Experimento de Comoding

atun-con-tomate-017

Empecemos por el principio que así no nos liamos.

¿Qué es el comoding? Se preguntan los lectores, pues el comoding es…es… mejor con un ejemplo:

Tarde de Domingo, todos apacharraos en los sofás viendo una peli. Antes de sentarnos, unos han cogido algo de beber, otros algo de beber y algo de comer…

Pasa media hora, pasa una hora, a la hora y cuarto a uno de los presentes le entran ganas de ir al baño, se hace pis. En cuanto levanta el culo del sofá, antes que su cuerpo esté del todo erguido ya se han escuchado las siguientes frases:

-Ponme un poquito de hielo más en el vaso, please.

-Traéte una bolsa de patatas de esas de la bolsa verde andaaa.

-¿Me pones agua a calentar para un té? Que ya me pongo yo la bolsita y la miel luego.

La persona en cuestión hace todos los recados que han surgido de pronto y se va al baño. Cuando vuelve, TODOS y cada uno de los que estaban cómodamente apoltronados, se levantan al baño.

Una simple observación de los hechos nos lleva a la conclusión de que los sujetos estudiados estaban practicando el comoding. Estaban muertos de hambre, de sed y de ganas de hacer pis peeeero estaban esperando a que otro se levantara para endilgarle los recaditos.

Me quedo pensando… ¿hasta qué punto habrían sido capaces de llegar? ¿Se habrían hecho pis encima?

Esto merece una investigación de campo, así que este verano realizo el siguiente experimento:

Planifico cuidadosamente la comida del domingo. Necesito una comida especial, no sirve cualquier comida. Debe de ser consistente y que no contenga mucho líquido.

Bonito con tomate. Ok me gusta la opción, el bonito es un pescado bastante estoposo para mi gusto, contundente, además esta a buen precio todavía, porque no es cosa de tirar la casa por la ventana, que este estudio no tiene fondos asignados.

Para todos menos el Consorte que es diabético, un arroz para acompañar el Bonito. Plato perfecto para el experimento. Al consorte le pongo una ensalada, no es lo ideal pero no voy a provocarle un coma diabético a causa de mis experimentos sociológicos.

La comida voy a hacerla tarde, o sea que haya hambre, mucha hambre, por ejemplo tres y media de la tarde. A la vez planifico una lavadora de ropa interior, que contenga muchas prendas pequeñas, de esas que cuelgo en el tendedero pequeño que tengo en el porche anexo a la cocina. En verano, esta puerta permanece abierta todo el día así que este lugar me permite una vista privilegiada de los que están comiendo.

Preparo la comida, pongo la mesa y llamo a todo el mundo. Como son las tres y media de la tarde se escucha una especie de estampida. No son búfalos, son los hambrientos abriéndose camino para desembocar en la cocina y sentarse a comer.

Como vienen cegados por el hambre no se dan cuenta de un pequeño detalle: en la mesa no hay agua, ni nada de beber.

En cuanto se sientan y se sirven la comida de las fuentes, yo digo que tengo que ir a tender que ahora mismo vengo, que sino la ropa huele fatal, que si, que si…

Los sujetos a estudiar son básicamente dos, El Consorte y el Niño ambos eternos rivales en todos los campeonatos mundiales de Comoding.

La Niña no califica ya que es capaz de comerse una paella, unos macarrones, una tarta de chocolate y una docena de polvorones todo seguido sin un sorbito de agua. Es así desde que nació, se ponía a comer papilla y quitaba la cara cuando le metías el biberón de agua como diciendo “déjate de tontadas y dame comida que ya beberé cuando termine”.

Yo estoy tendiendo y mientras lo esté haciendo, no soy objetivo de los comensales.

Y empieza el experimento.

Hay hambre, comida bastante seca y mucho pan así que empiezan a comer y de pronto El Consorte se da cuenta de que no hay agua. Mira al Niño que está embelesado viendo la tele, me mira a mí y empieza a practicar el comoding. No se va a levantar a buscar agua a la nevera. Prefiere esperar a que yo termine de tender, me la pedirá cuando me disponga a sentarme a la mesa. Lo que no sabe es que yo, que antes de tender, estoy clasificando los calcetines por colores, tamaños, tejidos y que luego tenderé a velocidad Matrix o sea muuuuuuyyy desssspaaaaciiiooooo.

