Espacio compartido¿Lo respeta, por favor?

Seven

Una reflexión después de que uno llegue a estar realmente harto de situaciones verdaderamente desagradables.

Si salgo a comer ó cenar fuera de mi casa, además de gastarme el dinero y ahorrarme cocinar y lavar platos, sé que voy a compartir un espacio con muchas otras personas y estoy dispuesta a ello. A lo que no estoy dispuesta es a que los demás invadan mi trozo de espacio y mi comida se convierta en una Ginkana de cómo esquivar al niño ajeno de turno.

Me parece genial que los padres salgan a comer con sus retoños los fines de semana, de hecho lo encuentro muy sano para la concordia familiar, siempre y cuando tu vecino de mesa no tenga que soportar que uno ó varios de los tuyos le tiren la bebida ó le pisen el bolso, en su particular juego infantil.

También he sido madre y sé de los inconvenientes para que los niños se comporten con propiedad en según qué sitios, pero lo que nunca hice fue desentenderme de ellos y dedicarme al disfrute de la comida con mi pareja, mientras los resultados de nuestro amor, le impedían al resto del restaurante, a base de gritos y carreras, el sano hábito de comunicarse.

Si voy al cine, cada día menos debido a los precios poco populares del mismo, es para ver una película después de hacer promesa de no bajármela de internet por aquello de que se me pueda presentar en casa la guardia civil y confiscarme el vehículo para actualizar el blog.

Sé que voy a compartir un espacio y muchos ruidos con gente que, durante la proyección, mascará, sorberá, desenvolverá decenas de caramelos y últimamente comerá todo tipo de cosas dentro de la sala, lo asumo; pero a lo que no estoy dispuesta, es a aguantar a alguien delante de mí twitteando , guasapeando y comentándole al compañero de asiento los pormenores de la conversación.

Me parece genial que haya gente que invierta el dinero que les da su padre, en ir al cine y ver la película a medias por estar a otras cosas, pero yo quiero aprovechar hasta el último céntimo, de los casi 30€ que me ha costado estar ahí, así que la luz de la pantallita, el sonidito de los mensajitos y los comentarios al de al lado durante la película, no estoy dispuesta a permitirlos.

Si voy al supermercado, arrastrada por mentiras infames del Consorte, sé que voy a compartir un espacio con cientos de personas de lo más variopintas y con actitudes desesperantes en algunos casos, pero oye, cada uno pasa la tarde el sábado dónde quiere ó puede, así que me armo de paciencia para sortear a los abducidos por las variedades de galletas de chocolate, los indecisos para seleccionar los dos mejores ejemplares entre 700Kgs de manzanas, los listos de la charcutería…

Si ya saben, el listo que coge un número lo arruga convenientemente y se dedica a estar pendiente de cuando dicen un número muuuuuy anterior al suyo y pasados tres segundos que ve que no hay nadie salta él, como si hubiera estado pensando en la solución de la inmortalidad del cangrejo y pone el papelito del número totalmente  arrugado en la cestita de los números y se dedica a pedir con todo el morro. Acaba de llegar y sale el primero. Todo eso lo asumo, con hastío pero lo asumo.

Lo que no estoy dispuesta a soportar es llegar a una caja y encontrarme un carrito lleno de cosas y huérfano de chofer, esperar estoicamente a que el cliente al que están atendiendo termine totalmente la compra y cuando le llega el turno al carrito huérfano, apartarlo, ponerme a descargar el mío y cuando llevo medio carro descargado, que aparezca el dueño del abandonado y te suelte a los gritos “¡Oiga señora no se cuele, que solo he ido a buscar unas latas de pimientos!”

Estoy harta de la falta de respeto por el espacio compartido. Soy consciente de que cada día más, la sociedad es más individualista y todos vamos a lo nuestro, pero el espacio compartido merece un respeto.

Estamos todo el día con pensamientos y eslóganes en todas las redes sociales, en las camisetas y ahora, últimamente en las paredes de casas y comercios. Me alegro mucho, pero me gustaría más que calara en las cabezas de la gente con la que tienes que compartir un espacio, aquel tan simple que dice:

“Tu derecho termina, donde empieza el mío”

 

 

 

55 pensamientos en “Espacio compartido¿Lo respeta, por favor?

  1. madreymas

    Oño… Dolega… sí que vienes cañera… fin de semana jodido?

    Pensé que hablarías también del espacio en la arena de la playa… viendo la foto, era lo que más esperaba. Porque, en mi caso, ese tema consigue sacar lo peor de mí.

    Lo de la charcutería no lo he visto nunca, y si lo veo… me como al lisssssssssssstoooooo, pues no soy borde yo ni nada!

