Palabras mágicas

Pienso que todas las palabras son mágicas porque nos hacen  reír, llorar, suspirar, gritar,  pero hay algunas que además  tienen el poder de traer de tus recuerdos escenas completas de tu vida. Son palabras, que cuando vienen a tu mente, te devuelven una selección de momentos vividos.

El otro día leyendo a La Malquerida, recordé una de esas palabras.

  “tente-allá”

El tenté-allá es ese tesoro  que necesita una madre cuando su angelito de tres años se ha puesto perro y no quiere dejarla terminar de arreglarse para salir y el padre de la criatura está sentado en el salón diciendo aquello de “A este paso empieza el partido y no voy ehhh.”

La madre inmediatamente enarbola su varita de palabras mágicas y con una suave sonrisa dice-“Cariño, dile a María que te dé un tente-allá”. María que en este caso es la  chica que se quedará con el retoño hasta que sus padres vuelvan, sabe perfectamente lo que eso quiere decir. Hay que entretener a la criatura a como dé lugar, así que se suceden las canciones, los cuentos y los divertimentos para que el bebé desista de pringar de mocos la falda de mamá.

Es ampliamente utilizado en los cumpleaños infantiles donde además de los pequeños invitados se congrega toda la familia adulta del homenajeado. En este caso el tente-allá lo suele dar la madrina ó el padrino, que para eso se ha comprometido de por vida a ejercer de padre ó madre en ausencia de estos y justo en ese momento se le necesita. Es imposible hacer un ponche de frutas con el enano de la casa llorando y reclamando atención por doquier. Lo más socorrido es “Dile a la tía Mary que te dé el tente-allá que me dijo que te iba a traer” y ya está la criatura corriendo en pos de no se sabe qué suerte de regalo.

Ni que decir tiene que los abuelos  son los poseedores de la mejor colección de  “tente allá” del universo, además de su constante disponibilidad para exponerla ante sus nietos. Sin los tente allá abueriles, la transmisión oral de las tradiciones familiares  se hubiera interrumpido hace siglos con la inestimable pérdida que ello conlleva. El bebé necesita un arduo entrenamiento en tente allá desde su más tierna infancia para luego poder disfrutar de “las batallas del abuelo” en toda su dimensión.

También es utilizado por los hermanos mayores para marear las neuronas del pequeño de la casa. Se lo van pasando como un balón de playa. “huy Pablito  se me terminó, pero pídele a Enrique que él tiene seguro…” y así va el pobre benjamín, de hermano en hermano intentando encontrar el deseado “tente-allá” que con los adultos le reporta cuentos, canciones y golosinas pero que en manos de esos desaprensivos solo le da dolores de cabeza.

Cuando el tiempo va pasando y se desvela el verdadero secreto de la palabreja,  esta adquiere unas acepciones distintas; por ejemplo, en los primeros años de la adolescencia se consolida como una expresión despectiva,  así “anda   y que te den un tente-allá” equivale a mandar a la mierda al susodicho y unos años después si te están dando un tente-allá es que la cosa del amor no va a ir en serio de ninguna de las maneras.

Más tarde eres madre y vuelve a surgir la magia en una palabra que necesita de la inocencia y la ilusión de un niño, para adquirir toda su grandeza.

Hace años que no la escucho y el otro día, cuando me vino a la mente no pude menos que esbozar una sonrisa.

Ya sé que estoy ñoña, pero es que estoy griposa, que quieren.

Etiquetado en: , ,

47 pensamientos en “Palabras mágicas

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Mi Álter Ego

    Nunca había oído la expresión pero me ha gustado mucho… Me gustan esas palabras que pueden ser cualquier cosa, como “coso”, “chisme”, “cachivache”… Dejan un mundo abierto a la imaginación. Jajaja. Besotes y que te mejores pronto!!!

    1. Dolega Autor de la entrada

      Esas expresiones son mágicas, además van pasando de generación en generación y cuando las oyes te das cuenta de que forman parte de tu historia. 😀
      Besazo

  3. la MaLquEridA

    Jajaja, aquí decimos “tenme aquí” jaja. Caray es que eso de entretener a los niños es cosa de titanes. Ahora mismo ya no se que hacer con mi Bella. Tengo la lavadora puesta, la cocina de cabeza, los chihuahuas hambrientos y ella con su “Buela, ven” ¡ay!

    Besos, agradecida por la mención.

    😛

    1. Dolega Autor de la entrada

      Asi es, entretenerlos es cosa de dura, 😀
      Pero es tan reconfortante. 😛
      Besazo y de nada, hermosa para mí has sido un hallazgo. Me encantas. 😀

  4. Toro Salvaje

    Es mucho mejor cuidar a los niños como Justiniano.
    Se les emborracha y ya se están quietos.

