¿Publicidad social ó sexismo?

Antes que nada quiero decir que la imagen que ilustra esta entrada la he sacado de Facebook de una publicación que lleva a: http://genial.guru/admiracion-fotografias/37-ejemplos-de-buena-publicidad-social-336/   (aunque luego esa foto no aparece) He estado buscando el origen primero de la misma pero no he dado con él, así que se lo atribuiré a la web antes citada. Si no fuera así, y tiene otra fuente y alguien la sabe, con gusto pongo la acreditación correcta.

publicidad social

Hoy me voy a meter en un charco, que hace mucho que no lo hago…

Hace unos días me he encontrado con esta imagen en Facebook. Su leyenda era “37 ejemplos de buena publicidad social” ilustrada por la foto en cuestión.

Mi primera reacción ha sido intentar entender, cual es la intención de la campaña. ¿Qué los hombres no le ceden los sitios a las mujeres en el transporte público? No veo porqué un hombre tiene que cederle el sitio a una mujer. En un mundo de igualdad no encuentro la necesidad de ello y creo que una gran mayoría de mujeres opinarán lo mismo que yo. Si yo no cedo mi asiento a un hombre en el metro, no veo porqué tiene un hombre que cedérmelo a mí. Así que creo que no va por ahí la cosa.

¿Qué, en el transporte público, hay una serie de asientos reservados a determinados grupos de población y que hay caraduras que pasan de ello? Eso ya me parece mucho más lógico porque las “protagonistas” son dos mujeres una con un niño en brazos y otra visiblemente embarazada, que por cierto tiene una cara bastante lánguida. Vale, creo que la cosa va por ahí…

Pero cuando leo lo que pone, la imagen de los personajes y cómo está planteado el tema, empiezo a pensar que yo vivo en un mundo paralelo ó en alguna dimensión por descubrir y que en mi persistente despiste no me he enterado, porque en décadas y décadas de viajar a diario en transporte público he visto casi de todo. La joven madre que entra en el vagón del metro con el bebé y el carrito y tiene que decir 64 veces “perdón, disculpe, lo siento…” mientras se abre paso y el niñato de turno, abducido por el móvil no le hace ni caso y por supuesto no se levanta. La embarazada que entra en el autobús y la adolescente hipermegamonadelamuerte lee una revista y no hace ni el más mínimo ademán de aliviarle el viaje a la preñada. El abuelo que se sube al metro y le cuesta agarrarse a la barra del vagón y la treintañera seducida por su ebook pasa olímpicamente del anciano y ahí se escuerne. La abuela que viene de recoger al nieto de tres años de la guardería y que le cuesta un mundo mantener el equilibro con una mano mientras con la otra sujeta al niño y el trajeado del maletín pasa como de la mierda y el que se levanta a dejarle el sitio es el chaval con pinta de delincuente transgresor que me recuerda enormemente al Niño en su época de adolescencia y encima le entretiene al nieto…

Caraduras, jetas y personas incívicas las hay en todos los sexos, profesiones, religiones, nacionalidades y tendencias políticas. Es un defecto muy democrático.

Así que los de la foto son simplemente otro espécimen más de la fauna humana, pero poco representativo de lo que en realidad hay en el transporte público.

Pero sigo dándole vueltas a la cabeza… ¿Y si no es eso? Porque habla de hombrías y que si eres hombre ó no… y es ahí cuando empiezo a cabrearme.

A ver Señor ó señora publicista, esta foto me parece tremendamente sexista, discriminatoria y que poco ayuda a educar en la igualdad.

Tengo un hijo de casi treinta años y no tiene para nada el perfil de los de la foto, pero tampoco sus amigos, compañeros ni conocidos, tampoco lo tienen los hijos de mis amigos ni los jóvenes de mi familia, ni sus amigos y conocidos en más de 4 países, además cuando voy en transporte público veo que hay gente que se queda sentada si entra una mujer con un niño en brazos, pero también veo a la mayoría de personas que se levantan a dejarles el sitio, entre ellos muchiiisimos chicos jóvenes, hombres de mediana edad, señores mayores etc.

