Primera carta -Tu nombre

 

Cariño, siempre hay que empezar por el principio. Esto puede parecer una obviedad, pero te aseguro que hay mucha gente que se empeña en empezar por el final.

El nombre es algo muy importante, lo llevarás por siempre, girarás la cabeza cuando lo oigas, te sentirás identificado cuando lo veas escrito y llegará a tener millones de matices cuando lo escuches a lo largo de toda tu vida, por eso tenemos que asegurarnos de que tendrás un nombre con el que te sientas a gusto y que no te genere inconvenientes, así que presta atención que esto es importante.

Tú, de lo primero que tienes que estar pendiente, en cuanto seas una célula, por favor no esperes a ser dos porque puede ser demasiado tarde, es que se te dé un nombre normal.

¿Que qué es un nombre normal? Te explico:

La cosa tiene que empezar de manera correcta, que si no hay muchas probabilidades de que no termine bien.

Tú, hasta que tengas un nombre oficial eres el bebé, la criatura ó el niño.

En cuanto intuyas, ya no te digo si escuchas la palabra “garbancito, lentejita, semillita” ó cualquier cursilada semejante, te metes cuarenta vueltas a toda velocidad por el útero hasta que mamá termine con la cabeza metida en el wáter gritándole a tu padre:

¡Por favor, no hables de legumbres que me dan nauseas!

De igual manera los nombres de bichos en tono cariñoso tipo “ratita, gusanito, gambita, cachorrito, polluelo…”

Yo no me imagino a nadie feliz por estar embarazada de una rata por preciosa que sea.

Luego está el peligro de querer desmarcarse de los nombres comunes y familiares. Y qué mejor que comprarse un libro de autoayuda  titulado

“Haz único a tu hijo con el nombre más original”

Ellos son libres de gastar su dinero en objetos inútiles pero tú te pegas veinticinco botes en el útero, y si ya tienes piernas, cuatro patadas a las costillas, las flotantes que ahí haces más daño, hasta que oigas algo tipo:

-No te lo creerás, pero cada vez que leo este libro, me bailan las letras.

De este modo nos aseguramos que nunca le  tendremos que  explicar a la maruja diabólica, madre de tu compañerita, que Clarimunda es un nombre de origen nórdico que significa “defensora brillante”   y que nos parece una falta de respeto que te llame “Clari” en tono burlón.

También evitaremos tentaciones de originalidad tipo

-¿Y por qué no juntamos tu nombre y el mío en sílabas alternas y lo terminamos con la primera letra del restaurante donde te me declaraste?

Que luego pasa lo que pasa y cuando te preguntan el nombre de la criatura, contestas a sabiendas de que la respuesta SIEMPRE será:

-¿Cómo?

Y claro, tenemos que empezar con los motes cariñosos que no son tales, son simplemente una cortina de humo para evitar tener que decir que tu niet@ adorado se llama “Jolhide”.

Luego está el idioma del nombre. Tú atento, que no empiecen a pensar que “Aitzol” es un original nombre vasco, porque si te vas apellidar Abariturriotz tendrá un pase, pero con López ya te digo yo que queda raro.

También tenemos que pensar en tu futuro académico, que no es cuestión de que con siete años no sepas escribir tu nombre porque no haya Dios a escribir Itzaren correctamente y tenga yo que convencer a tu maestra de que no sufres dislexia, pero que tus padres sí sufrieron de estulticia transitoria.

Por último, tenemos que asegurarnos que las tendencias frikis de tu padre, no germinarán en ninguna alocada idea de llamarte como alguno de sus personajes favoritos. En eso la verdad, confío en que tu madre tendrá el suficiente criterio para ponerlo en su sitio, aunque sea a grito pelado e impedir la bochornosa escena de cumpleaños:

-¡Mamá, mamá! ¿A que no sabes cómo se llama él?

¡Goku como el de Dragon Ball!

Esta es la primera misión que tienes en cuanto seas el más hermoso, inteligente y dulce óvulo fecundado por el espermatozoide más listo y más cariñoso del mundo mundial.

