Praga día 4

Estoy escribiendo este post en el avión de vuelta a tropecientos metros de  altura y ¡Mola!

Nos levantamos temprano, porque hoy es día de sinagogas y ver lo que nos queda.

El Consorte se mete uno de sus desayunos “continentales”. Yo uno de los míos y nos ponemos en camino. A medida que los días han ido avanzando van siendo más fríos. Cuando llegamos hacía calor, ahora hace fresco tirando a muy fresco.

Nos plantamos en el sitio de las Sinagogas a primera hora porque queremos verlas con tiempo y tranquilidad. Vamos a comprar las entradas y resulta que si pagas con tarjeta tiene un 5% de recargo.

-Vale pero que te apliquen el 15% de descuento que tenemos por venir con la tarjeta Praguecard, que no sirve para nada.

-Que dice que él no tiene la máquina para aplicarme el descuento. Que es en otra sinagoga aquí al lado.

Nos vamos a la sinagoga de al lado, hacemos un cuarto de hora de cola, llegamos a la ventanilla y nos atiende una mujer que vivió en directo la expulsión de los judíos por los Reyes Católicos y nos dice que ella nos aplica el descuento pero que no acepta tarjeta de crédito. Nos pregunta que si queremos tomar fotos en el Cementerio Judío, que cuesta 40 coronas (uno y pico euros). Le digo que por supuesto que no.

-Siento que nos están vacilando, Consorte.

Compramos las entradas y empezamos nuestro recorrido Hebreo. No se pueden hacer fotos en el interior de las sinagogas. Solo se pueden tomar fotos en el cementerio y si has pagado.

Bueno pues vamos a exponernos…

Vecino, te ahorraste unos euros.

Hasta lo que llevo visto, me parece carísimo los casi treinta eurazos por persona que han costado las entradas.

Entiendo que para una persona de religión judía, son sitios muy especiales pero como visita turística no merece la pena.

Menos mal que la cosa se arregla al llegar a la sinagoga española. Si es que luego decimos, pero cuando nos ponemos, la verdad es que lo bordamos, sobre todo a la hora de gastar dinero.

Me lio a tomar fotos, hasta que se me aparece la Srta. Rotenmeyer en versión checa y me advierte que dentro no se pueden hacer fotos, coño.

-Vaaaale.

Llegamos y nos dicen que el museo está cerrado, que perdonemos las molestias. No dicen nada del cabreo moruno del consorte.

Salimos totalmente decepcionados del recorrido. Así que para quitarnos el mal sabor de boca, nos vamos a ver lo que nos queda que ya no es gran cosa.

Se hace la hora de comer y hoy me toca a mí escoger. Después del Mongol de ayer, nos vamos a uno de comida checa Llamado “Lokal” que recomiendan en todas las guías y lo ponen muy bien.

La comida está buena, nada del otro mundo, pero buena, pero como se puede ver en las fotos, las raciones son bastante escasas. El precio de lo visto 25€. Ojo que no hay postres ni café.

Ensalada mixta con pollo. Bastante pimiento y pepino y poco pollo

Goulach checo. Estaba realmente bueno, pero casi era un aperitivo.

Roast beef. Un poco extraño con la salsa y eso, pero estaba realmente bueno.

Especie de miga de pan de sabor neutro. Nosotros hicimos barquitos con ella en las salsas...

El sitio está bien pero sin ser nada del otro mundo. Yo lo recomendaría relativamente. Comemos, bebemos y nos vamos a seguir la excursión.

Monumento a Kafka

 

Café Kafka

Como en esta ciudad, los servicios tienes que pagarlos y el papel higiénico es de los años setenta, hemos logrado un círculo maldito. A saber:

-Me hago pis

-Pues entramos aquí, nos tomamos algo y vas al baño.

-Vale

-¡Camarero! Dos cervezas, si de las grandes.

Media hora después.

