos de risa, porque la situación fué de película cómica.
      Bedsazo

  2. AleMamá

    Eres muy divertida, Dolega. No sé de dónde sacas tanto diálogo para hacernos reír. Me encanta lo que escribes, así es que anda respaldando los posts por si WordPress (?¿ ) se taimara y no respondiera.

    Un beso para ti y saludos a tu consorte tan paciente. 😛

  3. Dessjuest

    Hombre, a ver, es que el destino estaba claro, si ya se presenta como consorte, de todas maneras en estas cosas tengo la certeza de que sois vosotras quienes elegís, de una manera u otra, alguna vez haciéndonos creer que somos nosotros, ahí en plan manipulador.

    Quedo a la espera de lo del coche 😀

    Besos maestra.

    1. admin

      Pues algo de eso debe de haber, porque ellos no ponían un momento como punto de partida. Creo que es por la diferencia de mentes.
      Ahora manipular, también lo haceis vosotros ehhh:)
      Besazo Maestro

  4. Territorio sin dueño

    Madre del amor hermoso! pero tu eres un peligro con patas, le destrozas la camisa, recien casados lo envenenas, y lo que no sabemos…el pobre consorte cada mañana pondrá una vela por haber sobrevivido un día más.

    De cualquier manera, has sido muy discreta y todo ha quedado muy fino y tal, pero ya puesta a contar tus historias, yo quiero momento beso

    1. admin

      Es que si lo ves Inmagina. Allí en la mitad del parque con la manga en la mano… Es que en el caso del Consorte es más divertido todavía, porque es una persona que los imprevistos (en aquella época, ahora ya no) estaban totalmente fuera de su vida.
      Todo era meditado, normal,controlado.
      Y claro, él nunca había estudiado un problema matemático de ese pelo en toda su vida…
      Yo recuerdo que me quería meter debajo de una piedra del parque.:)
      Besazo

    1. admin

      ¡¡Ay Dolores, no sabes que mal lo pase!!
      Y aunque te parezca mentira, aún hoy dia lo de tirar de los hilos de la ropa me sigue pasando. Veo uno y empiezo…
      Besazo

  5. Arturo

    Dolega:
    Tú no lo dices, hablas de él, de su coche; pero, deberías ser irresistible entonces… y ahora también.
    Tanto como para que él, luego del desaguisado, volviera a intentar la conquista, lo lograra y siguiera a tu lado hasta hoy.
    Me gustó mucho tu anécdota.
    Besos.

    1. admin

      La verdad es que si que siguió intentando la conquista a pesar de esto y de muchas más cosas.
      Yo creo que se hizo adicto a las descargas de adrenalina que le ocurrían cuando estaba conmigo. Pero también decir que él era demasiado tranquilo y “matemático”
      En esa época acuñó lo de “La vida contigo es cualquier cosa menos aburrida”.
      Besazo

  6. rachel

    JAJAJA!!perdona, pero aun estoy llorando de la risa.. el hilo promete..
    Y el consorte!!nervios de acero
    Despues de semejante prueba,la cosa tenia futuro seguuuro

    besos

  7. Susana

    Eres un peligro.;). Yo me puse toda mona la primera vez con una falda estrecha, y al subir las escaleras me caí y me tuve que curar una herida en el cuarto de baño. Vaya desastre. Será que las buenas parejas empiezan todas así… Un beso.

  8. Moneypenny

    jajajajja de verdad es genial! Y…. ¿como no te va a volver a llamar? Él , que seguro que de tonto no tiene un pelo, se dió cuenta desde el minuto cero que esa relación prometía…. y vaya si prometió!
    Aparte de divertida me parece una historia muy bonita (una que no deja nunca de buscar el lado sentimental y ñoño de las cosas… jejeje).
    Besos

    1. admin

      Es que habia que verle la cara. Imaginate a una persona con una mente así como que todo tiene que estar en su sitio y todo controlado…
      Claro el pobre yo creo que habia veces que se sentía metido en una montaña rusa. jajajajaja
      ¡Y que conste que lo hice sin querer!
      Besotes

  9. porfinyomisma

    jajjajajajjaa ¡¡venga ya!! jajajjaja

    si…sin duda si después de aquello no se echó p’atrás sin duda es que estaba hecho de buena pasta.