¡Y no te empieces a quejar de que esto es muy complicado!

¡No me salgas a tu padre ehhh!

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetado en: , ,

63 pensamientos en “Primera carta -Tu nombre

  1. Miguel

    Igual estás cargando al espermatozoide aspirante a medalla de oro con demasiadas responsabilidades. Yo creo que esa debería ser más bien una labor de zapa de toda la familia, aunque ya te adelanto que no sirve de nada. Te lo dice el padre de una Yesenia y el abuelo de un Yaret. Aunque siempre hay esperanzas. En mi caso, me hice fuerte con el segundo hijo y conseguí llamarlo Daniel, que fue todo lo más que pude acercarme a Miguel. Al menos riman. 😉
    Un besazo.

    1. admin Autor de la entrada

      Ellos que hagan lo que quieran, pero si luego el niñ@ sufre traumas por llamarse vaya usted a saber cómo, que no digan que yo no advertí sobre el tema 😀
      Daniel es un nombre precioso.
      Besazo

  2. inmagina

    Jaja, dolega, con una abuela como tú la criatura no tiene nada que temer. Que miedo! una celulita ya con toda la sabiduría que otorga tu consejo y guía. Añado: nada de llamarle con el nombre del padre o de la madre, que luego es un follón, y la criatura termina con diminutivos horrorosos. Lo de añadirle el jr. tampoco es una opción.
    Yo aporto, ya que estamos. Besitos

    1. admin Autor de la entrada

      Bueno, lo de los Jr si los nombres son medianamnete normales puede tener un pase.
      El problema viene cuando son nombres de estos impronunciables 😀
      Besazo

    1. admin Autor de la entrada

      Ufff Toro ¿Y si la criatura nos sale negada para los números? cambia la coma para allá, cambia la coma para acá… quita, quita, mejopr las letras :mrgreen:
      Besazo

  3. una mama practica

    jajaja, yo me prometi a mi misma que el dia que tuviera hijos les evitaria tener que ir deletreandolo y explicandolo a diestro y siniestro. Y por ahora con la que tengo lo he cumplido creo, resulta facil para su familia vasca, para la portuguesa, aqui en Viena… Verenmos si un dia decide irse a China o asi, pero bueno. Ciertamente la moda de los nombres originales y frikis tiene su aquel. Un beso y buen comienzo de semana!

    1. admin Autor de la entrada

      Veo que eres una madre práctica pero además responsable y con sentido común.
      Eso espero yo de los míos, a ver si lo consigo 😀
      Besazo

  4. Genín

    No te adelantes tanto, que no hay ni proyectos y con esto de la crisis y como está el mundo (Que estará peor) lo mejor es follar a calzón quitao, que es gratis, y procrear, hoy no, mañana… jajaja
    Aunque Genín no está nada mal…jajaja
    Besos y salud

  5. AleMamá

    Escribes genial, Dolega querida, dices de un modo divertido unas verdades que comparto, con un sentido común que a muchos les hace falta.

    Que llegue pronto ese “porotito*” a alegrar tu vida y la de la familia, y que aprenda pronto a leer para que atesore tus cartas al NN

    *POROTO en estos lados del mundo son los frijoles de Uds.

    1. admin Autor de la entrada

      En mi pueblo (Panamá) el poroto significa lo mismo y es una de las palabras preferidas por las madres para nombrar a sus futuros bebés. Se me pasó ponerlo y es muy usual allende los mares 😀
      Besazo

  6. Yeste Lima

    Lo que digo siempre, eres la monda, Dolega.

    Muy buena la primera carta, escrita con todas las reflexiones lógicas de una abuela que teme que cuando sea mayor no sea capaz de pronunciar el nombre y termine llamándole el Niño de nuevo.

    Pero me parece a mi que lo vas a agobiar un poco con tantas recomendaciones, ¡pobrecillo! si ahora, en los tiempos que corren, se puede uno cambiar el nombre y hasta los apellidos, si no le gusta la locura que cometieron sus padres.

    A ver qué le cuentas en la próxima, sé prudente.