-Me hago pis

-Pues entramos aquí, nos tomamos algo y vas al baño…

Claro, eso no hay bolsillo ni hígado que lo aguante. Así que decidimos que había que romper el maleficio.

-Me hago pis.

-Pues cuando te hagas mucho, mucho, me lo dices y vas a uno público.

-Me meo directamente.

-Vale ahora sí, toma.

-Ufff estaba ya que no podía más

-¿El Cambio?

-¿Qué cambio?

-El de las cincuenta coronas que te he dado para el baño

-No no, me has dado 10 coronas.

-No no, te he dado 50 coronas y el baño vale 10.

-Pues yo le he dado la moneda a la mujer de la garita y he salido escopetada al baño.

-Vale. Ya has ido al baño 5 veces.

-Vete a paseo.

Juro que entre las ganas que tenía de hacer pis y que no tenía puestas las gafas…

Seguimos haciéndonos la maratón de Praga. Sube torre, baja torre, mira monumento, mira cosas, camina….

-Te invito a merendar.

-Vale pero a un sitio guay. No me lleves a sitios cutres, que me deprimo.

-Vaaaaaale.

De chocolate, nata de cerezas.... De muerte.

Después de una merienda como Dios manda. Le comunico al consorte que nos tenemos que quedar hasta altas horas de la noche en el puente de Carlos porque quiero tomar las fotos nocturnas.

-Vale,  las haces y te llevo a cenar a un sitio romántico.

-¡Vale!

Cuando son las siete y cuarto de la tarde y estamos sentados en la plaza de la torre del reloj, punto central de esa ciudad, me pongo a ver el mapa que nos han dado con todo lo que hay que ver.

-¡Consorte! ¡Que nos falta una cosa super importante!

-¡Qué!

-El Niño Jesús de Praga.

-¡Joder es verdad, es por culpa de la puta tarjeta esa que compraste que no sirve para nada!

-Es porque se nos ha pasado y punto. Pero ya no llegamos. Cierran a las ocho.

-Si llegamos. De aquí allí no hay ni tres kilómetros. Venga vámonos.

-No vamos a llegar, ya lo verás.

Salimos literalmente corriendo de la plaza del reloj hacia el Puente de Carlos por entre la multitud pero claro, mis piernas no me responden como a Usain bolt, así que a los veinte metros le digo al consorte que corra él que yo lo sigo a paso rápido. Que si acaso secuestre al cura para que no cierre la iglesia.

Correr por el puente de Carlos es literalmente imposible porque con la cantidad de gente que hay, se parece más a una procesión que a un puente, así que logro pillarlo.

-Dime la calle exacta donde está la iglesia, a ver si encuentro un camino más corto.

-¡Que cachondo! No he podido aprender a decir ni gracias, como para decirte el nombre de la calle.

Entramos en una oficina de información de turismo que ya está cerrada, pero dentro hay una amable señorita de unos tropecientos años.

-¿Por favor la ruta más corta para ir a ver el Niño Jesús de Praga? (en inglés)

-¿De donde son ustedes hijos?(en inglés)

-Españoles. (miro el reloj y son las ocho menos diecisiete)

-Ahhh España, España. Yo hablo español (con un fuertísimo acento checo que me recordaba a las películas de James Bond en las escenas, que hablaban los espías comunistas, con esas errrrrreess y esas jjjjjjotasssss)

-Te explico jovensita, tienesss que seguirrrr por la calle que está a mis espaldasss y antes de lllegarrrr al final (pausa teatral, yo a punto de ahorcar a la mujer)girrras totalmente a la issssquierrrda y bajjjjjas toda la calle (en este punto el Consorte se había ido corriendo con cara de “No tengo tiempo para piradas”. Yo seguía allí escuchándola porque estaba cogiendo resuello para empezar otra vez mi marcha ligera) hasta que vvveas una pequeña iglesia. ¡¡¡Allí está nuestro querrrridísssimo Niño!!!!

-Vale, adiós y gracias.

