La maldita sinceridad

snail love | when you can't say it, show it

Hay amigas que aunque uno las quiera mucho, son verdaderamente cansinas…

-Hola amiga, ¿estás ocupada?

-No, dime.

-¡Gracias! Es que estoy cabreada con mi chico, ya sabes…

Siento que no me entiende, que no es sincero conmigo y yo quiero que nuestra relación se base en la sinceridad y no hay manera, chica.

-Pero…Yo creo que vuestra relación va bien. Él es una buena persona y te quiere mucho, por no decir muchísimo, está pendiente de ti. No veo donde está el problema.

-Pero es que ese no es el punto, el punto es que algunas veces lo siento. Siento que dice las cosas solo para que yo me quede contenta y yo no quiero eso.

-Amiga, ¿cuántos años llevas con tu chico?

-Vamos a hacer 10 años.

-Ajam…¿Cuántas veces hemos tenido esta misma conversación tú y yo?

-Pues…ahora no sé muy

-¡Cuantas!

-Vaaaale, muchas, muchas. ¡Pero es que me preocupa! Es un tema importante.

-Realmente no lo entiendo. A ver si me aclaro. Resulta que, por ejemplo, vais a salir a cenar. ¿Ok? Y te pasas tres horas arreglándote, y poniéndote preciosa para salir. Cuando terminas, entras en el salón y le preguntas a la criatura- ¿Qué tal estoy?- Pero dime la verdad Ehhh. ¿Correcto?

-Sí, claro. ¡Es que necesito que me sea sincero!

-Vale. Ahora la sincera voy a ser yo. ¿ok? ¡¡¡Para qué diablos quieres que sea sincero!!! Llevas horas embelleciéndote y poniéndote maravillosa, lo que te mereces es que te digan que estás espectacular, punto. Nada más.

Piensa una cosa. Cuando entras en el salón, si se queda con la boca abierta, no necesitas preguntar nada. Si necesitas preguntar es mejor que te digan lo que esperas oir. ¡¡Nada diferente, por favor!!

Ó crees que en el remotísimo caso que lograran ponerse algo por encima y las dejaran escapar de la habitación al salón ésta, ésta ó ésta, tendrían que preguntarle a tu churri ó a mi Consorte “¿Qué tal estoy?” ¡No! Habría que meterles una patada en la entrepierna para que dejaran de mirarlas, babear  y “relajaran” su actitud.

Ahora, vamos a jugar a que es sincero ¿ok? Y te contesta aquello de: ”Bien, en tu estilo”, “Normal, como siempre” , “Un poquito pasadita para ir al chino ¿No?” ó el graciosillo: “¿Comparada con quién?”.

¿Eso te haría feliz, os sentaríais a consensuar un look que os pareciera a los dos lo suficientemente elegante, sexy y sofisticado para la ocasión, estás segura de que eso es lo que quieres oir?

¡No! El tío acabaría durmiendo en el sofá del salón ó en la silla del ordenador del estudio, por maleducado, borde y desconsiderado. ¡Y con razón!

Si me paso dos horas arreglándome, me merezco que me digan que estoy guapísima y listo. Para sinceridades ya tengo los espejos del baño, los reflejos de los escaparates y las tallas de Zara. Espero halagos, mimos y peloteo y no quiero ver ni la más mínima duda en la respuesta. Bastante tengo con estar al loro de cómo va a ir él, que si me descuido se va en camiseta de tirantes, por aquello de que es el chino.

-¡Es que tú todo lo ves muy fácil! Pero yo necesito saber lo que realmente piensa y si es sincero cuando me dice que me quiere.

-Vale, pues cómprate un polígrafo, lo pones en el salón y todas las noches lo interrogas. A la vez, te compras un látigo de los gordos y una de dos: ó se te hace totalmente sincero ó masoquista…

Mira, si te quiere engañar en lo importante, lo hará y tú no podrás evitarlo. Igual que él no podrá evitar que tú le mientas todas las veces que quieras en lo importante y en lo accesorio. Pero una relación, a pesar de ser cosa de dos, es como un solitario. El que se hace trampas es el idiota.

-¡¡Que borde eres, tía!! Para mí la total sinceridad en una relación, es muy importante en mi vida, diría que es básica.

-Ok. Pues tú sigue intentándolo, quizás llegue un día en que lo consigas y obtengas una total sinceridad a tu alrededor. Mira, podemos empezar ahora. Te dejo, porque te mentí. Estaba planchando cuando me llamaste.