    Besos apretaos.

    1. admin Autor de la entrada

      Que no Yeste, que no. Nada de agobios, que estamos haciendo niños debiluchos y ñoños de puro no exigirles 😀
      Que empiece a estar al loro desde el principio, que la vida es dura y hay que espabilar pronto. 😛
      Besazo

  7. Fiaris

    A ver aqui van los nombres de mis tres soles que como verás son muy originales: FIAMA AYILIN, IANKO ARI, KAHYL NATHAN, que tal que te parecen? abrazos buena semana.

    1. admin Autor de la entrada

      ¡Pues me parecen maravillosamente bien! Lo importante es que les gusten a ellos.
      He conocido personas vedaderamente acomplejadas por llamarse María ó Ana. 😀
      Besazo

  8. pilar

    Pero qué relist@ va a ser, ya estoy oyendo a sus padres decir: “parece que ha nacido aprendido” Y tanto, gracias a su abuela.
    Estoy contigo Dolega en lo de los nombres, que por querer ser muy originales cuántos niñ@s tienen que cargar para el resto de sus días con una cruz por nombre.
    Besos :)

    1. admin Autor de la entrada

      Básicamente creo que el nombre es algo que al elegirlo hay que pensar un poco.
      Luego, para gustos los colores y es cierto que nombres que en un sitio son extraños en otro son de lo más normales.
      Yo hablo de lo que quiero para mi niet@,p pero luego que cada uno haga lo que quiera… ¡faltaría mas! 😀
      Besazo

  9. Macondo

    Luego que los hijos pegan a los padres cuando se hacen mayores. Si le ha puesto Jonathan para decirle “Jonatancico ti dicho cienes de veces”, además con acento de la mi tierra, está más que justificado. Incluso diría que lo aplaudo. Supongo que habrá muchas más traumatizadas por llamarse Jeniffer que por llamarse María. Cada vez me gustan más los nombres tradicionales cortos de letras y de pronunciación: Juan, Ana, Eva, Jorge… Y por supuesto nada de compuestos. El chaval va a ser importante por lo que diga y por lo que haga, no porque el cateto de su padre le haya puesto un nombre con delirios de grandeza y de originalidad.

    1. admin Autor de la entrada

      ¡Que va! a los nueve meses más ó menos, salen todos 😀
      Y un poquito de presión es conveniente, que luego se hacen personas con nivel de frustración cero y pasa lo que pasa. 😀
      Besazo

  10. Nieves

    Asi se hace! educando desde bien prontito, con autoridad y bien hacer que si lo dejamos todo en manos de los novatos apañado va el retoño!
    Y esto se lo envias por fax-nautico o como va eso?
    Es broma! me encanta!
    Besos azufrosos

  11. Piruja

    Hola dolega, genial como siempre cuando escribes jeje, me ha encantado como ya en previsión y sin estar todavía en proyecto ya le vas inculcando a futur@ como debe plantarse y elegir su nombre jejeje, esta bueno eso de las vueltas a toda velocidad o las patadas en el útero jejeje, pobre madre lo mal que lo va a pasar con una abuela enseñando así al nietecill@, me he reído muchísimo con tus enseñanzas, miedo me das cuando lo tengas en tus manos jejeje

    Besotes!!

    PD. Que ha pasado con los muñequillos que teníamos antes?, yo quiero el mioooooo jejeje

  12. Covadonga

    Cuando nació Primogénito, decidió adelantarse dos meses y nos pilló en plena negociación del nombre, así que el pobrecito mío se pasó un par de días sin nombre. Sé, me consta porque a la mínima me lo recuerda, que al Padre de las criaturas le hubiera echo mucha ilusión que se llamase como él (y como su padre y como el tío de su padre) vamos que ya era la cuarta generación y me negué alegando el tema de los diminutivos y obviando que aunque él me gusta y mucho su nombre no tanto 😉 Al final y tras dia y medio intensos y con la presión añadida de la familia hubo fumata blanca.
    Nombre clásico, corto, con diminutivo (que por estos lares somos muy amigos de ello) bonito y fácil de pronunciar incluido el caso de que el niño tuviera algún problema de dicción.
    Besinos