El Niño va a echar mano de la botella del agua peeero, ¡no está! Mira a su padre que ya respira con cierta dificultad debido a que lleva medio plato de bonito entre pecho y espalda solo hidratado con la lechuga y el tomate de la ensalada, mira a su hermana que está como una reina comiendo sin ninguna dificultad y mira al fondo del porche a la que tiende. Calcula que puede esperar a que yo venga así que practica el cómoding.

Siguen comiendo, yo mirando de soslayo y pensando que son capaces de morir asfixiados con tal de no levantarse a por el agua. Se empiezan a mirar entre ellos y las miradas pasan de suplicantes, ”joder tío, soy tu padre levántate por el maldito agua” a sencillamente desafiantes, “Pues tú mismo, porque a mí no me hace falta; me como un poco de lechuga y que te den por saco, allá te mueras”.

Mientras, Dolega está tendiendo con un primor absoluto. Le quedan por lo menos un cuarto de hora más ya que las bragas las está tendiendo por gamas de color; las más claritas delante y las más oscuras detrás…

La salsa de tomate está realmente buena así que seguimos mojando pan, sin agua y haciendo comoding…

A estas alturas los dos miran desesperados hacia el porche a ver cuánto me falta, incluso estiran el cuello y no estoy segura si es para ver cuántas prendas tengo en el barreño ó para coger aire y poder respirar.

No me puedo creer que vayamos a terminar con la Cruz Roja en casa a causa del comoding.

Al final El Consorte decide salvar su vida y se levanta a buscar la maldita botella de agua, al Niño le brillan los ojos en señal de triunfo y cuando termino y me siento a comer, los sujetos objeto del experimento me miran con odio. La Niña continúa comiendo como si nada.

Conclusión, el comoding llevado al extremo puede conducir a la muerte ó algo peor.

 

58 pensamientos en “Experimento de Comoding

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Sara M.

    JAJAJAJA, qué malvada eres, ¡menudos experimentos se te ocurren! Yo confieso: practico el comoding muy a menudo, especialmente desde que los niños tienen edad de ayudar, y especialmente la niña, por ser la mayor, que no niña, sabe hacer algo más que traer un vaso de agua.
    Bonito. Pero qué mala leche. Yo que no puedo comer sin agua. Jajajaja

  3. Covadonga

    jajajajajajajajaa menos mal que en el último momento el Consorte actuó como adulto responsable, pero es cierto, son capaces de todo con tal de no levantar el trasero del asiento!!! y porque nadie puede hacer pipí por otro que si no ya ni te cuento….
    Me has hecho reirme un rato y hoy te lo agradezco más que nunca.
    Besinos

    1. Dolega Autor de la entrada

      Es que son así, se ponen como los niños a chincharse y a retarse con la mirada “a ver quien los tiene más grandes…” jajajjajaja
      Besazo

  4. inmagina

    Me lo creo todo, todito, todo. No sólo eso, no me sorprende lo mas mínimo, lo sufro en mis carnes diariamente. Mi hija es capaz de llevarlo a extremos indignantes, cualquier día se mea encima y no me hace ir a mí porque no puede.
    Para todo lo demás allí está mamá, mientras ella está espatarrancá en el sofá con la manta por encima ha llegado hasta a preguntarme – mami ¿no tienes que levantarte a nada?
    Cuando me levanto ya lo sé: mami ¿me puedes traer agua? ¿me traes el cable del movil? ¿algo de comer? ¿la mochila?
    Si está en otra habitación es todavía peor, me llama a gritos para que vaya y pedirme que le traiga esto o lo otro, al coriano se le llevan los demonios y se cabrea conmigo por ir, soy idiota, ya lo sé.
    Besitos

    1. Dolega Autor de la entrada

      No querida, eres madre. Todos hacen lo mismo. Al Niño lo tuve que dejar como cuatro veces en pleno invierno que tuviera que salir literalmente en pelotas a buscar toallas para secarse, porque no había forma de que tuviera toallas en su cuarto de baño. Estaba acostumbrado a que se metía y cuando ya estaba duchadito entonces ¡¡¡Mamaaaaaaaaaaa!!! traeme toallas please. Hasta que tuve que utilizar el método cabrita: “tú te metes a ducharte, yo me cojo el coche y me marcho” Así hasta cuatro veces… 😛
      Besazo

      1. inmagina

        Pero tu al final les das un escarmiento. Yo soy más blanda, eso sí, siempre que me pide cualquier cosa con tono meloso, si el tono es de exigencia de repente me transformo en una bestia parda y ahí pierdo los papeles.

