Ingeniería semántica

NO CHAOS

Cuando me paseo por los blogs de padres primerizos, padres de bebés y en definitiva, mamás y papás que tienen cachorros todavía por formar, me encanta verlos ilusionados con las cosas que van descubriendo en torno a esa maravillosa experiencia y esbozo sonrisas comprensivas cuando veo sus agobios, porque me recuerdan a mí en aquellas épocas.

Ellos ahora tienen problemas específicos que van solventando en el día a día, pero la vida no se detiene. Ese bebé encantador que hace nuestras delicias con sus sonrisas y sus besos y hace nuestras desgracias con toneladas de mocos, cero ganas de dormir y odios acérrimos a las frutas, crecerá y crecerá y en adolescente se convertirá.

A partir de ese momento echarás de menos las noches acunando por el pasillo. Ahora paseas solo por el pasillo imaginándote todo tipo de desgracias y planeando inefables venganzas para cuando lo veas aparecer, pero lo ves aparecer y todo queda en darle gracias a Dios y a todo el coro de ángeles celestiales porque está sano y salvo. Otra vez se te ha vuelto a olvidar lo de la venganza…

Una de las primeras cosas que cambia entre tener un bebé ó niño pequeño y tener un niño, mayor ó un adolescente es el lenguaje.

La ingeniería semántica empieza alrededor de los siete años, uno arriba, uno abajo y en mi caso todavía no ha terminado.

Quisiera que los lectores que tengan hijos cercanos a los 40 años nos dijeran si ya se les pasó ó no. Más que nada para mantener la llama de la esperanza encendida ó dejar de perder el tiempo esperando.

Frases que adquieren un significado específico:

“Ahora voy”

Eso sencillamente significa NUNCA. Ya está, no le des más vueltas. Da igual que sea “haz tu cama, “recoge tu habitación ó tira la basura”. Un “ya voy” es sinónimo de que lo tendrás que hacer tú, te pongas como te pongas. Por más que insistas ellos siempre responderán lo mismo, pero la cosa en cuestión JAMÁS se hará.

Con el paso de los años, cuando dicen eso y ven que tu mirada se convierte en chorros de fuego y lanzamiento de rayos laser, rápidamente dicen aquello de “vale, vale, no te pongas a sí que ya mismo lo hago” Que significa que tardará tiempo en hacerlo, pero que al final aunque sea a regañadientes, la cosa en cuestión se realizará. Eso en el caso de que no haya ocurrido una glaciación entremedias.

“Me ha ido fenomenal”

En el caso de exámenes, no esperes más de un dos y medio. Te habla la voz de la experiencia, las notas altas vienen cuando te dicen aquello de “pues es que no sé, mamá no estoy seguro”

También está  “Me ha salido perfecto”

Ante eso, haces memoria para recordar la última vez que viste a su profesora y le dijiste lo joven y guapa que estaba y lo monísimos que eran sus niños. Esperas que eso sea suficiente para que le ponga las décimas que le faltan para aprobar el maldito examen.

“¿A que no sabes una cosa?”

Tiembla…

La cosa será mala, ó por lo menos no buena. Esta es la típica frase de preparación para pérdidas de ropa, libros, ó el clásico “Tengo que hacer una maqueta del sistema solar en movimiento continuo con los planetas de metal para mañana”

“Si, si mamá te juro que nos lo han dicho hoy” y encima te dan la buena noticia a las siete y media de la tarde, mientras haces la cena. La sartén te tiembla entre las manos…

“No te imaginas lo que ha pasado”

Esta es un clásico de la adolescencia. Puedes esperarte cualquier cosa.

Enfermedades infecto contagiosas del tipo ébola ó alguna enfermedad aún por descubrir propagada por la caída de algún meteorito, en algún amigo que ha terminado por el hospital más lejano a tu lugar de residencia.

Hordas de cabezas rapadas que les perseguían y han tenido que ir a refugiarse a la cumbre del Himalaya.

Policías psicópatas que les pedían el carnet de identidad por el simple hecho de ir andando por la calle y los han retenido sin razón.

En resumen, cualquier cosa que justifique porqué ha llegado más tarde de la hora acordada.

