La familia perfecta

Creo que todo lo que voy a decir hoy aquí ya te lo comenté ayer personalmente, pero me apetece escribirlo.

Y sabes porque?

Porque estoy en mi casa y hago lo que me da la gana en ella.

Yo por desgracia, no tengo la suerte de tener la familia perfecta. Como tú.

No, nosotros simplemente somos normales, bueno eso tampoco porque normales, lo que se dice normales no somos. Simplemente formamos un conjunto de personas que llevan treinta y tres años trabajando duro para construir lo que nosotros llamamos familia. No tenemos dinero, ni casa en la playa y para más desgracia no sabemos esquiar.

A base de mucho trabajo, muchas carreras universitarias y poco reconocimiento económico el consorte y yo, hemos conseguido criar y educar a dos hijos que hoy día son adultos, tienen sus profesiones, trabajan y pagan sus impuestos. No se drogan que sepamos, salvo que se considere droga cuando la niña se mete la tortilla de patatas para desayunar y el niño con 24 años todavía coma Panteras Rosas de manera compulsiva .

Con enorme esfuerzo, hemos logrado que sean responsables de sus actos, que entiendan que el respeto a los demás es el primer paso para ser respetados y que es mucho más importante ser querido, que ser admirado porque el amor se basa en la generosidad y la admiración el 50% de las veces se basa en la envidia y la envidia es la condena del infeliz.

Y todo esto lo hemos logrado sin ser los mejores amigos de nuestros hijos, ni salir de copas con ellos, siendo en muchas ocasiones los malos de la película y ¡mucho menos diciéndoles lo que nosotros hacíamos a su edad! Porque es conveniente que ellos piensen que han descubierto el Mediterráneo.

Con paciencia y dedicación hemos logrado que nuestra casa sea un lugar donde se comparte todo y a la vez cada uno tengamos nuestro espacio propio y que ese espacio sea respetado por el resto de nosotros.

Con renuncias, muchas renuncias y mucha generosidad hemos logrado que cada uno se sienta cómodo con sus gustos, sus creencias y no sea juzgado a priori. Desde la religiosidad practicante del consorte, hasta el ateísmo recalcitrante del niño, a pesar de haber estudiado en un colegio de curas desde los tres años, ó cómo dice él por eso mismo, pasando por los más ó menos de las féminas y entremedias por la diversidad de looks (que dirías tú), gustos musicales, cinematográficos, literarios, televisivos etc. Etc.

En definitiva como no somos perfectos, hemos tenido que quitar de allí y poner de acá para que cada uno de nosotros fuéramos tomando la forma

adecuada para encajar perfectamente en el puzzle que deja ver la imagen de nuestra familia.

Dicho esto.

No tengo porqué pedir perdón por tener la familia que tengo, ni tengo que cruzarme de acera si me encuentro con alguien que es poseedor de la “familia perfecta”. Me alegro mucho por ti y espero que disfrutes de tu familia tanto como yo de la mía, y si no es así, siento ser tan borde pero me importa un pimiento.

No tengo que disculparme por tener las creencias que tengo. Si quiero llevar una cruz al cuello tengo el mismo derecho que el que se cuelga una calavera, un pene ó una pata de conejo siempre y cuando ninguno de los dos los hayamos robado, no hay nada más que decir.

No tengo que esconder mi manera de entender la vida. No hago proselitismo de ningún tipo. Pero si me pides mi opinión te la daré y exijo que sea respetada exactamente igual que la tuya. Si no estás dispuesta a respetar, la solución es simple. No preguntes.

No soy un ciudadano de segunda clase. Soy un ciudadano que cumple la ley, paga sus impuestos y respeta al prójimo así que me considero un ciudadano de cinco estrellas gran lujo.

Permíteme que dude de tanta perfección. La cirugía estética quita las arrugas sin duda, la pena es que no quita la tristeza de la mirada. Eso ni yo con el Photoshop.

Por último te recomiendo que leas “Más platón y menos Prozac” de Lou Marinoff es entretenido y a lo mejor, solo a lo mejor, le sacas chicha.

Un saludo

 

 

 

Etiquetado en: ,

20 pensamientos en “La familia perfecta

  1. Marga

    Mujer de mi alma, déjame que me copie esta frase tuya “Permíteme que dude de tanta perfección. La cirugía estética quita las arrugas sin duda, la pena es que no quita la tristeza de la mirada. “,,
    Es que parece que conociéramos a la misma gente, pero supongo que gente estúpida, y gente mala hay en todos lados.