  5. Mis tortuguitas

    En serio que has hecho esto??? Me has dejado alucinada, por la astucia de la prueba y por las conclusiones, totalmente ciertas!!!!
    Encantada de seguirte!!!! y de hablar contigo a través de facebook….
    Besos!!!

    1. Dolega Autor de la entrada

      ¡Puedes asegurar que lo he hecho! además por lo que leo, la cosa parece que está bastante extendida por todos los sitios. 😀
      Igualemnte hermosa, mira la casualidad y el error ha hecho que nos conozcamos 😛
      Besazo

  6. la MaLquEridA

    Jajajaja muy buen experimento. He de confesar que en casa casi no se practica el comoding, cada quien se levanta cuando necesita algo (es que nos enojamos si nos hacen encarguitos jaja).

    Disfruto leerte.

    Un abrazo

  7. laboticariadesquiciada

    Deberías publicar el experimento en alguna revista científica, tipo Science o algo así, porque dudo que haya algún otro estudio que tenga tanto grado de acierto como éste. Creo que en todas las familias debe rozar el 100% de exactitud.
    Un abrazo.

  8. Miguel

    Me explico: ya no soy el que era, ni en comoding, ni en otras muchas cosas, afirma mi mujer ¿qué querrá decir? Pero en mis buenos tiempos, aguantaba hasta la cena seguro y mi hijo que es digno hijo de su padre, pero que aun le queda mili por hacer, terminaba sucumbiendo, porque mi hija también tenía su aguante y nunca necesitaba nada en la mesa. 😀 Lo cierto es que mamá gallina, por no dejar a su hijito del alma al borde del colapso, terminaba cediendo y haciendo los recaditos de todo el mundo, excepto de mi hija, que seguía su bola como si nada.
    Un besazo.

    1. Dolega Autor de la entrada

      ¡Pero es que a tí te gusta más una competición que a un totnto una tiza! :mrgreen:
      Y tú con tal de no dar tu brazo a torcer delante de tu chaval… vamos el Samur y lo que haga falta 😛
      Besazo

  9. Campanilla

    Es que no he podido dejar de reirme imaginándote en la coladuría riéndote por dentro de la situación.

    A veces es que eres única Dolega!

    Un besazo reseco!

  10. porfinyomisma

    Jajajjajajjajjaja
    Y que estos estudios no tengan fondos ni patrocinadores…. poca vista…
    Me he reido tela del telón…y mira que en mi casa aún no pasa..porque el chico es un infeliz que va corriendito a por lo que le pidas…y se mata con el hermano por ir a por el agua, o lo que sea…
    Pero empiezo a notar los primeros síntomas en el preadolescente….

    P.D. Por cierto, a mi me pasa como a tu hija..me puedo comer una vaca rellena de migas de pan y no me pide el cuerpo miaja de líquido…

    1. Dolega Autor de la entrada

      En cuanto crezcan un poco más lo verá, se ponen como en los concursos de a ver quién echa el chorro más lejos 😛
      Pues chica, no lo entiendo. yo cuando la veo comer y comer y comer como los gorgojos ahí en seco, la miro y no sé cómo puede hacerlo :mrgreen:
      Besazo

  11. Bypils

    Gran experimento sociológico que debería ser validado por el CSIC.
    De gran valor, por la paciencia in extremis de la investigadora.El tendido tipo matrix ( por gama de color) , creo que fue fundamental.;-)
    Eres una crack!
    Besazo.

  12. Desmadreando

    Lo peor es que es un deporte sexista y siempre son los hombres los ganadores absolutos…yo por más que intento practicarlo porque me gustaría ser una deportista innata de ésta categoría Semenator aplica la de tú hijo “ahí tú misma” y claro uno tiene que pasar el bolo alimenticio con algo más que saliva…
    En fin… ya te he dicho en otra vida me pido ser hombre.

    Un besote desmadroso

    1. Dolega Autor de la entrada

      Pero eso es porque ahora sois solo dos en competición, ya verás cuando Fetín y tu Bestia compitan también 😛
      En casa la ganadora absoluta siempre es La Niña por el aguante que tiene. Yo siempre pierdo porque cuando necesito algo no pienso en los buitres que están esperando, me levanto y ¡ZAS! pillada 😛
      Besazo

    1. Dolega Autor de la entrada

      jajajajajaj ¡que genial! Ha ocurrido Ana, en verano estar en la barbacoa en el jardín e irse a la manguera a beber a morro por no subir a buscar agua jajajajja Y es que las patas fritas dan muuuucha sed. :mrgreen:
      Besazo

  13. Mi Álter Ego

    Jajajaja. Sólo tú eres capaz de utilizar a tu propia familia de conejillo de indias… Qué crueldad!!! Yo confieso que practico mucho el comoding. Sobre todo cuando me aprovecho de que tengo al gato tumbado encima y le pido al churri que me traiga de todo porque no voy a estar molestando al animalito que está tan riiiico y tan moooono. Jajajaja. Besotes.

