Princesas

Hace unos días andaba yo por la red paseando por mis sitios habituales y me encontré con un post  muy interesante sobre el bombardeo sexual al que se somete a los niños hoy en día.

Yo leía y leía dándole la razón mentalmente a la autora del artículo, cuando de repente pone in link para ilustrar con un ejemplo lo que estaba diciendo. Le doy al link  y tengo que reconocer que la cara que se me quedó no se puede narrar.

¿De verdad sabemos lo que estamos haciendo? Digo yo también, parafraseando a la autora del artículo.

Spa para niñas de 2 a 12 años.

¡¡¡¡¡Sitios donde las niñas de apenas seis ó siete años son disfrazadas de adultas haciéndose la pedicura y bebiendo zumos en copas de cava!!!!!

Donde se celebran cumpleaños y comuniones con menús de buffet de chucherías y encima tienen la coña de decirte que son menús saludables.

Sitios que anuncian talleres de verano donde esas niñas van 4 semanas a actividades varias pero lo único que tiene fotos e información es el “Spa”

Y sobre todo:¡¡¡¡ Donde están los niños!!!! Señoras feministas ¡¡¡DONDE!!!

Qué pasa si pesar de no ser millonaria como Angelina Jolie, me sale un niño que con dos años decide que quiere ir como Isabel Pantoja en concierto y que quiere ir al Spa infantil ¿ehh ,ehh?

Recuerdo cuantos azotes en el culo me he llevado por mi reiterada adicción a vestirme de novia con las sábanas de la cama de mis padres.

El problema era que yo la puesta en escena la tenía dominada, lo que me fallaba era la logística de escape.

Léase, yo con la sábana de arriba, no la bajera ajsutable  puesta en la cabeza a modo de velo conformando una delicada cola de dos metros de largo, los zapatos de tacón de mamá talla 38, con tres hibiscus (papos en mi pueblo) del jardín a modo de ramo de novia y cantando a todo trapo lo de “Blanca y radiante va la novia” porque nunca me gustó la marcha nupcial, lo mío era lo de “blanca y radiante va la novia” claro cuando te pillan y tu quieres echar a correr con los tacones y lo que tira la cola y las flores, y el susto que te has dado por el grito de tu madre

– ¿¡¡¡pero qué haces!!!?

Pues cuando a duras penas alcanzas el final del pasillo y estas girando rumbo al salón ¡ZAS! Te ha caído el azote en el culo.

En mi caso en vez de traumatizarme, me estimulaba a inventar diversos métodos de rellenar los zapatos maternos para correr más y perfeccionar la fijación del velo/sábana para que no estorbara en la huída.

Necesito ponerle un poco de humor con recuerdos de infancia  a este post porque sino la indignación me puede.

El siguiente paso es hacer objeto de erotismo a niñas en campañas publicitarias muy bien estudiadas, que luego se retiran pero que ya están publicadas y por lo tanto el daño está hecho.

Luego, a las niñas de 14 años las vestimos y maquillamos como si tuvieran 25 y las lanzamos “monísimas” a una sociedad erotizada por los cuatro costados a que “disfruten de la vida”.

Y como guinda del pastel, a esas mismas niñas que han escogido su ropa con tres años, han decidido qué les gustaba comer con cinco, se han hecho la manicura y pedicura con siete, han tenido su primera relación sexual, su primer porro y su primera borrachera con trece, permitimos que les dure la adolescencia hasta los treinta y siete.

Por aquello de que la vida está muy mal, no tengo un duro papis, estoy pagando el coche, las relaciones son una mierda y todos los tíos  son unos hijos de puta machistas que solo piensan en lo mismo siempre.

Estoy súper deprimida me voy con una amiga/o a Amsterdam a “relajarme” un poquito.

El curro fatal, fatal no me llegan alertas al Iphone de ningún curro por más que twitteo y twitteo con los colegas.

Y que conste que este post va dirigido a todos los que somos padres. Tenemos que reflexionar qué demonios estamos haciendo con el futuro de nuestra sociedad.

