Gestos

Recien casados - Just married

Sé que estas preocupado.

No es porque tus modales últimamente no sean tan pausados y caribeños como siempre. No es porque estés inquieto en la cama. No es porque estés dispuesto de discutir con facilidad.

Después de treinta años somos dos territorios que han ido perdiendo poco a poco sus fronteras y han mezclado hasta el infinito sus esencias. Somos una mezcla de gustos, opiniones, defectos y virtudes construida con retazos de los dos.

Cualquier alteración por pequeña que sea es procesada por nuestro ecosistema como señal de alarma, por eso sé que estas preocupado por la forma en que me tomas de la mano cuando vamos andando por la calle.

Me coges de la mano más fuerte que de costumbre, queriendo dar confianza, ánimo y a la vez buscando apoyo, energía. Tus dedos fuertes le dicen a los míos que estas aquí, que no hay que tener miedo, que saldremos de ésta y de todas las que vengan, como siempre.

Mis dedos, más pequeños pero firmes, se arrebujan dentro de los tuyos y le dicen llenos de optimismo que no pasa nada, que todo irá bien, que ya hemos escalado las montañas de la enfermedad, hemos luchado contra el fuego, hemos vencido a la injuria y la mentira, le hemos hecho frente a la pobreza, hemos superado la depresión y le hemos visto la cara a la muerte, así que tenemos escuela suficiente para afrontar lo que venga.

La palma de tu mano se pega fuertemente a la mía y le dice que su dueña está loca, que siempre ha estado loca y mi palma acaricia a la tuya de manera sensual y coqueta y le responde que ya sabes lo que dice tu dueño, la vida con ésta es cualquier cosa menos aburrida.

Y así caminando juntos, cada uno a lo suyo, que parece que vamos en nuestro propio e individual mundo, nuestras manos mantienen la más importante de las conversaciones.

Es producto de los años. Ya no hace falta hablar.

Es un tenue gesto quién lo hace.

 

Etiquetado en: ,

16 pensamientos en “Gestos

  1. Dessjuest

    Ya, uno es poco sensible para estas cosas, no suelo ir de la mano nunca, bueno, con mis hijas, pero no es lo mismo, la mujer siempre me manda por la otra acera porque dice que le da verguenza que nos vean juntos 😀

    Pero sí, has reflejado muy bien la complicidad que se alcanza con los años, sobran palabras.

    Besos.

  2. Inmagina

    Te has superado. Una de las declaraciones de amor más bonitas que he leído nunca, tu…¿como lo llamas? tu consorte debe estar feliz de leer esto. Precioso dolega, no puedo decir más…bueno sí, que me has engañado, sigo esperando el del spa

    1. admin

      ¡Muchas gracias! y tienes razón, lo posteo hoy, en cuanto termine lo que una amiga llama “las labores propias de mi sexo” (básicamente desayunar y pasarme por los blog amigos 😀
      Un beso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.