Me han regalado un esclavo

Grillons d'esclau d'època romana, Ipswich Museum, Anglaterra

Siento que llegan porque cierran la puerta del jardín  para que no haga falta soldarla nunca más. El Consorte y La Niña entran alegremente en casa. Los veo a través del ventanal que da al porche de la cocina.

-¡Mira lo que traigo!- Dice EL Consorte.

Cada vez que veo una caja de la clase que sea, me pongo de mala leche.

-¡Qué bonito! Cuando estemos debajo del puente, te acordarás de todos los gastos inútiles que has hecho.

-¡Qué va! Esto no me ha costado ni un duro. Lo he sacado con los puntos de la gasolinera.

-¡Qué bonito! Cuando estemos debajo del puente te acordarás de todos los artilugios inútiles que te dieron en la gasolinera.

Saca la caja de la bolsa, saca una cosa de la caja y la tira al suelo.

-¿Se puede saber qué diablos es eso?

-Es un robot aspirador. Lo he recogido esta mañana y lo he puesto a cargar en la oficina…. Mira.

Una especie de disco rojo con unos pequeños cepillos laterales, empieza a correr por el salón esquivando muebles, metiéndose por debajo de las mesas, de las sillas y cogiendo carretera y manta pasillo adelante.

Yo siempre he sido escéptica con este tipo de aparatos, pero voy viendo que va aspirando de manera decente el suelo ¡y solo!

Le pongo un pie enfrente para que se quede quieto un minuto.

-Escucha, de ahora en adelante yo soy tu jefa, tu dueña, tu Dios. Trabajarás cuando yo lo diga y más te vale que no te caigas por las escaleras porque si no te confinaré un mes en el garaje como castigo. Mucho cuidadito con las alfombras que han costado una pasta y no es cuestión de que te las cargues. Las patas de los muebles hay que cuidarlas y no meterles golpes innecesarios…

-Papa, por favor, ve a ver a tu mujer que está hablando con el espirador.- ¿Madre, qué haces?

-Estoy enseñándole las normas de las casa al esclavo que ha traído tu padre. Es que si no dejas las cosas claras desde el principio, luego pasa lo que pasa, hijo.

Me mira con compasión y se va a la cocina.

Yo estoy fascinada con el artilugio que hace su trabajo solito. Es como cuando te pones a mirar el fuego, no puedes desviar la mirada de él.

Por fin decido dejarlo trabajar y me marcho al estudio a seguir con lo mío.

-Madre, la Niña ha secuestrado al esclavo en su cuarto. Mira a ver si logras que lo libere.

Me levanto y voy a su cuarto. Tiene la puerta cerrada a cal y canto. La oigo decir con voz enérgica.

-¡No vayas a la puerta, que todavía te queda trabajo aquí!

Miro al Niño con resignación.

-Chico que quieres que te diga, déjala que le limpie su cuarto.

Mientras vuelvo al estudio, empiezo a escuchar negociaciones acerca del esclavo.

-Madre, que me lo bajo un ratito a mi cuarto.

Yo sigo con lo mío porque tengo todos los días para sacarle partido al artilugio y si consigo que estos mantengan sus habitaciones mínimamente decentes, el esclavo habrá valido la pena.

-Madre, creo que ha muerto.

Siento que me da un vuelco el corazón. Allí está el maldito Niño con el esclavo en las manos, lleno de telarañas, pelusas por todas partes y ha perdido su rojo brillante por un color vino mate.

-¿Pero qué coños le has hecho? ¡No me puedo creer que te lo has cargado!

-¡Ehhh, que yo no le he hecho nada!

Yo solo lo he metido un ratito en mi cuarto y él andaba por allí entre los comics un poco confundido esquivando cosas y de repente se ha metido debajo de la cama y he empezado a oir “aggghhh, cof, cof, aggghhh” y al ratito solo he escuchado “piiiiiiii” y silencio total.

-Como lo hayas roto, te veo repostando gasolina el resto de tu vida en el mismo sitio para traerme otro. En serio, ¡Es que eres la leche!

Esto lo digo mientras le paso un paño húmedo a la carcasa para quitarle toda la porquería que trae de las mazmorras. Le saco el depósito y veo que está lleno de todo el polvo del mundo y sus alrededores. La mopa que trae incorporada, tiene cinco centímetros de polvo pegado y veo que tiene melena. Cuando me fijo más, reparo en que lo que tiene es un matojo de pelos pegados a la mopa.

-¡Pero donde lo has metido!

-Ya te lo he dicho Madre, en mi cuarto…

-Ya, pero es que es un esclavo para uso doméstico y no para ponerlo a limpiar la mina de Chuquicamata. ¡joder!

¡Debajo de tu cama hay rastros de polvo del Big bang! Así que trae acá.