    1. admin Autor de la entrada

      jajajaja yo hice un mal negocio. Decidimos que los nombres de niñas los pondría yo y los de los niños él.
      Asi que la Niña tiene un nombre bonito y normal y el Niño tiene un nombre no tan bonito pero normal. 😛
      Besazo

  13. Ana

    Yo soy de nombres españoles de toda la vida… con los que hay para elegir, siempre habrá alguno que nos guste ¿no? No entiendo a los Izan, (que por cierto está mal escrito ya que es Ethan), ni a los Aritz, ni Ainara, ni Yurena, ni Kevin, ni Eric. Pero como hay que ser originales, pues nombrecitos raros que es lo que se lleva. En el cole de mi hijo hay niños con nombres rarísimos y apellidos como García o Fernández, que eso no se puede cambiar. Besitos
    Ana

    1. admin Autor de la entrada

      Los nombres en otros idiomas son normales en ese idioma y si eres oriundo de el sito y el apellido “hace juego” pues genial.
      En mi opinión, el tema viene cuando las cosas no conjuntan ó queda raro. 😀
      Besazo

  14. Analogías

    Vamos, a ver… Mientras el crío no sea “KevinCostenerdeTodoslosSantos”…más que nada por la longitud, no por otra cosa, eh? o “JohnBonJovi”, todo va bien.
    Mi madre dice que hay que quitarle el nombre a los muertos para que descansen en paz (qué cosas!). Y yo al churumbel lo llamé Pedro, con dos cojones, aún siendo un esmirriao de 2,800 Kg. La gente se empecinaba en llamarle Pedrito y chica, que no, que Pedro, de piedra, duro y cabezón: como su abuelo!

  15. Mi Álter Ego

    Pues yo sufrí en mi infancia debido a mi original nombre (que en ciertos países de original no tiene nada pero aquí era decirlo y darse vuelta media clase a ver quién era el bicho raro que se llamaba así). Hubiera dado lo que fuera por un nombre español de toda la vida pero, si tengo que hacer honor a la verdad, hoy por hoy no cambiaría mi nombre por ninguno. Me encanta y me gusta un montón haberme topado con muy pocas tocayas a lo largo de mi vida.

    Ahora bien, lo de los inventos ya es otro cantar… Jajaja.

    Besotes!!!

    1. admin Autor de la entrada

      Creo que lo importante es que te guste tu nombre, sea cual sea, eso es lo más básico.
      Lo he comentado aquí y es cierto, conozco personas que detestan el nombre de María ó Ana… 😀
      Eso es lo peor, no estar a gusto con el que te ha tocado. 😀
      Besazo

    1. admin Autor de la entrada

      Cierto Joaquín y eso es algo terrible, porque te puedes cambiar el nombre, pero para cuando lo puedes hacer, ya casi te has resignado 😛
      Besazo

  16. Emy Tecuento

    jejejjejej, ¡genial!!, lo que me he llegado a reír, y lo mejor de todo es que tienes muchísima razón, con el nombre de la criatura no se juega, leñe!!, que te marca de por vida… Hasta dicen que influye en el carácter. Eso no sé si ponerlo en el apartado de los horóscopos, pero podría ser verdad, con un nombre que haga que todos te miren como un bicho raro es para quitarle a uno la autoestima nada más nacer… y de paso crecer con resquemor hacia los padres, si me engresco te diría que podría llegar a convertirse en un psicópata también, jeejejej

    Muchos besitos :)

  17. Anónimo

    Excelente tratado de la importancia de llamarse ….
    El capricho o mal gusto de los padres puede ser una auténtica cruz para el resto de la vida! Así me gusta, tu defiende los derechos del no nacido , de tu querida NoNieta que te lo agradecerá eternamente,
    Abrazo gordo a la abuela de dolegita :)

  18. Babunita

    Si, una amiga de mamy, de las que salió de gira de Cuba con una orquesta sinfónica, la cual, al regreso a la Isla se había convertido en orquesta de cámara, bien, pues la pobre, le contaba a mamy el origen de su nombre Maylen, y es que sus padres, devotos comunistas, le habían puesto el nombre de sus héroes, Mao y Lenin ¡¡toma ya!