Y como no quiero agobiar a estos padres que hoy día están intentando sacar adelante a su precioso cachorro a base de atención y amor solo les dejo una más:

“Ir con tranquilidad, que yo me quedo al cargo de la casa”

Eso significa que te vas de vacaciones bajo tu exclusiva responsabilidad. Que si no pones bajo llave el alcohol, tu cuarto, los puros, las cuatro botellas de vino que tienes guardadas en el trastero, los adornos caros y todo aquello susceptible de romperse, deteriorarse, vomitarse ó ensuciarse en una inconmensurable borrachera colectiva, luego tendrás que escuchar aquello de

“No te imaginas lo que ha pasado”

 

 

60 pensamientos en “Ingeniería semántica

  1. Desmadreando

    ¡Dolegaaa de mi amor!!!!
    Cuando empecé a leerte le decía a Semenator ¡es increíble porque es una blogger llena de sabiduría y con hijos mayores y eso significa que nos dirá todos los secretos de la maternida!

    Y claro llegan post como éstos que no se si prefiero decirte que NO ME ESPANTES jajajaja 😛

    Recuerdo perfectamente que mis padres se fueron de vacaciones a Europa- viaje largo- y me dejaron sola con 18 años en primer trimestre de la universidad….e hice mi primera fiesta….350 personas….y TODO ESTUVO BIEN hasta que mi tío (que es mi vecino) pasó y vio que en la calle no había donde aparcar y que en la basura había una bolsa transparente con 30 botellas vacías….

    Instantáneamente con diferencia horaria llamaron mis padres…

    ¡OBVIO NO LO COGÍ! no me iban a chafar mi fiestuki…así que pensé “ahora lo cojo” y después decirle a mi mamá “no sabes lo que pasó invité a unos cuantos y llegaron 300!!! 😛

    Tal cual la vida misma jajajaja

    besotes desmadroso

    ps ¿por qué demonios lees blogs de padres primerizos? ¿YO SERÉ IGUAL? jajajajajaj pensé que esto era una locura temporal

    1. admin Autor de la entrada

      jajajaja Ay que tiempos de fiestas clandestinas y que se van de las manos jajajaja
      ¡¡¡Eso digo yo, que porque leo esos blogs!! :mrgreen:
      Besazo hermosa

    1. admin Autor de la entrada

      ¡¡¡Totalmente!! jajaajaj
      Mi frase clásica era, cuando llegaba tarde y sabía queme iban a regañar, entraba en la casa como una pantera, dando gritos y quejándome de todo. Así empezaban a preguntarme que qué había pasado y la cosa de la hora se olvidaba un poco…. 😛
      Besazo

  2. Silvia Parque

    Tengo más de treinta años, estoy a muchos kilómetros de mi mamá, medio me hago cargo de mí misma, y sin embargo, hay un temita del que justo tengo que llamar y decir un equivalente de: “No te imaginas lo que ha pasado”…

    1. admin Autor de la entrada

      jajajaaj Pobre mamiiiiii. No temas, ella siempre estará allí para soltar un !no me digas! ó un ¡No es tan terrible! según convenga la situación. Es lo que tiene ser mamá 😀
      Besazo

  3. Arturo

    Dolega:
    Es tal cual como has dicho, aunque en el caso de las adolescentes se pueda apretar un poquitín más las clavijas (no demasiado).
    Imagina que la nuestra acaba de cumplir veinte a principio de mes…
    Un beso.

    1. admin Autor de la entrada

      Bueno amigo, tú vas de salida que con 20 ya van volviendo a su ser. Aunque por lo que he leído por aquí, parece que la cosa va para largo 😛
      Besazo

  4. Miguel

    Antes que nada: Abandonad toda esperanza. No, no te estoy recomendando la Divina Comedia, que también. Como padre de una adolescente de 31 años y de un niño de 27, te adelanto que no. No se acaba nunca.
    Eso sí, para compensar, te pueden dar nietos y dejarlos a tu cargo, con lo que el ciclo comienza de nuevo.
    Pequeñas venganzas: malcriar al nieto. No sirve de nada, porque eres tú quien tiene que sufrirlo después, ya que ella trabaja más horas que un reloj, pero reconforta ser tú el adolescente por un rato.
    Un besazo.

