Por fin solos

Sandstone Dome, Kolab Road

El viaje ha empezado ayer por la tarde/noche.

La niña se ha hecho la maleta y al comprobar que en esta ocasión el Sherpa “Consorte” no iría, ha empezado a considerar innecesarias un montón de cosas así que ha tenido que cambiar de maleta porque se le había quedado grande. Al decirle el niño que “bajo ningún concepto” iba a cargar con sus cosas, he temido que terminara con una bolsa de supermercado por todo equipaje. Al final una maleta compacta y una bolsa de viaje bastante razonable han sido todo. Claro, es que cuando es uno quién lo tiene que cargar…

El niño por el contrario ha decidido que quiere cortarse el pelo, porque el sombrero cubano que se va a poner, no le queda nada bien con la mata de pelo que tiene. Así que me pide que lo rape con la maquinilla.

Yo odio raparle el pelo. Primero, porque luego a la semana no está mal, pero de entrada está horroroso y segundo porque me recuerda su época adolescente y me da repelús. Así que me niego en redondo a raparlo y le recrimino que no haya ido a cortarse el pelo antes, pero “claro madre, entre la Eurocopa, el festejar que estoy de vacaciones, festejar la Eurocopa, jugar al diablo, pues no he tenido tiempo”. Menos mal que no me ha dicho “entre salvar al mundo y salvar la galaxia pues que no he sacado un rato”.

El caso es que como ve que la rapada no va a colar me dice que bueno, que por lo menos se lo recorte un poco, pero que ¡“cuidadito con lo que vas a hacer, no me vayas a dejar mal”! le digo que se vaya a la peluquería y me deje en paz, que encima que no le cobro nada, exige.

Pero claro a las nueve de la tarde la cosa ya está bastante ajustada y “da pereza” salir, mejor mamá.

Le digo que se moje bien el pelo y que venga fuera, al jardín.

Al rato lo veo que viene con la cabeza empapada, la toalla y un pequeño espejito en la mano. Me mira y me dice:

-Es para estar seguro de que no me vas a hacer ninguna escabechina.

Me armo de paciencia y me dispongo a recortarle el pelo, siguiendo el mismo corte que tiene. Pero claro, yo no soy un peluquero normal, yo soy alguien que tiene un gendarme con un espejo “un poco más de allí, no, por aquí no. Por aquí ya vale. Cuidado con el flequillo. Cuidado con la patilla, mira a ver no me dejes eso torcido”…

Y de verdad lo juro que lo hice sin querer, pero en un momento cuando le estaba cortando alrededor de la oreja siento: “clac” y pienso ¡COÑO! Le he cortado la oreja.

Se levanta como una exhalación y pega un aullido estremecedor y le pega una patada a una maceta pequeña de margaritas que estaba en el suelo, tipo el penalti de Sergio Ramos en el Madrid y yo empiezo a ver la maceta volar hacia el jardín de los vecinos de atrás, mientras él sigue aullando ¡¡“Me has cortado la oreja, me has cortado la oreja”!! “Me has dejado como Van Gogh” y yo pensando: “Que más quisiéramos que tener un Van Gogh en la familia…”

Sale el consorte a ver qué ha pasado y nada ha sido un picotazo de nada, más ó menos, lo cura y lo llama llorica. Dice que no se corta más el pelo. Pero claro está a medias, así que tiene que hacer de tripas corazón y dejarse terminar de cortar. Por fin ha dejado el espejito y ahora se tapa las orejas con las manos. Al final ha quedado muy bien y a pesar del incidente, el cliente ha quedado satisfecho. Sobre todo por el precio.

Hoy, después de un caos familiar matutino. De revisar cuatro veces a ver si no se olvidaba nada, de preparar bocadillos para el viaje, rellenar la nevera para el coche de latas de refrescos y agua, de meter en un estuche millones de cables, cargadores, artilugios electrónicos, por fin los niños han emprendido viaje de vacaciones.

El consorte se ha despedido de ellos esta mañana antes de irse a trabajar y todavía le queda llamarlos unas treinta veces durante el camino, hasta que la novia del Niño cumpla la orden tajante de apagar el móvil.

Queda el de la Niña, pero ya no ejerce la misma influencia, básicamente porque la Niña, como es ya sabido, se monta en el coche y cae en coma así que no oye en teléfono y claro, los otros ni se les ocurre contestar cuando ven “papá” en la pantalla. Y al de la novia no se atreve así que…

Lo mío más que una despedida han sido una serie de empujones y de “¡Por Dios iros ya, de una puñetera vez!”, pero se han resistido bastante.

El niño dice que le duele la oreja y yo no le he hecho ni caso.

He salido a la calle a verlos partir, más que nada para estar segura de que se iban. He entrado en casa dispuesta a tomarme el café relax que no me ha sido posible esta mañana.