    En cuanto a lo del cine del otro día Justiniano también piensa como yo:

    Justiniano adora el cine/
    y le gusta ver las películas/
    en absoluto silencio/
    pero ya ha desistido/
    porque algunas personas/
    son muy maleducadas/
    debido a ello ha iniciado/
    una campaña cívica/
    que con emotiva dulzura/
    y extraordinaria delicadeza/
    concienciará a la población/
    de la necesidad de respetar/
    ese silencio tan necesario/
    por eso hoy Justiniano/
    aunque ha ido al cine/
    prescinde de la película/
    y cada vez que alguien habla/
    o le suena el teléfono móvil/
    Justiniano sale disparado/
    desde la última fila/
    y sin mediar palabra/
    le atiza repetidas veces/
    con un periódico doblado/
    en mitad de la cabeza/
    a la vez que le advierte/
    que la próxima vez que ocurra/
    actuará con mayor firmeza/
    sin embargo su genial idea/
    no ha sido valorada como se merece/
    y unos vigilantes de seguridad/
    sin la más mínima consideración/
    lo han expulsado de la sala.

    Que te mejores.

    Besos.

  5. Toro Salvaje

    Dolega, dile a los que te vendieron el dominio que te devuelvan el dinero porque aquí hay que escribir los comentarios varias veces hasta que con suerte algún día se publica.

    Te decía que lo mejor para cuidar a los niños es como lo hace Justiniano. Se les emborracha y ya no molestan.
    Mira que es fácil…

    En cuanto a lo del cine del otro día Justiniano también piensa como yo:

    Justiniano adora el cine/
    y le gusta ver las películas/
    en absoluto silencio/
    pero ya ha desistido/
    porque algunas personas/
    son muy maleducadas/
    debido a ello ha iniciado/
    una campaña cívica/
    que con emotiva dulzura/
    y extraordinaria delicadeza/
    concienciará a la población/
    de la necesidad de respetar/
    ese silencio tan necesario/
    por eso hoy Justiniano/
    aunque ha ido al cine/
    prescinde de la película/
    y cada vez que alguien habla/
    o le suena el teléfono móvil/
    Justiniano sale disparado/
    desde la última fila/
    y sin mediar palabra/
    le atiza repetidas veces/
    con un periódico doblado/
    en mitad de la cabeza/
    a la vez que le advierte/
    que la próxima vez que ocurra/
    actuará con mayor firmeza/
    sin embargo su genial idea/
    no ha sido valorada como se merece/
    y unos vigilantes de seguridad/
    sin la más mínima consideración/
    lo han expulsado de la sala.

    Que te mejores.

    Besos.

    1. Dolega Autor de la entrada

      ¡Tener a Justiniano en mi casa es un honor del que no sé si voy a poder recuperarme! :mrgreen:
      Creo que hay un problema en la plantilla con los tamaños. Si es muy largo el comentario ó el post, se flipa y se lo come. :(
      Estoy viendo a ver por qué ocurre.
      En relación a las borracheras infantiles, no me dejas otra solución que postear la respecto, que lo sepas. 😀
      Besazo
      Ahora cuando lo he leído…ufff con la panda que hay por aquí no se si editarlo :mrgreen:

  6. Genín

    No había oído nunca esa expresión, yo creo que la debes de recordar de tu periplo americano, digo yo, aunque en Venezuela tampoco la he oído, en fin, da igual, yo he disfrutado la entrada un montón y entendido fácilmente la expresión, lo decía porque ya sabes que la Malque es de México y a lo mejor…
    Besos y salud

  7. Genín

    Recuerda, el tamaño no importa, siempre habrá alguien que se lo coma…jajaja
    Me lo has dejado en bandeja de plata y no podía desperdiciarlo…jajaja
    Y ahora mas en serio, a ver si te restableces prontito… :)
    Besos y salud

  8. inmagina

    Pues no había escuchado nunca eso del “tente-allá” debe ser de tus tierras, mágicas también. He intentado buscar un equivalente que yo conozca, pero no se me ocurre ninguno. En mi casa hemos sido más del – Por dios! quita ya de aquí, que me tienes harta! – así a lo bruto y sin opciones para la pobre criatura, ni para la pobre madre, que como yo le decía a mi hija, era como mi garrapata, todo el día enganchada. Eso sí, cuando aparecían su tata y su tete (mi hermana y mi cuñado) ya estaba todo solucionado, me quedaba sin niña.
    Besitos