Esto no es una campaña de sensibilización social, esto es una estigmatización de un sector de la población. ¿Dónde está la niñata pasota, el ejecutivo agresivo que mira para otro lado, la treintañera superwoman enfrascada en su tablet?

Así que me rebelo con fiereza a que mi hijo sea considerado de facto un machista, misógino, maltratador al que haya que estar permanentemente “educando” para que no delinca, por el detalle de haber nacido con pene; que se le presupongan unas naturales tendencias antisociales que hay que vigilar con lupa por el simple hecho de que en su carnet de identidad ponga “sexo, varón”.

Sí, con la misma fiereza que me rebelo a que mi hija sea considerada violable por haber nacido con una vagina ó que sea tachada de provocadora por llevar una camiseta de tirantes, ó que pueda ser objeto de vejaciones por el simple hecho de que en su carnet de identidad ponga “sexo, mujer”

El que haya una minoría de bestias de ambos sexos que maltratan, matan y vejan a sus parejas, hijos, padres y todo lo que se les ponga por delante y a los que hay que castigar con toda la contundencia de la ley y sin paliativo ninguno (cosa que no siempre se hace), no quiere decir que la mayoría no sea normal. A estos salvajes es a los que hay que decirles con la ley en la mano que lo tienen negro, muy negro.

Soy acérrima defensora de la educación en igualdad y mis hijos han sido educados en la igualdad y el respeto. Pero en la IGUALDAD, con los mismos derechos,   las mismas responsabilidades y las mismas obligaciones cívicas. Es lo que veo alrededor, no solo en mi entorno, en mi vida diaria.

Los mendas de la foto antes que hombres son personas ineducadas e incívicas, además de bastante casposas, da igual su sexo y lo siento pero este tipo de acciones no creo que ayuden mucho. Quizás si los personajes fueran más normales, variados y creíbles nos haría pensar que todos, en alguna ocasión hemos pecado de pasotas ante una situación parecida y no deberíamos hacerlo y entonces recuerdo mi primera teoría…

¿Es que acaso lo que pretende decir la foto es que SOLO los hombres tienen la obligación de levantarse si entra una chica embarazada en el vagón del metro donde claramente se ve una pegatina que avisa de que esos asientos están reservados para ellas esté sentado quién esté? ¿Y qué carajo tiene que ver la “revista para hombres” con dejar tu asiento en el metro?

Por cierto…

¿Si va el autobús lleno y todos sus pasajeros son mujeres embarazadas y con niños pequeños y entra un señor mayor con un bastón, quien tiene preferencia?

27 pensamientos en “¿Publicidad social ó sexismo?

  1. Mi Álter Ego

    Totalmente cierto. Recuerdo que una vez iba en el metro y subió una chica con un embarazo más que evidente. Era un metro de estos que no separan los vagones con puertas. Van todos unidos en plan oruguita. Pues bien, la chica subió dos vagones más lejos que donde estaba yo y, para cuando llegó a mi vagón, yo fui la única que le cedió el asiento. Y ahí había de todo: hombres, mujeres, viejos, jóvenes… Es como dices, no tiene nada que ver con la edad ni con el sexo; es una cuestión de civismo y de solidaridad, que se está perdiendo bastante. Un besote!!!

  2. genín

    De acuerdo contigo, pero… ¿Y ellas? Deberian decirles a los tíos esos que levanten el culo del asiento porque está reservado para ellas ¿No? Otra cosa es que no esté reservado el asiento para esos casos, entonces es simplemente que son unos desconsiderados y peores ciudadanos, porque que se puede esperar de gente con esa sensibilidad…
    En fin, como estamos hablando de hipótesis, esperemos que se trate de una foto y una composición mal hecha por algún genio creativo :)
    Besos y salud

    1. Dolega Martín Autor de la entrada

      ¡Por supuesto! La pasividad femenina, que supongo quiere dar a entender la discriminación que sufren es también clamorosa. Aunque si te das cuenta, las pintas que le ponen a los tíos ¡¡es como para ir a decirles nada!! 😛
      Besazo

  3. Macondo

    Como he sido educado a la antigua y he evolucionado pero no lo suficiente, reconozco que cuando subo a un transporte público me quedo de pie aunque vaya medio vacío. Sucede que si en un momento dado se llenara me pediría el cuerpo cederle el asiento a una mujer, aunque no estuviera embarazada, ni llevara un niño en brazos, ni fuera demasiado mayor. Si no se lo cediera me sentiría mal y si lo hiciera podría sentarle mal a ella. En consecuencia: de pie.
    Besos.