    Si yo tuviera que elegir en que momento pensé que a lo mejor lo nuestro duraba es cuando de vuelta de un viaje en tren me soltó :El día que tu y yo nos casemos….
    Y yo me descojoné en su cara y me dió la risa tonta pensando será pringao. y to el mundo mirando…y no sólo no se achantó sino que siguió convencido de que iba a lograrlo

    1. admin

      A eso me refiero exactamente. Que hay un momento, en el que piensas: Pues a lo mejor…
      Luego durará ó no, terminará bien ó mal, pero en las relaciones hay puntos de inflexión en los cuales aprecias la posibilidad de que eso llegue a más.
      No solo en relaciones de pareja, en amistad también ocurre. Hay un momento en que sientes que esa persona puede llegar a ser tu amiga con mayúsculas.
      Y a mi me paso en ese momento al ver que en su cara había sorpresa pero no enfado ó cabreo ó incluso desprecio, no. Había sorpresa y descoloque. Y eso dice mucho de la persona.
      Besazo

  10. Marga

    Ay por Dios, qué manera de conocerse y saber… y sí, cierto, uno sabe que aquí va para largo… con amores, o con amigos…
    no sé cuándo se sabe, pero se sabe…
    es como la canción de Laura Pausini (cuando se ama, el final se presiente), pero al revés.
    El Consorte, qué te puedo decir, ídolo de multitudes, se comió su cuadrícula y seguro que no se ha arrepentido de haberlo hecho…
    Yo no sé si voy a decir una burrada, pero a digo, contigo, con lo lista que eres, con lo divertida, con esa manera de ver la vida y salir pa’ lante: ¡Aunque seas fea!
    Besotes

    1. admin

      jajajajaja Que divina eres y como me subes el ánimo.
      claro que se sabe, luego cómo salga es otro tema, pero hay un momento mágico en que te decides. El del Consorte creo que fué en alguno de mis desaguisados:)
      No no he sido fea, decirlo sería faltar a la verdad,he sido mona, sin llegar a ser espectacular en ningún momento.
      Pero es cierto que me he considerado siempre mucho más atractiva que guapa, eso es cierto.
      El consorte siempre dice que soy preciosa y que se enamoró de mis ojos verdes (mi madre lleva 54 años diciendo que son azules), pero eso es para que no le tire los platos a la cabeza. Y mas ahora que soy una pelota con patas. Ya se que lo he dicho mil veces. Pero tengo que tomar una decisión, ó adelgazo ó doy a luz porque me siento como si estuviera preñada desde hace dos años… Y claro pesando 45 kilos yo estaba acostumbrada a comer de todo y lo de la dieta se me hace raro:(
      Besazo

    1. admin

      jajajaj además de verdad porque sigo igual. Veo un hilo y me pongo y no paro. Hace poco con una camiseta de mi hijo, estábamos hablando y le deshice el bajo en un minuto:P
      Se pilló un mosqueo…
      Saludos y ¡Bienvenida!

  11. Eva Letzy

    Jajaja! Qué gracioso, me imagino perfectamente al consorte vestido de un modo muy elegante, bien peinado, perfumado y sin un pelo asomando en su barba y con la manga colgando. La imagen es buenísima, me hace mucha gracia.
    Muy buena la anécdota!!

    1. admin

      Pues era un pipiolo de 23 años con la carrera recién terminada, con una cara de niño que no se tenía y que le duró muchos años. Y como vivía en casa de sus padres, pues ya sabes, comido, bebido… todo para él. Era un figurín :)
      Pero la cara de sorpresa y sobre todo la imagen de él en la mitad del parque con la manga en la mano, no se me olvidará nunca. y yo con el dedo índice tieso y lleno de hilo :)
      Besazo

  12. Irene

    que manera de reirr..jajajajajajajaja y me tengo que esocnder para que no escuchen mis carcajadas …

    yo suelo atender sonriendo pero esto es demasiado , llegan y me ven con la sonrisa hasta las orejas JAJAJA

    1. admin

      Me siguió llamando después de eso y algunas cuantas más que iré relatando.
      ¡La verdad es que le cogió afición a la adrenalina! 😀
      Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.