    Hace Vd. muy bien en tomar sus precauciones, mamy no las tomó y ahora su sobri está en uno de los casos que Vd. describe… Ay, ay, ay

    1. admin Autor de la entrada

      jajajajaja Me ha encantado lo de la orquesta jajajaja De esas he conocido yo muchas. Salían 25 y volvían dos. 😛
      Lo de esos nombres es terrible. En latinoamérica hay mucha costumbre de juntar nombres para crear nuevos y sale cada cosa…. 😀
      Besazo

  19. Dessjuest

    Yo considero el nombre algo fundamental para un niño, yo busqué originalidad, para cuando las llame en el parque me contesten ellas y no media churumbelada, y que sean bonitos.

    Sobre todo que los busquen cortos, porque como bien has dicho, llamarle Clarimunda al bebé para que acabe siendo “Clari”, pues para eso la llamas “Clari” desde un principio.

    Besos maestra.

    1. Alterfines

      Mira tú: nosotros le pusimos Alejandra, y ha acabado siendo Ale; pero no podíamos apocoparle un nombre tan hermoso, ¿no crees?

      Dolega: un placer leerte. Siempre. Y cuando hablas de los tuyos (aunque sean futuros aún) más inspirada, si cabe.

      Un abrazo (osuno). Para tí, ¿eh? Para Dess, un empujón de Macho Alfa 😉

  20. paterfamilias

    Esta sección promete. Muy divertida tu entrada.

    Propongo que esta entrada se imprima y se cuelgue en el tablón de anuncios de todas las Maternidades de España (todavía se está a tiempo). Los del Registro Civil te lo agradecerían y el resto de la población también … ¡Y el niñ@!

  21. Esperanza

    Siempre está bien empezar por el principio… y más si se trata del principio de los principios. El origen de la mismisima vida y ¡¡no se puede jugar con algo tan importante como el NOMBRE!!! que te va a acompañar para los restos!
    Me encantó el post, sin duda, te seguiré leyendo, me sacaste una sonrisa 😉

  22. Eva-Fotodetalle

    Di que sí, yo también abogo por la recuperación de nombras sencillos, para los que no tengas que hacer máster en lingüística y que los niños cuando sean pequeños puedan pronunciar. ¿Te imaginas a una peque de 2 años–“Jolhide quiere más patatas”?.. como que no.
    Encantada de haber podido recuperar el nombre de la bisabuela de la niña (por mucho que se repita en el parque) y orgullosa de que haya sido la tercera palabra que pronunció 😉
    Suerte con la campaña de concienciación y por favor sigue transmitiendo tu sabiduría con ese desparpajo y buen humor 😀

    1. admin Autor de la entrada

      ¡jajaja Me alegro que te haya gustado!
      Lo de Jolhide quiere más patatas es absolutamente genial jajajaj 😀
      Besazo

  23. Ajovin

    Hay nombres para adultos y nombres para niños. Como el nombre lo ponemos o elegimos cuando son niños, muchas veces no pensamos en cómo quedaría al tener 55 años. No pongo ejemplos para no herir sensibilidades, pero hay que pensar en el adulto, joroba.

  24. Silvia Parque

    Mi mamá se quedó con las ganas de ponerme un nombre raro -aunque mi nombre, por acá, no es muy común-; fue original nada más con mi hermana pequeña; a mí me encanta el nombre que le puso, pero a ella nunca le ha gustado; por suerte, tiene dos nombres, y usa el otro.

  25. Maricarmen

    para nombres raros tu país…y sino que lo diga la pobre niña que bautizaron Feilixidinín Rosalbaines. Sí, primero y segundo nombre…pero si se te ofrece, tengo por costumbre coleccionar los nombres raros de Panamá así que te puedo pasar unos cuantos para que tu nieto sea diferente, jajaja…un gran abrazo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.