Mientras medio corría me preguntaba si esta mujer no sería la típica que en la época comunista, era la encargada de ensalzar las virtudes del líder frente a las multitudes, porque lo hacía igualito.

Enfilo la calle y veo al Consorte al fondo que me indica con el brazo donde es. Le digo con gestos que entre él y no me espere. Yo intento correr, pero mi titanio no es suficiente para mis piernas.

“Más te vale que me esperes para verte la cara, porque si no me voy a cabrear mucho Ehhhhhh” Y claro que si, ¡Cómo no me iba a esperar!

Salimos ya relajados. Le recriminé al Consorte que no hubiera escuchado el discurso en español de su amiga y volvimos sobre nuestros pasos hacia el Puente de Carlos. Ya había pasado tantas veces por él, que estaba considerando la posibilidad de poner un puesto de venta de algo y eso.

Nos sentamos a esperar a que anocheciera para las fotos.

Mientras, El Consorte dijo que no meaba ni una vez más pagando así que se aguantaba hasta que fuera necesario. Yo como no tenía ganas…

¡Cada uno se machaca como quiere, oiga!

Llegó más ó menos la noche. Tomé unas cuantas fotos y las carreras del día empezaron a pasar factura. Eran casi las diez de la noche.

-Venga vámonos a cenar, que es tarde.

-¿No quieres tomar más, cuando sea más de noche?

-No, estoy realmente cansada.

-Ok. Vamos a nuestra cena romántica, que está aquí al lado.

-Deme dos menús uno

-Así que esta es tu cena romántica ehhh un hot dog y una hamburguesa.

-¡yo no quiero Hamburguesa!

-Ehhh, Ehhh No, yo quiero dos menús uno.(en inglés)

-Me has pedido un menú dos (en checo y con gestos)

-No no, te he pedido dos menús uno.

ME HAS PEDIDO UN MENÚ DOS

y por los gestos y los gritos, vaya usted a saber cuantos recuerdos a su madre, padre y a mi honorabilidad como esposa.

-Consorte, ten cuidado que esta sale del chiringo y te infla a bofetadas.

-Pídele una servilleta más.

-¡¡¡¡Y una mierda!!!

De repente aparece una parejita joven hablando español.

-Tener cuidado, que esta tiene una mala baba que flipas.

-¿Si? Oye gracias por decírnoslo.

Y allí que nos quedamos en la calle con los hot dog versión checa hablando con estos chicos, y nos enrollamos y les decimos lo de las sinagogas y ellos nos cuentan que vienen de Budapest y de Eslovaquia y son muy simpáticos.

-Bueno chicos, que son casi las once y nosotros todavía tenemos que coger el metro y yo tengo un blog y tengo que postear.

-¿Tienes un blog? ¿Qué guay y cómo se llama?

-Dolega.es

-Ahhh pues en cuanto lleguemos al hotel entro a verlo.

-Pués que sepas que mañana cuando llegue a casa y postee lo de esta noche, saldrás tú.

-¿En serio? Pero de que tienes el blog, ¿de viajes?

-No que va, es de… Bueno un poco de todo, de lo que pasa ó de lo que pienso. Bueno lo mejor es que entres y lo ves.

-¡vale!

Nos despedimos de la parejita que nos dio toda la impresión de que iban de luna de miel, y nos fuimos arrastrando al metro para llegar al hotel.

A las dos y media de la mañana, Dolega cayó hacia atrás en la cama y entró en su último sueño en Praga.

 

 

Etiquetado en: ,

32 pensamientos en “Praga día 4

  1. Marga

    Qué delicia el hot do checho hija, si el pobre Consorte es un romántico de los que no hay.
    Qué hermoso el Niño, hermoso hermoso, aunque no el de la foto, que casi no se ve, sino el de google… el de Praga debe ser mejor, sí, seguro…
    ¿Llegaste a casa sana y salva? ¿te gusta tu gato chino nuevo qu ete compraron Money, Dess, Macondo, Leles e Inma?
    Bueno, ya nos contarás más cosas, seguro que sí.
    Beso gigante!!!!