  4. Gabriela

    Siguiendo con las hipótesis y la especulación, no sabemos si lo siguiente que dirá el aviso será: “darle el asiento a una mujer con niño/embarazada sí”. Y para tal caso, también podría ser un hombre el que llevara al niño en brazos, que eso no distingue de sexos.
    Siguiendo con tus ideas, algunas mujeres son muy rápidas en exigir derechos e igualdades, pero ellas no están dispuestas a ceder ni un milímetro en nombre de esa igualdad. Que den gracias a Dios de haber nacido en un tiempo y lugar donde pueden salir a reclamar sus derechos. ¿Qué harían en esas sociedades donde por ser mujeres no tienen derecho a absolutamente nada? ¿O si hubieran nacido en tiempos en que no tenían derecho ni sobre sus hijos? ¿Serían tan valientes ahí? O, como les encanta decir, ¿serían tan valientas ahí?

    1. Dolega Martín Autor de la entrada

      Totalmente de acuerdo en lo que dices. También podría ser un hombre con un niño pequeño en brazos y tener derecho a ese asiento.
      Con respecto a lo segundo, creo que lo que no puede ser es que porque hayamos estado discriminadas (en algunos paises todavía lo estamos al máximo) la consecuencia sea un movimiento pendular donde se estigmatiza al sexo contrario. Así no llegaremos nunca a una sociedad igualitaria de verdad.
      Los extremos siempre son malos y casi siempre se tocan.
      Besazo

  5. Pilar

    Simplificar no ayuda, ni en una ni en otra dirección. No deben levantarse por ser hombres sino porque ellas precisan el asiento con clara prioridad, prioridad que debería ser igual de obvia para un grupo de chicas que permanezcan sentadas en cualquiera de las situaciones.
    Pero voy a romper una lanza, si lo has sacado de una revista para hombres quizás tiene más sentido, digo yo.

    Un saludo

    1. Dolega Martín Autor de la entrada

      No, no lo he sacado de una revista masculina. Lo he sacado de una publicación de Facebook y supuestamente es una campaña de publicidad.
      La revista masculina es porque la foto dice que “una revista para hombres no te hace hombre” ó algo parecido y en la imagen todos los ho mbres van leyendo lo que se supone es una revista masculina y yo la verdad no le veo la relación… ¿Que los hombres leen revistas para hombres? y eso que tiene que ver con lo otro…en fin.
      Besazo

  6. Q.Beta

    En principio estoy de acuerdo contigo y yo no he dudado en dejar mi asiento a ancianitos, embarazadas y a ,dirían en mi país , señoras de canasta y chamaco.
    Lo malo es que este tipo de cortesía (o civismo básico) no siempre se extiende a personas que también lo necesitan pero no tan obviamente. Me explico: tengo un problema de salud que no es evidente, estoy cerca de los 40 pero dicen que aparento menos, soy guapetona y trato de tener una disciplina de higiene y arreglo personal consistente. Pero hay días que camino con dificultad y otros en que mi debilidad es extrema, salvo que alguien se fije mucho NO se me nota nada, pero necesito ayuda y cuando me he atrevido a pedirla (si, me he arriesgado) sólo recibo miradas desdeñosas e incluso he escuchado comentarios sobre la liberación femenina y el siglo xxi. Francamente, muy vergonzoso.
    Cabe señalar que esa respuesta la he recibido tanto de mujeres como de hombres, de diferentes edades y solamente una vez, una señora de unos cincuenta, sin dudarlo ni cuestionar, me dejó el asiento. Hasta el día de hoy lo agradezco y recuerdo su rostro y le mando bendiciones.
    Con todo, no sé si puedo culpar a los que me han negado el favor, pues lo mío bien podría ser que una impostura y sólo tienen la palabra de una desconocida para tomar una decisión.
    Un tema que parece trivial, como todo lo cotidiano, pero termina siendo complejo.
    Q.Beta