    1. Dolega Autor de la entrada

      Se usa primordialmente en niños hasta los tres ó cuatro años porque enseguida le pilla el tranquillo y entonces hay que usar el “Por dios quita ya de ahí, que me tienes harta…” :mrgreen:
      Besazo

    1. Dolega Autor de la entrada

      Un verdadero descubrimiento y el caso es que la veo siempre donde Genín pero es de esas cosas que se te pasan y no caes. 😀
      Besazo

  9. DESmadreando

    No conocía la palabra pero sin duda no sólo mágica si no efectiva… 😛
    Si está usted ñoña le llamo y echamos unas lágrimas de gripas y de hormona con unos tes de quila 😛

    Un besote desmadroso

  10. Miguel

    Pues me parece a mí, que el palabro se va a quedar entre más de uno y más de dos de los que por aquí pululamos. En este caso conocía la función pero no tenía una palabra para definirla. Era simplemente un “ven para acá que te voy a contar una cosa que ni tu madre sabe” y bueno la curiosidad y las ganas de poseer algo que tu madre no, pues hace el resto.
    Un besazo ñoña-fermosa. Y cuídate.

    1. Dolega Autor de la entrada

      jajaja Más bien es “dice mi madre que ya no me soporta y que tienes que hacer que la deje tranquila un rato…” 😛
      Besazo y gracias

  11. Q

    Dolega, vas a pensar que soy una tonta pero acabas de aclarar uno de los misterios de mi niñez, nunca entendí qué era eso de:
    -Ve y dile a Juanita que te de una rama de tenmeacá-
    1. La rama nunca llegaba
    2. Generalmente me llevaban a ese lugar indefinido que los adultos llaman “otrolado”.

    Y yo meditaba que qué sería el tenmeacá que no era una rama y resultaba en un cambio de ambiente.
    Igualito que el palo tempino de la canción de las piñatas, ya talludita comprendí que tempino definitivamente no era un árbol.
    No me acordaba de la técnica del tenme acá, pero empezaré a ponerla en práctica.

    1. Dolega Autor de la entrada

      jajaja querida, me alegro de haber desvelado tan importante secreto. 😀
      Ahhh “otrolado” esa es otra palabra mágica.
      Yo el “tente allá” lo usé con mis hijos mucho, más que nada por tradición, porque aquí en España es desconocida, pero me apetecía que la supieran.
      Besazo

  12. Pilar

    Dolega, ni la Enciclopedia Espasa ni el diccionario de la RAE lo explican mejor. Lo haces todo tan ameno y divertido que ahora voy a ver cuando puedo usar un “tente-allá”. No sé como no te contratan para dar lecciones a escolares, seguro que no se te movía ninguno.
    Besos

    1. Dolega Autor de la entrada

      jajajaj Gracias, pero te aseguro que muchas veces no logro explicarme tan bien. 😀
      He dado clase a Mayores y la verdad es que no se movía ninguno y lo mejor es que se reían un montón. 😛
      Besazo

  13. Arturo

    Dolega:
    Jamás había oído esa expresión. Para estas cuestiones está el “tenelo (o tenela) un ratito”, según fuera un varoncito, o una niña.
    Se refiere a tener a la criatura en brazos y llevarla a molestar la paciencia en otro lado.
    Besos.

  14. Paterfamilias

    No la había oído en mi vida. He tenido que leerme (muy a gusto) los comentarios para descubrir que es de Panamá. Y ahora pregunto yo: él está en el sofá esperando a que ella se arregle y diciendo “no llegamos al partido” me ha generado una duda de siderales dimensiones: ¿Qué partido? 😉

    1. Dolega Autor de la entrada

      jajaaj cualquier partido deportivo que empiece por la tele, que ya se sabe que a los hombres hacer deportes le gusta solo a unos cuantos, pero verlo por la tele le gusta a todos… 😀
      Besazo

    1. Dolega Autor de la entrada

      Ah si, verlos chiquitines de pocos años ir pidiendo un “tente allá” es una ternura, los entretienes lo que haga falta. 😀
      Besazo

  15. Nieves

    Pues es la primera vez en mi vida que lo oigo… Me suena mas el “TATEEEEE” A grito pelao (que acojonaba lo suyo) y ya es tarde para trasmitirlo a los mios, corro el riego de que me miren raro.
    Una historia muy tierna, me gusta.
    Un besito dulzura jejejeje

  16. Emy Tecuento

    Yo también la desconocía… recuerdos tiernos, ¡me encanta!
    Me sé de una que la empleará de nuevo cuando la hagan abuela. ¡Ah no!, más bien te usarán para que les des tú el “tente-allá” 😀
    Muchos besitos Dolega, y todos desde el cariño!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.