Me pongo a limpiarlo y lo meto cuidadosamente en su caja, la cierro y meto la caja en la bolsa donde venía. Agarro la bolsa y la meto en un armario.

-¿Porqué lo estás escondiendo?- Me dice el Consorte- ¿Es que no quieres que lo encuentren los chicos?

-¡Que va! No lo estoy escondiendo, lo estoy secuestrando. Este como no lo encierre, esta noche se larga calle arriba y se mete en el cuartelillo de la Guardia Civil y nos denuncia por explotación laboral…

 

 

Etiquetado en: ,

44 pensamientos en “Me han regalado un esclavo

  1. Mery

    Jajaaaajjjjjjjjjjja¡¡¡¡¡¡¡. Un mínimo de por favor, eh?. Los derechos, son los derechos. Que va a pasar aquí?. Acaba de aterrizar en este mundo y ya lo están maltratando.
    Un beso.

    1. admin Autor de la entrada

      No sabe este infeliz donde a ido a parar. Este se vuelve a la gasolinera corriendo por la carretera…. 😛
      Besazo hermosa

  2. Dessjuest

    :) Qué buena entrada querida, cómo se disfruta leyéndola, la verdad, creo que más porque ese artilugio llevo yo admirándolo en las tiendas un año o dos y no me acabo de decidir, compraría el barato y luego me arrepentiría, si compro el caro siempre acabo pensando que el barato haría lo mismo 😀

    Pero sí, apetece qué coño, que te deslomas con la aspiradora, no hay cosa peor que pasar la aspiradora, ni planchar, al menos no te mueves y puedes ver la tele, ni siquiera hacer los baños me jode tanto como pasar la aspiradora, me has puesto los dientes largos que lo sepas.

    Besos maestra.

    1. admin Autor de la entrada

      Este es de los baratos, baratos, baratos… Pero para lo gordo tipo escoba está genial. Lo tiras en la cocina después de comer y te quitas de barrer. Yo por este no daba ni un euro. Conozco gente que tiene los buenos y está feliz con ellos, pero a mí me parece una pasada lo que cuestan. ¡No doy yo 400€ por una aspiradora así me maten!
      Lo que tiene otro post es el Rata todo erizado detrás de la puerta de la cocina cuando el bicho anda por el salón y se acerca a la pueta. Inenarrable… 😛
      Besazo Maestro

        1. admin Autor de la entrada

          ¡¡¡jajajajaja está genial!!! Además el muy capullo aprovecha para meterle al perro ajajajajaja.
          Yo tengo mis dudas, lo reconozco y eso es porque el caracter del Rata es un poquito histérico. 😀
          Besazo

  3. Genín

    El pobre se intoxicó en el cuarto del niño…jajaja
    Por 400€ soy capaz yo de repasar con la lengua los 33m2 del ranchito, todo incluido…jajaja
    Besos y salud

    1. admin Autor de la entrada

      ¡Yo también! Es que me parecen muy caros. Repito que quien los tiene está encantado, pero es que me parece una pasada. Bueno, atasca a uno de esos ¡y lo desheredo! 😛
      Besazo

  4. Arturo

    Dolega:
    Se ve que andaban “contentos como chico con zapatos nuevos” con el esclavo rojo, ja ja ja.
    Me vinieron a la memoria las primeras páginas del libro de Asimov “Yo, robot” y el pequeño robot limpiador de Wall-E.
    Muy bueno, quedó bien claro a quien pertenece el chiche.
    Besos.

  5. Ana azul

    Ja, ja, ja, hace tiempo que yo quiero un esclavo de esos, que seguro que también se escojoncia cuando entre en la habitación de mi hijo, pero debe ser una gozadfa, verle dar vueltas por ahí
    Ana

    1. admin Autor de la entrada

      jajajaj ¡No lo dudes! Estos tienen en sus habitaciones un habitat especial 😀
      Sí que está bastante bien, pero para que sea gratis ó algo muy muy barato porque la potencia es muy poca así que la limpieza a fondo no la hace ¡pero las pelusas si! 😛
      Besazo

  6. Miguel

    ¡La rebelión de las máquinas! Un día va a ocurrir y no sabremos que hacer con nuestras manos. Bueno, alguna cosa sí 😀
    Escacharrante entrada. Me lo dejas para debajo de la cama de mi hijo. Hace tres años que se fue a vivir a Tenerife y aun existen seres extraños por allí abajo.
    Un besazo.