    1. Dolega Martín Autor de la entrada

      ¡¡Uy amiga, sé de lo que hablas!! Antes de mi segunda operación de columna había días que iba en el metro que casi no me sostenía, pero hacía lo mismo que tú. No me atrevía a pedirle a nadie que me dejara sentar. ¡¡¡Tonta que es una!!! 😛
      Besazo

  7. María

    ¡Qué buena reflexión Dolega!
    Ineducados los ha habido siempre, tanto de un sexo como de otro. Ancianos y jóvenes también tienen esa falta.
    La educación por igual haría que no tuvieras tema para escribir. Claro que ahora con las escuelas segregadas cada vez está peor la cosita…
    Tus hijos y los míos, así como tantos y tantos que conocemos, se levantarían para ceder su sitio, pero desgraciadamente cada vez hay menos.
    Eso sí, manejar móviles y demás artilugios lo saben hacer perfectamente.

    Besos

    1. Dolega Martín Autor de la entrada

      Así es, hermosa. Cenutrios incívicos los ha habido siempre y me temo que los habrá.
      ¿¿¿Escuelas segregadas ahora???? ¡¡¡dónde!!! :(
      Besazo

  8. Madrexilio

    Pues estoy de acuerdo en eso de que un hombre no tendría por qué cederle el puesto a una mujer, ni viceversa, a no ser que la persona que está de pie (sea del sexo que sea) tenga una condición especial, entiéndase: embarazo, bebé, pierna rota, bastón, etc.

    Creo que el no dar el asiento lo hacemos todos, no es solo cosa de hombres. Y sí, visto como lo ponen en estos póster/activación/campaña o lo que sea, pues sí es bastante sexista.

    Un besote desde Budapest

    1. Dolega Martín Autor de la entrada

      jajajja sip la fotito no tiene desperdicio. Y sí, los asientos deben estar reservados para personas con necesidades especiales. Si estan libres, te sientas pero si entra alguien con esa condición, te levantas seas hombre mujer o cabra montesa. 😛
      Besazo, preciosa

    1. Dolega Martín Autor de la entrada

      ¡¡¡jajajajaja por favor Nieves, no dudes en discrepar si eso te relaja!!!
      Y si eres de las mias, te presento batalla para que la cosa se anime y sueltes la bilis y te quedes nueva 😛
      Besazo

  9. CrisMandarica

    Estoy de acuerdo contigo, con el anuncio se han equivocado mucho. Si lo que querían era recordar que hay que ceder los sitios a determinados colectivos, hubiera sido más adecuado, por ejemplo, dejar la primera foto como está, en la segunda poner un anciano de pie y una mujer sentada y, desde luego, cambiar la frase. Ni eres menos hombre por no ceder un sitio (porque no tiene que ver con la hombría, sino con la educación); ni eres más mujer por tener hijos. Biquiños!

  10. Piruja

    Hola Dolega, estoy de acuerdo en lo que dices, hoy en día la educación se debe basar en eso en la igualdad, no el es mas fuerte y tu mas débil para nada, para estos como bien dices la ley contra ellos con todo su peso, sobre la foto la verdad que educación no emana para nada, porque aunque no se tenga el deber de levantarse en casos así que menos no?, también puede ser para ver como raciona la gente al ver la imagen como hace cierta marca cada equis tiempo, en fin chica a mi desde luego no me gusta la imagen ya que educación no trasmite ninguna.

    Besos.

  11. Matt

    Totalmente de acuerdo con tu reflexión.
    En cuanto a mi experiencia reciente de coger dos metros diarios en mi tercer embarazo, la mayoría de las veces me han cedido el sitio mujeres jóvenes seguidas de chicos muy jóvenes. Justamente siendo éste segundo grupo del que en principio menos se espera.
    Los menos amables, de hecho no hubo ni uno en los nueve meses, han sido los señores de más de 50.
    Es sólo mi estadística personal no generalizable, pero ese ha sido mi caso y hablamos de hace un año.
    Besos Dolega!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.