 

 

Etiquetado en: ,

55 pensamientos en “La maldita sinceridad

  1. Miguel

    Menos mal que lo has dicho tú. Sí, a veces os complicais la vida en averiguar más cosas de las que os demuestran. La maldita sinceridad, que sólo se demuestra cuando se dice una bordería. Te voy a ser sincera. Miedo me da cuando oigo esa frase. Ya sé que menos bonito me van a decir de todo.
    Prefiero que me mientan, pero que me traten como si fuera verdad.
    Un besazo.

  2. madreymas

    Jajajajajajajajaja!
    Real como la vida misma!

    A mí si después de dos horas de estar emperifollándome no me dice que estoy espectacular, ya me lo digo yo… con el siguiente comentario:

    “¿Sí, cariño? ¿Estoy guapísima? No me lo digas tantas veces, que me aturullas!”

    Y el comentario siguiente de mi marido:

    “Joé, si es que no me has dado tiempo!!!”

    Y mi respuesta de siempre:

    “Ya han pasado más de dos minutos desde que me has visto toda peripuesta… cuánto más necesitas?”

    Y acto seguido, nos vamos tan felices, al chino. Ay, no, que yo de chinos no soy mucho. Al japo, que eso sí que me pierde…

    1. admin

      La total sinceridad es una desgracia como otra cualquiera. No hay relación de ningún tipo que aguante diciendo siempre lo que se piensa. 😀
      Besazo

  3. Territorio sin dueño

    Oe, Oe, Oe!!!!!!!! Eres mi heroína! Sí señora, la sinceridad está sobrevalorada, pero creo que es algo que aprendemos con la edad, cuando somos más jovencitas nos obsesionamos con el tema, que sea sincero, que sea sincero…y a base de llevarnos disgustos decidimos que se pueden meter la sinceridad donde les quepa.
    Estoy contigo, si me he esforzado por arreglarme cuando aparezco por el comedor quiero babeo, y me da igual que sea sincero o no, miénteme por dios, miénteme y hazme feliz joder!
    Si nos lo tomamos más en serio, ninguna relación de ningún tipo aguantaría la sinceridad absoluta, sería terrible.
    Entre eso y mentir descaradamente en cosas importantes hay un amplio campo en el que moverse, la mayoría de las veces es suficiente con no ofrecer informaciones no solicitadas.
    Besos

  4. AlemAMÁ

    Sinceridad en las cosas importantes, sí. En los gastos, transparencia total, porque tienen dinamita entre los billetes y tarjetas y pueden estallarte en la cara de la relación, pero ¿sinceridad para saber si le ha gustado un platillo especial? Hay que dejarlo así. Si les gusta lo dirá desde su cara a sus exclamaciones, y si no, ¿para qué indagar más?

    Besos, Dolega

  5. Towanda

    Te decía, porque se me ha ido con solo una t, que soy partidaria de las mentiras piadosas. Mucha sinceridad puede llegar a hacer mucho daño… Una mentirijilla a tiempo puede solucionar muchos conflictos.

    Besos, dolega y gracias por invitar a la reflexión.

    1. admin

      Es que ese es el problema, hay gente que quiere sinceridad a toda costa y luego pasa lo que pasa. ¿¿¿¿Te imaginas la sinceridad total durante una bronca de pareja????
      No quedaría una en pie, si uno dijeran en ese momento todo lo que siente, como se siente y lo que opina de el que tiene enfrente 😀
      Besazo

  6. Moneypenny

    Mira, sí……ellos son muy básicos, vale. Pero es que nosotras somos de pesadas y de cansinas!!!
    Ya es hora de que lo reconozcamos y ya es hora de que no le pidamos diálogo, comunicación y sinceridad a un hombre si, como tú dices, nosotras somos las primeras mentirosas!! jaja.

    Repito, pesadas que somos!! 😀

    Besos

    1. admin

      Es que yo me imagino a un plasta toooodo el día conla monserga esa y la verdad me da verdadera grima, así que pienso que a ellos les tiene que pasar lo mismo. 😀
      Besazo

  7. Dessjuest

    Pues sí, no podría estar más de acuerdo, con el añadido de que si le pides sincéramente a un hombre si le gusta tu vestido y él lo es, sincero, te dirá siempre que estás mejor sin él, en pelotas, es así, la sinceridad no es buena ni mala, depende, evidentemente si vas de fiesta y te pregunta cómo la ves siempre la vas a decir que muy guapa, a ver, qué quieres que digamos.