Al rato he oído un coche. “Son ellos” me he dicho y efectivamente eran ellos. Han regresado porque a pesar de que ayer les dije unas diez veces que cogieran las tarjetas sanitarias por si les ocurría algo, ellos las diez veces contestaron “ahora voy” que en mi casa y creo que en muchas otras, es sinónimo de “nunca”, así que entró la niña como Fernando Alonso y cogió las tarjetas.

Ya ni beso ni nada, solo un “adiós” desde la puerta de fuera. Me vuelvo a empezar a relajar… mi cafecito, voy a salir al jardín a ver si encuentro la maceta de margaritas y vuelvo a oírlos.

“No me lo puedo creer”, me digo. A ver qué leches se les ha olvidado ahora. En esta ocasión es el Niño a trote continuo escaleras abajo, escaleras arriba y un lejano “adioooos”.

En ese momento he decidido que lo mejor era que me fuera yo, porque al final me veía llevándoles algo “super importante” como algún cargador de móvil a alguna gasolinera cercana.

En cuanto caiga la tarde  los mojitos de mi querida amiga bloguera de http://patchworkdeideas.blogspot.com.es/

van a ser probados y degustados porque ¡¡¡¡¡ESTAMOS POR FIN SOLOS!!!!!

 

 

 

 

 

Etiquetado en: , ,

39 pensamientos en “Por fin solos

  1. Marga

    jajaja, me he identificado tanto, digamos que un poco “al revés”, cuando mis papás salían a alguna fiesta ellos dos, y me quedaba sola en casa me decía “puf, por fin algo de relax”, y luego volvía al nanosegundo porque olvidaron tal o cual, ¡qué angustia oye!…Yo siempre he sido muy tranquilita, lo mío siempre ha sido ponerme aver pelis sola, pedirme algo del delivery y disfrutar mi tiempo de silencio y relax…
    Luego, ocurre que mis padres tienen otro hijo… pero ese es otro tema :-)

    1. admin

      Pues yo era todo lo contrario. Pero éstos, ésta mañana, creí que no acababan de irse nunca… ¡que estress! Además parece que si se olvidan algo ¡tienes tú la culpa! así que yo a la segunda vez, agrarré el coche y me fuí corriendo. jajajajaj
      Besazo

  2. Susana

    Si se van juntos te quedarás más tranquila. Yo tengo que colocar a los tres en tres días diferentes. Eso si, de sus cosas se ocupan ellos. Me parece que ya no te van a poner más de peluquera.:) Un beso.

  3. Yeste Lima

    Sí, relájate, hija, relájate, ahora que ya te quedas tranquila,
    “cuidaíto” con lo que hacemos, eh, la bebida con moderación, el café con moderación, el colchón de látex del Niño con moderación… todo con moderación.

    Y difrutaaaaaaaaa.

    Un besote.

    1. admin

      Pues me estoy tomando en estos momentos un mojito con la receta de Inmagina y están CELESTIALES.
      No he podido tomarles foto porque no sé que le ha pasado a la cámara. Estoy entrando en pánico.
      Enciende y cuando aprieto el botón de disparar se apaga….
      Y no es porque esté borracha, no. Porque ha sido antes de empezar a beber.
      Os los recomiendo estan geniales, hip.
      Lo siento Yeste, creo que voy a abusar de todo. 😛
      Besazo

      1. Yeste Lima

        Tu verás lo que haces, jajaja.

        Oye, a ver si pasamos la receta y lo vamos probando tod@s.

        Un mojito en ayunas va genial para la resaca.

        1. admin

          Ya está puesto el link en el comentario de Inmagina para que todo el mundo los pruebe.
          Magníficos.
          Yo los hice con Sprite y salieron de muerte de buenos.
          Lo del mojito en ayumas es demasiado, incluso para mí ajajajajaj
          Besazo

    1. admin

      ¡¡¡De eso nada!!! Lo que pasa es que es un plasta, se mueve todo el rato y estaba ahí con el espejito como Cenicienta y claro tanto “cuidado, cuidado”
      así se termina como se termina. uffff
      ¡Que buenos están los mojitos joder!
      Mañana no hay manera de postear, ya verás…
      Besitos

  4. Moneypenny

    Pobrecito mio!! Menos mal que le has cortado el pelo antes de tomar los mojitos….
    Todavía ( y hace ya un rato que lo leído) me estoy imaginando el tiesto con las margaritas volando por el aire! jajajaja
    Muy bueno!