Imágenes tomadas de www.vogue.com y princelandia.com

 

 

Etiquetado en: ,

15 pensamientos en “Princesas

    1. admin

      Es cierto, porque no estamos hablando de un sitio infantil a modo de castillo de princesas. Todos hemos querido de niñas disfrazarnos y jugar a ser mayores y princesas, pero desde una prespectiva infantil.
      Una niña quiere ser princesa no quiere ser usuaria de un pseudospa cutre que más parece un salón de casa de citas que un castillo donde ser la princesa de los cuentos.
      Un beso

  1. AleMamá

    Nunca mejor dicho, ¡qué mundo, amigos! y en esos campamentos para niñas solamente pueden venir a enseñarles (e incluso 2practicar”) quién sabe qué horrores de moda .

    Dios, mío, líbranos de esta hora en que el demonio anda mas suelto que nunca porque no se cree ni en ti ni en él.

    Te leo. Tocas temas que me importan demasiado.

    1. admin

      Gracias guapa. A base de normalizar cosas extravagantes vamos, sin darnos cuenta aceptando cosas que son aberrantes.
      Una cosa es la innovación y la creatividad empresarial que alabo y otra muy distinta el aprovechamiento de personas sin criterio que dejan a sus hijos en sitios como ese.
      Un beso

  2. Dessjuest

    Bueno, sabes de mi admiración por tí, por esa manera tan clara de contar las cosas, tan divertida, lo del vestido de novia te ha quedado bien, en definitiva, sabes que para mí eres como una maestra, digo esto para que veas que soy objetivo.

    Más razón no puedes tener, de princpio a fin, mira que yo soy de sexo, es más, no creo que haya nada mejor en la vida, pero los niños son niños, y los lujos innecesarios eso, en fin, que no voy a entrar siquiera, te ha quedado tan bien que añadir cualquier cosa sobra.

    1. admin

      Te advierto que tus comentarios crean adicción. :)
      Tienes toda la razón el sexo es maravilloso y el consorte es de tu línea (creo que todos los sois:))
      Pero ó nos aclaramos que cada edad tiene sus actividades y sus disfrutes ó nos encontraremos dentro de pocos años con una sociedad confundida y desorientada.
      Besos

  3. Ana azul

    ¡Que pena de verdad!: Los niños son niños, y las niñas, pues niñas, y yo no me creo que una cria de tres años ya sepa lo que quiere. Todo ésto es debido a la frustración de las madres. Estoy segura, de que la mayoría de estas niñas a los 12 años son juguetes rotos, hartas de ser mayores sin serlo, y muchas de ellas enganchadas a no un montón de cosas. Parece exgerado, pero no lo es. Besos
    Ana

  4. Inmagina

    Me descubro ante ti. Ole, ole y ole.
    El post da para mucho más, podrían escribirse líneas y líneas, pero el resumen es perfecto.
    Lo mejor de todo ésto : “Y como guinda del pastel, a esas mismas niñas que han escogido su ropa con tres años, han decidido qué les gustaba comer con cinco, se han hecho la manicura y pedicura con siete, han tenido su primera relación sexual, su primer porro y su primera borrachera con trece, permitimos que les dure la adolescencia hasta los treinta y siete.” Real como la vida misma

  5. Silvia Parque

    Me parece aberrante hacer pasar a las niñas como “mujeres”; lo que están siendo es “muñecas” de los adultos -casi siempre, sobre todo, de sus mamás- y con eso queda olvidado que son personas: personas de tres años, de cinco años, o de los años que tengan. El derecho más importante que tiene un niño o que tiene una niña, es el de ser un niño o una niña. Que todos seamos tratados como cosas por el mercado ya es feíto, pero que seamos tratados como cosas en la casa -porque una muñeca es una cosa-, parte el alma. La verdad es que creo que si esos papás luego tienen que cargar con adolescentes de treinta años, bien merecido se lo tienen; pero pobres personas, todos los implicados.
    Lo de las princesas también se pervierte; estoy de acuerdo en que la cultura lleva a las niñas a querer ser princesas, pero como tú dices, desde una perspectiva infantil. He visto fotos espantosas de concursos de belleza de niñitas que van vestidas de “princesa” super maquilladas. Claro que una tiene ilusión de pintarse los labios cuando es niña, pero una cosa es, como tú con tu vestido de novia, tener el atrevimiento de usar el lápiz de labios de mamá, otra cosa es que le compren a una su barra de brillo para los labios con Rosita Fresita, y otra cosa es que la cara de la niña se convierta en un lienzo para usar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.