  2. Macondo (Chema Almudévar)

    Después de haber pasado su primera noche de luna de miel poniéndose al día con el blog de Dolega, para desesperación de su ardiente novio, la chica española lanza un suspiro y se pregunta en voz alta: “¿Y yo por qué no le habré pedido un autógrafo a esta mujer que escribe tan bien y tiene tantos seguidores?”. Y el chico, sin decir nada, se meterá resignadamente al baño para aliviarse en solitario.

  3. Inmagina

    Ja ja, como es este Macondo!
    Guapa, bienvenida, realmente agotador el viaje, me he cansado contigo pero me han quedado ganas de visitar Praga, aunque posiblemente me haría otro tipo de ruta.
    Soy más de callejear sin ton ni son olvidándome de los monumentos y en busca de tabernas y rinconcillos.
    Un beso muy fuerte

    1. admin

      El ritmo es más tranquilo de lo que parece, porque en definitiva es una ciudad muy pequeña y se recorre enseguida.
      Pero en forma no estamos, te lo garantizo jajajajja
      Besazo

    1. admin

      jajajajaaj pues me alegro mucho. Pero ya estoy comentando que me noto vieja para estos trotes y que conste que he sido bastante viajera…
      Besitos y ¡Bienvenida!

  4. Dessjuest

    Yo me quedo con el perrito, es un manjar, debe serlo vaya, a mí me encantan de cualquier manera y condición 😀

    Bonita crónica, lo único que no sé si dedicaste má tiempo a escribir para el blog que a mi admirado consorte,en fin, ue recuerdos a los chavales cuando llegues, qué juerga nos tiramos.

    Besos.

    1. admin

      La del perrito fué de cine. De las tias más bordes con las que me he topado en mi vida. Que gritos y aspavientos. Pensaba, como le pegues me meto para adentro del chiringo y te enteras…:D
      La juerga ha estado bien, lo únioc es que voy a denunciar al encargado de limpiar porque anda que como lo ha dejado todo…jajajaj
      Besazo Maestro

  5. Dolores Ceballos

    Estuve mirando tanto tiempo la tarta de chocolate con nata y cerezas que se me pasó seguir leyendo…

    Buena crónica… dile a tus hijos que te vuelvan a embarcar que necesitamos más!!!!!!
    Por cierto, gracias por las fotos (hay tantas de comidas como de monumentos…ummmjmmmm) jajajajajaja

    ¿Apareció la gata?

    Bicos!

    1. admin

      Dolores pues las otras eran de cine, nop sabías cual escoger. Además toda la pastelería a llí tiene una característica muy curiosa, no es excesivamente dulce. No me preguntes porque pero no lo es. No abusan del azucar y está buenísima.
      Bueno es que ya sabes que en esta casa el comer…. jajajajajaj

  6. Joaquín Sarabia

    Bueno ya podeis organizar viajes a los distintos sitios curiosos del mundo, y en cada uno de ellos haceis una crónica como la de Praga, de ése modo sin moverme de casa conoceré el mundo.
    Muchas Gracias.
    Un Abrazo :) .

  7. Ajovin

    Un poco caros estos checos, se han espabilado en la última década, hace 8 años eran muy baratos.

    Muy buen viaje y muy bien contado. ¿Cuando te vas otra vez a otro sitio?, para disfrutar con tus relatos.