    1. admin

      Moneypenny, era una maceta pequeñita de esas que tienen la maceta negra de plástico de los viveros. Y lo que es la vida, es la típica que se quedó de sobra cuando compras las plantitas para poner en verano y es como el verso suelto. Y claro se queda por ahí porque no sabes dónde ponerla…
      Si la ves volar por el aire. Pues la distancia desde el porche a la parcela del vecino fácil pueden ser 20 metros ó mas :)
      Besitos

  5. Dessjuest

    Ese chaval no se ha enterado de que las orejas crecen… cuánta ingratitud, ahí su adorable madre dejando todo su arte en el pelo y por ocho puntos de sutura de nada el mozo se queja…

    Enhorabuena maestra, a disfrutar de lo lindo ahora, ya puedes cuidarme al pariente, que el pobre lo pasa mal sin sus retoños, sería un detalle que le prepararas algo especial para estas noches en las que tanto sufre sus ausencias, me refiero a una cenita en plan fino, no pensemos mal.

    Sobre todo ahora no me lo agobies con tareas y responsabilidades, debes dejar que supere el trauma sin crearle nuevos 😀

    Besos.

    1. admin

      Fue un piquito de nada, un puntacito… si es que sois unos quejicas. Protestais por todo…
      Al Consorte le cuidaré y aunque no lo creas lo pasa fatal sin ellos. Yo le he dicho que está como adicto a ellos.
      Además se cree que tienen ocho años.
      Descansaremos ya verás que si… :)
      Besazo Maestro

  6. Inmagina

    Estoy leyendo esto a las 8 de la mañana del día siguiente, y he leído los comentarios, así que ya sé que mis mojitos han sido correctamente realizados y debidamente disfrutados.
    Si es que hago un servicio a la humanidad y no se me valora lo suficiente.
    Se me olvidó incluir en la receta que si es en noche de desenfreno se necesitan un mínimo de dos y un máximo de 4 pa cumplir bien.
    Si me permites incluyo el link concreto a la receta por si alguien más quiere probarlos, que yo quiero hacerme famosa por algo antes de terminar en la carcel por robar limas.
    http://patchworkdeideas.blogspot.com.es/2012/02/mojito.html

    En cuanto a los niños, que disfruten mucho, y vosotros más, aprovechad para quereros por todos los rincones.

    1. admin

      Yo te permito lo que te de la gana, siempre y cuando sea legal. :)
      Y realmente es una gran receta.
      Puedes estar segura de que ahora eres famosísima en los cinco continentes.
      Besazo y gracias
      PD: Sin saberlo desenfrenamos con dos:) y no tengo resaca

  7. Arturo

    Dolega:
    Pero, estos niños se parecían a Laurel & Hardy, en aquella película en que salían de vacaciones. Y que, por una razón o por otra, no arrancaban nunca…
    Y a ver el cónyuge, si se porta como Dios manda.
    Por lo menos (de lo menos), una salidita a cenar a algún lugar bonito.
    Les deseo lo mejor.
    Besos.

    1. admin

      Igual Arturo, igual.
      Te puedo decir que cuando iban al colegio era un espectáculo verlos salir y entrar de casa por las mañanas.
      Siempre recordaba esos vodeviles en los que el escenario tiene muchas puertas y los actores se pasan toda la obra corriendo de un lado para otro abriendo y cerrando puertas.
      Por eso ahora ¡A Disfrutar!
      Besazo

  8. Ana azul

    Joer que estres, pero ¿seguro que no los vas a echar de menos? Comprendo que sea desesperante mientras lo vives, pero leyéndolo una no puede evitar reirse. Verás como te llaman para algo que se les ha olvidado. ¿No está la casa muy tranquila?
    Besos
    Ana

    1. admin

      Que llamarán, seguro. Apuesta lo que quieras.
      Además se pasan la vida diciendo que son mayores e independientes y luego te llaman: ¿Como se hace una tortilla francesa? ¿Al arroz blanco se le echa aceite?
      Así que yo me relajo en los tiempos muertos. Porque a tiempo completo no llego nunca. ajajaja
      Besazo

  9. Juan

    Jejeje, lo del corte de la oreja yo creo que nos ha pasado a todos los que nos hemos metido a peluqueros sin serlo, son gafes del oficio no?, al final siempre quedan bien, somos profesionales, jejej. Y ahora a disfrutar de vuestra soleda y a pasarlo bien. Un besazo.

    1. admin

      ¿A que si?
      Además con alguien que se mueve tanto como él es imposible.
      Mira, de pequeño, muy pequeño. Tendría dos años ó así, cómo no se pondría en una peluquería que el peluquero le tuvo que dar de manotazos en las manos para quitarle las tijeras mientras yo le sujetaba.
      Besazo

  10. Fiaris

    Hay mi niña yo llevo ya solitos muchos años,esta buenisimo !!!!pero primero esperar que se crien y luego malenseñar los nietos,jajajaja cuidadito con los tragos,jajajajabesos y ¡DISFRUTA!!!!!

  11. ana

    los echaras de menos , y nunca les perdonaras que t hayan dejado al consorte en casa, jaja.
    en cuanto a los mojitos mañaneros no es mala idea , q tanto cafe , al final yo creo q no solo altera sino q idiotiza jaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.