  14. Matt

    Jajajajajaja qué fuerte!!, retorcido pero acertado. Yo recuerdo el comoding en casa de mis padres cuando éramos adolescentes, jajaja. Por la mía todavía no ha llegado, estos son unos cándidos y les gusta hacer recados. Ya llegará el momento…
    Un beso

    1. Dolega Autor de la entrada

      ¡¡¡jajaja Pues ya verás cuando empiecen los tuyos y hagan campeonatos mundiales!!!
      De adolescentes es cuando las competiciones pueden llegar a extremos impensables 😛
      Besazo

  15. Gabriela

    Me has hecho acordar a algo parecido vivido con mi hermana hace años. Secábamos los platos y las dos hacíamos malabares para no secar una olla enorme que había ahí, pero sin decir ni media palabra. Al final, ella dijo molesta: “ya pues, la secaré yo”, como contestando lo que yo estaba “diciendo” sobre no querer secar la olla.

  16. Dessjuest

    No sé aun quién patrocina esta entrada, porque debe ser de pago fijo 😀 si una marca de agua, si de ensaladas, si de urinarios o de bragas, porque si no es de pago debe serlo, esto gratis es insultante y todo de lo bueno que es.

    A sus pies maestra.

  17. madre estresada

    mi hija está haciendo un máster sobre este mismo tema, se sabe ya mil maneras para camelar y que te levantes a por agua, o bajes comprar fresas en pleno diciembre, utiliza frases como… mamá, verdad que eres tan buena que me vas atraer agua y luego yo te doy un beso y te hago la ola??
    Cuando quieras te la presto y debatís el tema en profundidad!!

    1. Dolega Autor de la entrada

      ¡jajajaajjaajaj nop aquí eso no vale, esa es la gracia de la cosa! Aquí hay que esperar a que alguno se levante y entonces…”ya que estás levantada…” 😛
      Besazo

  18. Lehahiah0909

    Me imagino tu sonrisa maliciosa y por supueto tu tendedero primorosamente ordenado jajajjajajajjjajjaj…que genialidad de experimento, ….aqui en casa cuando es evidente que hay que levantarse a por algo se produce un silencio incómodo hasta que alguien dice…vaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaale ya voy yo….y adivinas quien es ese alguien??
    Un abrazo fuerte Dolega lo cuentas como nadie….

    1. Dolega Autor de la entrada

      ¡jajajaj Es que aquí no sabes lo que cuesta que alguien se levante! Es cierto que el que se levanta, ya sabe que le caen como poco tres ó cuatro recados :mrgreen:
      Besazo

  19. Luisa

    Así es Dolega. Reconozco que tus chicos son de campeonato. En casa también se practica pero siempre hay algún ingenuo presto a servir-se su agua, y allá vamos todos con nuestras carencias :)
    Besos

  20. Emy Tecuento

    Ay Señor, ¡pero qué riiiiiiiisaaaaaaaaa!!!!
    Tienes un don contando estas cosas cotidianas Dolega, jejejejejeje, ¡qué bueno el momento “miradas suplicantes”!! Pobrecitos, ¡el comoding es una enfermedad que puede llegar a ser mortal!!, jajjaja
    Miles de besitos, ¡eres la caña de España!! 😛

  21. Inma

    Siento comentar tan tarde, es que es lo que tiene leer desde el iPhone, que no te apetece comentar con el dedito.
    Oye, qué hay que joderse con los hombres, pero tú ahí tendiendo bragas como una campeona…gran experimento, sí señora.
    Oye y esa receta la he hecho yo ya dos veces (por tu blog) y me encanta.

    1. Dolega Autor de la entrada

      ¡Si es que cuando uno estudia, tiene muy poco tiempo! 😀
      Es que durante el experimento no puede uno intervenir, para no alterar los resultados :mrgreen:
      Esa receta es muy sencilla y está muy bien.
      Besazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.