    1. admin

      Eso decían gente que ya habían estado otras veces. que habían subido mucho los precios. Aún así no es caro, no es barato, pero no es caro.
      Creo que viajes ya van a ser escasos, porque la cosa está muy jodida:)
      Pero quién quita que los niños se vuelvan a tirar el folio:D
      Besazo

    1. admin

      Ha sido my apretado porque es una ciudad con muchas cosas que ver, pero creo que si le hemos sacado provecho:)
      Un honor para mí hacerte reir.
      Besazo

  8. Eva Letzy

    Qué bueno el monumento a Kafka!! Amo a Kafka…
    Me encantó tu post, qué gracioso lo de la comida, cuando no te entiendes con la gente en un viaje tiene su punto jocoso (aunque a veces no me dirás, lo sé).
    Un beso

    1. admin

      Hay una zona entera en la ciudad, la casa donde vivió, el café, en fin tienes todo un recorrido por su vida y su obra nosotros no lo hicimos por falta de triempo. Es una ciudad demasiado densa para tres ó cuatro días.
      Gracias, es el fin, que te lo pases bien y andes un rato por aquí con todos nosotros.
      Besazo

  9. porfinyomisma

    Estaba tomando café y lo he espurreado a la pantalla del ordenador por la risa que me ha entrado con lo de “que vivió en directo la expulsión de los judíos por los REyes Católicos” jajajjajaja

    Una descripción del viaje MEMORABLE.
    Ya te lo dije el otro día: Tú tienes un don.

    1. admin

      Es que si la ves, flaca, con cara de mala uva y encima como diciendo que claro tenía que aplicar un descuento en fin… y que conste que me encantan los judíos. Tengo muchísimos amigos hebreos y mi relación con ellos es genial, pero esta era increible.
      Besazo

  10. AleMamá

    Excelente relato, tan real y tan bien contado. Gracias por las risas.

    La torta que has comido es conocida por “Selva Negra” y es típica de esa región de Alemania y en Chile es popularísima, claro que no creo que tan buena como en Praga cuando se ha corrido así.

    Lo del Niño Jesús de Praga era absolutamente necesario que fueran. ¿Cómo si no? era un regalo de una reina española a su hija que se fue a esa tierra de idioma orco, ¿no?

    La sinagoga española, bueno…..nada que decir, es maravillosa.

    Un beso, y no descanses mucho para que sigas con tus recuerdos ahora.

    1. admin

      Gracias Alemamá, tu tán divina como siempre.
      La pastelería es impresionante, porque como le decía a Dolores no es muy dulce, como ocurre en Reino Unido ó Alemania así que es más buena para mi gusto porque a mí las cosas excesivamente dulces no me gustan, me empalagan enseguida así que aquí he disfrutado mucho.
      Aquí te dejo un link sobre el Niño Jesus de Praga muy bueno, relatan toda la historia. Si que era una visita obligada para nosotros y la disfrutamos mucho. A mí me hizo especial ilusión poder rezar en su casa.
      Besazo

  11. maria

    Mari. le dices a los demas que son unos pijos, y, tú tienes que ir a merendar a sitios guayyys para no deprimirte….
    Bueno, me ha encantado el viaje a Praga.

    1. admin

      Mari, si dicendo eso termino en un chiringo a las once de la noche comiendo un hot dog checo servido por una borde, encima de una mesa que mejor no mirarla y con una única servilleta porque nadie nos atrevíamos a pedirle otra, imagina lo que sería si no lo digo 😀
      Besazo

  12. Moneypenny

    “Una señorita de unos tropecientos años” jajajajaja. Me la estoy imaginando mas vieja que la pana. Soltera y entera, por supuesto. con cuatro pelos mal puestos en un moño en lo alto de la coronilla….Aaayyy, no sigo!!
    Y el consorte con la cena romántica…..se ha salido!! Dale mi enhorabuena, todo un detallazo…..jejeje.

    Gracias por una crónica tan buena y tan detallada.
    Un beso

    1. admin

      Pero no te puedes imaginar cómo era. Con un moño y teñida de negro teléfono con mil años y las cejas igual y los labios de rojo pasión y mientras hablaba como si estuviera declamando el poema al lider máximo…
      El Consorte tiene esas cosas. 😀 Yo le temo cuando empieza, ya verás donde te voy a llevar…. ufff que miedo. jajajajajaj
      Gracias preciosa
      Besazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.