    Me ha encantado. Solo para los que no somos de tu lado del charco ¿qué son panteras rosa? (mi niño y yo comemos tortillas de desayuno algunas veces… ¿eso es malo?)…

    ¿Ya nos conocemos lo sufi como para mandarte un besote? A lo mejor no, pero igual te lo mando; MUUUUUUUUUUUUUUAAAAAAAAACKS

    1. admin

      Es cierto, gente mala ó infeliz hay en todas partes.
      Te doy el curso de tortilla y Panteras Rosas:
      La tortilla de patata en este país es como la paella, plato nacional.
      Pero claro no para desayunar. ¡Es como desayunar arroz con pollo! Pero la niña no tiene inconveniente en desayunar eso ó pizza recalentada del día anterior. Yo reconozco que no lo entiendo, pero claro aquí ya somos todos mayores y cada cual se cuida su estómago :)
      Lo de la Pantera Rosa es increíble. No creas que es solo el friki del niño, yo me he encontrado con personas muy cercanas a la cuarentena que siguen comiendo panteras rosas. Son los típicos bollitos industriales que se venden en las tiendas y que comen los niños de pequeños, te dejo un link de otro friki que ha escrito un post de las panteras rosas
      Yo creo que les deben hechar algo adictivo porque pasan los años y les siguen gustando. jajajaj

  2. Susana

    No sabes cómo te comprendo. Al menos tú has conseguido que te respeten en el blog, cosa que yo no puedo decir ni de algunos comentaristas que conoces. Me encanta tu texto y aspiro a conseguir una familia como la tuya con mucho esfuerzo y amor. Un beso.

    1. admin

      Gracias por tu comentario Guapa, a tí también te respetan.
      Y no creas tenemos muchas luces y sombras y todos somos mejorables.
      Besos

  3. AleMamá

    Si no fuera tuyo, este post podría ser mío. También hemos hecho todo lo posible para sacar la familia adelante con los medios que tiene una familia de clase media típica chilena. También tenemos una gama de posturas -religiosas sobretodo- muy diversas, desde el auto proclamado agnosticismo de mi hijo mayor (que no le creo, por lo demás), hasta que el tercero sea sacerdote católico.
    Somos padres de 5 hijos entre 40 y 22 años de edad, y este mes cumplimos 41 años casados con mi viejo.
    Verdaderamente, me interpretas, mujer.
    Un beso

    1. admin

      Muchísimas gracias preciosa. Es un honor para mí escuchar esas palabras.
      Y si, somos mayoría la gente normal y corriente que nos respetamos los unos a los otros sean cual sean su opiniones ó creencias, que queremos vivir en paz y que nos gusta la diversidad dentro del respeto.
      Y no debemos amilanarnos ante los que quieren imponer una manera de ver la vida en una sola dirección. Por mucho ruido que hagan hay que decir claramente que no. Que desde el respeto podemos convivir todos, pero el respeto tiene que ser en ambas direcciones.
      Un beso grande

  4. Dessjuest

    Querida, me he quedado pillado al ver esta entrada, supongo que alguien debe de haber comentado algo que no te ha gustado demasiado.

    Yo no sé qué decirte, posiblmente no tenemos mucho en común, no soy creyente ni nada de eso, pero una cosa sí te digo, es que me da igual, lo único que me importa es que me caes de cojones, que me pareces muy graciosa, ingeniosa e inteligente, que es muy difícil que teniendo una madre así salgan hijos malos, y que hasta tu marido, sin conocerle me cae bien.

    Pero eso ya lo sabes, por lo que no voy a decir nada.

    La gente es así, cuando es todo más sencillo, vive la vida como quieras y juzga lo menos posible a los demás.

    Besos maestra mía.

    1. admin

      ¡No para nada! Ha sido en la calle, la típica conocida que va por la vida de “Doña perfecta” y que te suelta una sarta de estupideces y como soy de lengua fácil pués la paré en seco, pero sé que lee el blog así que terminá de clarificar las cosas por este medio.
      Besazo, precioso.

  5. Inmagina

    Hija mía, toda una declaración de principios.
    No seréis una familia perfecta, pero así escrito sois dignos de admiración, y sí, por lo tanto de envidia.
    Y que bien expresado jodía

    1. admin

      Pués no, somo bastante imperfectos te lo aseguro:)
      Pero creo que a cierta gente hay que dejarle las cosas claras para que no quede ni un átomo de duda.
      Un beso

      1. admin

        No sé que ha ocurrido pero no he podido entrar al blog desde ayer por la noche…
        En fin.
        No amigo, las familias perfectas no son odiosas, sencillamente no existen.
        Besazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.