    1. admin Autor de la entrada

      ¡Además de verdad! Estoy deseando tener un nieto, para malcriarlo todo lo que quiera. Y que me digan lo queles dé la gana. ¡¡paso de ellos!! :mrgreen:
      Entonces, me voy olvidando de que se le spase el sarampión 😛
      Besazo hermoso

  5. Ana azul

    Ja, ja, ja es que me he visto a mí. Mi hijo tiene 13 años y ya empieza con estas frases. El “ya voy” lo pronuncia desde hace tiempo, y las demás van entrando en su vocabulario poco a poco. Lo de las notas todavía no me pasado. Gracias a Dios me saca Sobresalientes y notables.
    Besos
    Ana

    1. admin Autor de la entrada

      El mío también era de sobresalientes hasta que “adolesció” y decidió no dar palo al agua. Menos mal que a los pocos años, viendo que la cosa se ponía negra, decidió volver a su ser y no volvió a los sobresalientes, pero no volvió a suspender y los notables eran su nota media. Pero paso unos años de UUUUUFFFFFFFFF “pa’ abernos mataó” 😛
      Besazo

  6. Covadonga

    jajajajajajaja Aquí madre de 4o y… con hijos de 14,17 y 21!!! y te doy completamente la razón!!!

    Todas las frases las tengo que oir todos los días de boca diferente pero todas tienen lo mismo en común jajajajajaa

    La que más me saca de quicio YA VOY porque efectivamente sé que o lo hago yo o se queda sin hacer, sólo hay un YA VOY que se cumple y es al grito mío de “a la mesa” su YA VOY suele llegar a la vez que ellos a la mesa.

    Besinos

    1. admin Autor de la entrada

      LA época que están viviendo es única. Yo la recuerdo de manera muy especial. Cierto es, que la de ahora también la estoy disfrutando muchísimo.
      Besazo

  7. Oles

    Te habla una de cincuenta con niña de treinta… Aunque esta lejos, aún me llama para decirme: “No te imaginas lo que ha pasado”… Así que creo que me quedan muchas mas frases y ratos del estilo … Pero sabes que? Que espero que me queden muuuuchooooos massssss;) besis

    1. admin Autor de la entrada

      ¡¡Por supuesto quesíii!! Además a esas edades se disfrutan los hijos de una manera muy especial. Ya no hay que educar, ni que formar. El trabajo ya está hecho y solo queda disfrutar del resultado y la verdad es que es maravilloso. 😀
      Besazo

  8. Dessjuest

    Bueno, podríamos hablar también de los “cinco minutos y ya estoy” de muchas mujeres 😀 que para todos y todas hay, esto que cuentas no te lo discutiré porque aun me queda para llegar a esas edades, por fortuna aun son pequeñitas, aunque la mayor esté emperrada en que le están creciendo las tetas, con nueve años.

    Ya te contaré cuando tenga 14 😀

    Besos maestra.

    1. admin Autor de la entrada

      ¡Ay Maestro mío!!! Yo me tiré doa largos años diciendo que cuando me iban a crecer las tetas, que todas tenían tetas menos yo y que yo quería, y que yo…
      Luego me he estado el resto de mi vida intentando no tener tetas. Para disgusto del Consorte que adooooora las tetas.
      Dejé de fumar y ahora soy unas tetas a una mujer pegada. El karma, ya sabes…. 😛
      Besazo

  9. MATT

    ayayaya Dolega, lo que me he reído leyéndote. Algunas ya las han empezado mis hijos, otras, me tran recuerdos de mi propia adolescencia y juventud. Yo era mucho de: no te imaginas lo que ha pasado
    JAJAJAJAJAJAJA
    Qué grande eres Dolega!!!!!

    1. admin Autor de la entrada

      ¡¡Y yo también!! Era de estar todo el día diciendo lo de “no lo adivinarás nunca” 😛
      Ten paciencia, las demás llegarán pronto 😀
      Besazo

  10. Joaquín Sarabia

    Qué bonitos y que graciosos son los niños pequeños sobre todo si los vemos de visita, tenerlos en casa es otra cosa y los mayores han perdido la gracia y ganan en capacidad para dar disgustos.
    Una frase interesante del hijo de 40 años que vive en casa sería “mañana me independizo”y que fuera verdad.
    He ganado en salud porque me he reído muy a gusto.
    Un Abrazo :) .

    1. admin Autor de la entrada

      ¡¡JA!! El día que en mi caso ocurra, tods y cada uno de vosotros vais a oir mi grito… por lejos que esteis 😛
      Besazo, amigo

  11. Mery

    Aunque es totalmente cierto lo que dices, tal y cómo se lo presentas, pienso que las mamás se van a echar a temblar y van a preferir permanecer en la ignorancia. Jaajjaa¡¡¡
    Por lo menos, serán felices hasta entonces.

  12. Piruja

    Hola dolega, yo no tengo pero lo estoy viendo en mis sobrinos y tal cual como lo cuentas jeje, de la que me he librao por una parte, pero por otra también se echa de menos algo de estas trastadas:), como siempre me voy riéndome un montón con tus historias, gracias y mucha paciencia jeje.