    Has actuado con ella de manera sabia, te asiste razón en todo, sin matices.

    Besos maestra.

  8. rosscanaria

    Hay momentos en la vida de una pareja en la que una mentirijilla piadosa es una table de salvación….
    He llegado de la mano de Solo de Interés, mi querida amiga Regina y me gusta tu blog ya te anoté para ver la manera de seguirte…
    Abrazos,

    1. admin

      Es que yo no las considero mentiras piadosas, sino comentarios que elevan la autoestima de la pareja 😀
      Mentira piadosa, es decirle que su madre hace la paella mucho mejor que la tuya :mrgreen:
      Saludos y ¡Bienvenida!

  9. Macondo

    Lo que más me gusta de todo esto es que lo haya escrito una chica. La verdad es que la pregunta no tiene respuesta satisfactoria. Si te dicen que estás bien no eres sincero y si te dicen que estás mal eres un borde.
    Hay otra supuesta sinceridad (o la misma) que me crispa y que encubre mala educación y mala leche. La de los que dicen todas las impertinencias que se les ocurren presumiendo encima de que son incapaces de mentir. “Yo es que soy muy sincero”.
    Besos.

    1. admin

      Uffff A mi esa segunda sinceridad me pone de los nervios. Ese que enpieza con el consabido: “mira, para serte sincero….” ya sabes que viene la bordez y la descalificación.
      Besazo

    1. admin

      Ese es el tema, en cosas importantes es distinto, pero estar todo el día dando la vara por chorradas, me parece que son ganas de llamar la atención como los niños malcriados. 😀
      Besazo

    1. admin

      jajajajaja Yo bebo muy de vez en cuando y el vodka me gusta. Tienes razón “lo absoluto” en cualquier cosa es malo. Pero hay personas a las que el término medio les cuesta 😀
      Besazo

  10. Campanilla

    Ayyy qué gracia, para sinceridad los escaparates y las tallas del Zara! Muy bueno.
    Di que si, estoy de acuerdo contigo, que ni soy Gisele Bundchen, ni Naomi Campbell, pero si pregunto espero que me hagan sentir como ellas, sino, mejor ni me planteo pedir opinión.
    Y además de basar su relación en la sinceridad…tu amiga no se ha planteado también añadir dosis de autoestima y confianza en si misma?
    Besitos Dolega!!

    1. admin

      ¡¡¡Es que es verdad, coño!!! ¿¿Encima que tiene uno que lidiar con esas realidades, quieres que la gente que te quiere y te ve con buenos ojos, te mire como el vecino de enfrente?? Es que hay que ser tonto… 😀
      Besazo

  11. Ajovin

    La sinceridad total es inútil. No sirve. Solo somos sinceros los tontos o los que no tenemos picardía. Es decir, los que su opinión no sirve para mucho.
    Si eres medianamente inteligente, lo importante no es ser sincero total, sino decir lo que esperan escuchar, sumado al tipo de persona a la que te estás dirigiendo.
    Nunca se debe hacer daño inútil, ni decir TODA la verdad, sin tener un filtro. Es muy posible que la inmensa mayoría de las veces digas toda la verdad, lo que sientes en ese momento, pero algunas veces NO.
    Y eso no nos convierte en jetas, ni en mentirosos, sino en simplemente humanos que deseamos que la felicidad se impregne con unas bonitas palabras.
    Tú Dolega escribes muy bien.
    Lo que yo te diga te debe importar un pimiento, y sé que te importa muy poco. Pero en cambio el que te siga leyendo si que te importa, pues significa atención, ganas de encontrar tus palabras, reconocer tus méritos.
    No sirve regalar palabras que es muy sencillo, sino hacer acciones que indican la verdad.

    1. admin

      Tú sí que sabes, Ajovin. “Obras son amores y no buenas razones” que dice el refranero español. Sí que me importa lo que me digan, pero valoro mucho más lo que hacen 😀
      Y gracias or tus opiniones sobre mis pobres letras.
      Besazo

  12. Piruja

    Hola dolega, si que las hay pesadas y bien pesadas y lo malo que no se dan cuenta, yo tengo una que cada vez que tiene un problema con el paro, en vez de averiguarlo en la oficina del paro, lo primero que hace es llamarme a mi siempre como si yo le fuese arreglar el problema y la verdad que ya se hace muuuuu pesada, y el caso que los que quieren tanta sinceridad cuando se les dice cogen y se enfadan:), hiciste muy bien.

    Besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.