    1. admin Autor de la entrada

      ¡¡¡De eso nada!!! Que conozco yo los micromundos que hay debajo de las camas de estos chicos. 😛
      Yo, en la década que decida irse a vivir solo, llamo al camión de desatrancos que tienen unas aspiradoras como Dios manda 😛
      Besazo

  7. inmagina

    Jaja, lo siento por el Niño, pero le has creado tan mala fama que ha sido leer que se lo llevaba a su cuarto y ya he supuesto lo que iba a ocurrir jaja.
    El coriano tiene uno en la oficina y se pone de los nervios con él, ése si que se va a ir a denunciar, dice que lo ve aparecer y patada al canto, no lo soporta pululando de aquí para allá con un manojo de pelusas arrastrando que nunca se acaba de tragar, lo peor es que igual que tú le habla, y eso me parece preocupante.
    Besitos guapa

    1. admin Autor de la entrada

      Ufff yo hace dos dias que lo tengo y ya tenemos largas conversaciones. Hemos cogido confianza y la verdad es que le estoy tomando cariño 😛
      Besazo hermosa

  8. Analogías

    A mí no me puedes hacer esto…Coño, que entro yo toda seria a leer tu entrada mientras tengo el patio en silencio y tengo que morderme la lengua, los dientes y hacer un esfuerzo realmente intenso para no soltar una carcajada yo sola en medio de la biblioteca.

    Pues yo pensaba que estos trastos eran inútiles, pero ya veo que era un prejuicio. Tomo nota por lo de los puntos, a ver si en breve me puedo agenciar uno.

    Descojonante entrada!

    1. admin Autor de la entrada

      Gracias preciosa. La verdad es que yo también era muuuuuuy excéptica con respecto a estos chismes y este en concreto es muy básico y con muy poca potencia pero está muy chulo y te hace el avío de lo gordo. Veremos cuanto retrasa la pasada de la aspiradora tradicional.
      Y tú calladita y seria que está en el templo del saber 😛
      Besazo

    1. admin Autor de la entrada

      En las gasolineras Shell. Pides el catálogo y te hinchas a echar gasolina y al cabo de dos años más ó meos ya tienes puntos. 😀
      Nosotros es que tenemos una al lado de casa y es donde repostamso siempre.
      Besazo

  9. Ajovin

    Ya nunca más me podrá pedir mi santa que le barra el piso, le compraré un bicho de estos y arreglado. Pero si ella no me lo dice, yo me callo y no lo compro, que creo que a ella le gusta limpiar y no es cuestión de quitarle sus gozos.

    1. admin Autor de la entrada

      A tu Santa sé yo donde chivarle lo del esclavo, así que prepárate para echar gasolina como si no hubiera un mañana 😛
      Besazo

  10. pilar

    ¡¡Jajaja!! pero que bien me lo he pasado. La caverna del niño es para esclavos más cachas y no tan remilgados como el que te han regalado y mira la niña ¡qué lista! se cierra la puerta y todo y le obligó a hacer la prueba del algodón a su cuarto. Si parece que todos le están sacando beneficio menos tú. Ya lo tienes claro, tú a dar a la tecla que es lo tuyo y el esclavo, pues a limpiar que es lo que sabe hacer o ¿no?
    Besos Dolega con todo cariño por los ratos tan buenos que nos haces pasar. Cuando te hicieron se rompió el molde y toda la gracia y la sal se quedaron contigo.

  11. madreymas

    Ay, Dolega, jajajajaja!
    Yo es que soy anti tareas del hogar, así que, si algo o alguien puede hacerlo por mí, yo encantada!
    Y si encima es gratis… súper sí!

    No entiendes al pobre Niño… le ha visto escuálido y le ha querido dar algo de comidita… medio puñado de pelusas, una cuharadita de pelos argos y voilá, el robot rojo tan feliz… lo que pasa es que se ha empachado…

  12. Emy Tecuento

    ¡Madre mía, lo que me he llegado a reír!!, al pobre hasta le había salido melena, jejejeje
    Yo me los miro en la tele y me pregunto ¿cómo sabrá el cacharro por donde ha pasado ya y por donde no?… ¿tendrá un súper detector de pelusas?

    Tú y tu familia sois la repera, ¡me ha gustado mucho tomarme el café del desayuno en vuestra compañía! :)
    Muchos besitos!!

  13. Moneypenny

    Jajaja, que bueno! y pobre artilugio!
    Ya le veo girando para atrás y mirándote con cara de resignación decirte:
    “siii… señorita Escallaaata..!”

    Aunque creo que está muchísimo mejor contigo que debajo de la cama del niño… 😀

    Un besazo!

  14. Josh

    A punto de ir a dormir y que me regalas tan genial lectura!! Espero el esclavo siga “al pie de la bandera” y listo para cumplir tus mandatos.

    Un abrazo!

  15. Piruja

    Hola dolega, jajaja que bueno y que risa con el dichoso robot y los niños jeje, tendrás que poner para coger numero como en los comercios, lo malo es cuando se mete en los inframundos de debajo de las camas jajaja, gracias por hacernos pasar estos ratillos tan buenos:)

    Besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.