    Besotes!!

    1. admin Autor de la entrada

      ¡Claro que se echan de menos! Además ahora es cuando te ries de las trastadas y las cosas que antes te ponían de los nervios 😀
      Besazo preciosa

  13. Yeste Lima

    Debe ser un ramillete de frases hechas y contestaciones que van pasando de generación a generación porque mi madre también me decía lo mismo que yo les digo a mis hijas y ellas me responden igualito igualito que hacía yo, pero ¿sabes?, yo les decía… “a la de una, a la de dos y a la de ….” no me dejaban terminar, salían corriendo a hacerlo.

    Todo lo demás, los has clavado también. cosas de hijos.

    Besos apretaos.

    1. admin Autor de la entrada

      a mí lo de “a la una a las dos…” Me funcionó hasta los siete años más ó menos. Creo que tienes razón es parte de nuestra tradición oral, que la vamos pasando de generación en generación. 😛
      Besazo

    1. admin Autor de la entrada

      jajajaja que nooooo tonta, ya verás que no es tan duro como parece. Además tienes la ventaja que cuando todo vuelve a su cauce, te echas unas buenas risas con ellos como adultos, te lo garantizo. 😀
      Besazo

  14. Maricarmen

    Me encanta saber que en esto del idioma adolescente no hay diferencias culturales. El “ya voy” fue mi favorito pero mis hijas me superaron! Solo añadiría una frase que tal vez allá no se use: “ay mamá, por favor” seguido de una suerte de resoplido para significar pasada de moda y fuera de todo. Nunca te paso? gracias por hacerme reír…

    1. admin Autor de la entrada

      El equivalente aquí es “no tienes ni idea” Da igual que hablemos de poner lavadoras, fusión nuclear, ó cuantos rios hay Panama-David (sitio en donde ellos no han estado desde hace más de viente años). Da igual “no tienes ni idea” 😀
      Besazo y gracias por estar ahí

  15. Towanda

    Es muy duro. Yo tengo dos hijas. Una de ella empezó con el pavo a los 7 años… ¡Horrible! y sigue con sus 22 y con el mismo pavo.
    ¡No puedo, a veces, con la vida! Sólo nos resta tener paciencia porque no hay manuales.

    Un beso.

  16. inmagina

    Ahhhhhhh!!!!!!!!!!! Ya sabes mis traumas con esta etapa, etapa que ella en algún momento superará pero yo no sé si lograré hacerlo sin graves daños para mi salud mental.
    Con casi 13 años y empezando, el otro día hablé con una madre desesperada con su hija de 19 y me entraron ganas de llorar, yo no resistiré tanto.
    Podría añadir a la ingeniería semántica el – ¿queeeeeeeeeee, pesada? – después de llamarla 15 veces y las variantes – Mami, no te lo vas a creer – y – déjame que te explique – no fallan, auguran dramas o mentiras.
    Luego está el – mami, una cosita…. – ésto significa que te quiere pedir algo a lo que sabe que te vas a negar.
    Podría seguir y seguir y seguir y seguir…me he rallao.
    Besos

  17. Luisa

    ¡No me ralles!
    ¡Uf mamá qué mayor estás!
    ….
    Lo que está claro es que el lenguaje tiene sus dificultades temporales: primero no saben hablar, luego no saben pensar…y luego ya nos vamos nivelando, hasta que inevitablemente seamos nosotros los que volvamos al balbuceo jajaja

    Besos Dolega

  18. Josh

    La mirada de mi madre se podia sentir aun cuando estaba a dos calles de distancia, nada en este mundo es tan poderoso -y que cause tanto pavor- como la mirada de mi madre cuando no seguia las instrucciones brindadas! XD Este post esta genial, me recordo viejas anecdotas con mi mas que amada Madre 😉

    Un abrazo!

  19. Boticaria

    He reconocido a mi mediano en la frase: “Ahora……..” Él se ahorra el “voy” porque eso gasta energías, y él es un seguidor acérrimo de la ley del mínimo esfuerzo. En los exámenes, gracias a Dios, aún no tenemos problemas, pero todo se andará, si sigue así.
    Y sí, la otra frase favorita es: Mamá, ¿sabes qué? (también abreviatura de ¿A que no sabes qué ha pasado?).
    Yo creo que estas frases vienen de serie con la adolescencia. :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.