    1. admin

      Es que es terrible lo que algunas veces uno tiene que aguantar en algunos sitios.
      El de la charcutería es mucho más común de lo que te imaginas. 😀
      Besazo

  2. Territorio sin dueño

    Ay dolega! Cada vez estamos más gruñonas ¿será la edad? No puedo estar más de acuerdo contigo.
    Mi hija era más buena que el pan, y no molestaba, ella comía, se dormía y a otra cosa, pero aún así durante años seleccioné restaurantes con espacio suficiente, con parques o jardines, lugares apropiados para niños, por ella, por mí y por los demás, y siempre lo hedicho, si no sabes controlar a tus vástagos quédate en casa o llévalos al Zoo, la mayoría de las veces lo que te dan es ganas de enganchar a la madre y zarandearla a ver si reacciona, que par de hostias se merecía alguna.
    Muchos besos

    1. admin

      No sé si es cuestión de edad ó de que hay ciertas actitudes que ya te llegan a cansar.
      Porque no solo en un sitio, sino en varios y uno llega a pensar ¡que los derechos son solo de los demás! y que a mí solo me queda el “ajo y agua” (A joderse y aguantarse) 😀
      Besazo

  3. Medranica

    Entre que nos hacemos mayores y mas gruñonas, y que la gente es cada vez mas maleducada, lo mejor es cenar en casa con platos de papel que los hay muy bonitos con buenas cosas, y lo que mas cuesta que es recoger ya lo tienes hecho. Que coste que yo nunco los he utilizado, es solo una idea. Besos.

    1. admin

      Ya, pero no veo porque tengo que sacrificar mi ocio ó mis actividades cotidianas porque unos cuantos impresentables no sepan comportarse. 😀
      Besazo

  4. rachel

    Yo como estoy en la otra parte, en la parte de mama con muuchos niños a los que en situaciones es dificil mantener a raya… mejor no digo nada y corro un tupido velo de verguenza

    1. admin

      Es que los niños no tienen la culpa de nada. Cuando estás en algún sitio y ves a los padres pendientes de sus hijos, entiendes que son niños y como todos, se portan como niños.
      El problema viene cuando ves niños comportándose como niños y padres pasando totalmente de ellos. Ese es el problema.
      Todos hemos tenido niños y nos ha costado Dios y ayuda mantenerlos a raya. Algunas veces (las más) lo hemos conseguido y otras veces (las menos) no lo hemos logrado y más de una vez me he ido de un sitio antes de terminar de comer.
      Es simplemente tener un poco de respeto por los otros, además pienso que para los niños es bueno saber que compartimos espacios con otras personas y que merecen un respeto igual que nosotros mismos. 😀
      Besazo

  5. Campanilla

    No puedo estar MAS de acuerdo, aun recuerdo el día que una señora muy peinada y con aíres de burguesa, me recriminó en la cola abarrotada que la juventud de hoy en día no tenía educación y se colaba a la mínima de cambio, el color de mi cara bronceó al resto del calor que irradiaba.
    No es cuestión de edad como dice Inma, es cuestión de la poca verguenza que destilan algunas personas, que no dudan en defender a capa y espada sus actos sin avergonzarse lo más mínimo ni reconcoer humildemente que se han equivocado.
    Menos cara y más humildad.
    Besitos Dolega!

    1. admin

      ¡¡¡Huy amiga, anda que no hay señor@s de la tercera edad que van por la vida pensando que ellos pueden hacer lo que les da la gana!!!
      Pienso que es cuestión de respeto, esa cosa sencillita que se inculca en la niñez y dura hasta la muerte. 😀
      Besazo

  6. Yeste Lima

    El comentario de antes era para Inma, que hoy está calentita.

    Pero a tí te digo que tienes más razón que Santa Dolega, que no nos respetan y creen que una es tonta porque te callas la primera vez. Yo por eso… ya no me callo ni una.

    Muchos besotes.

    1. admin

      jajajaaj No, es que pienso que hay pesonas que se aprovechan de la prudencia de otras y no es justo. Algunas veces ves verdaderos abusos por parte gente que te entran ganas de aplicar la solución de Toro :mrgreen:
      Besazo

  7. Luisa

    Te has dejado unos cuantos espacios compartidos sin comentar: playa, metro, parque, piscina, ascensor…pero debido al cabreo monumental que manifiestas, lo dejaremos pasar :)

    La educación, el respeto…¿quién se los ha llevado? ¿los mató la crisis?

    Te comprendo todo :)

    Besos

    1. admin

      Ya lo sé, pero es que como ha surgido lo del restaurante este fin de semana y hace unos dias lo del cine, que no veas como se me puso la niña que no levantaba los 15 años. Como una auténtica pantera, que tuve que amenazarla con llamar a los de seguridad del cine.
      Pues eso, que empiezas a recordar y te das cuenta de que los espacios comunes los respetamos bastante poco. 😀
      Besazo

  8. El saber culinario

    Cuánta razón!!!!me enferma lo del tema del restaurante!esos padres “tan olvidadizos” de sus hijos!!…
    Me ha encantado tu entrada. Hoy he conocido tu blog y espero poder disfrutar de entradas tan interesantes como ésta!

    Saludos
    El saber culinario

    1. admin

      ¡Gracias!
      Sí, son padres que opinan que sus niños tienen todo el derecho del mundo a divertirse en un lugar público, sin pararse a pensar que los demás también hemos ido a divertirnos y no precisamente aguantando a sus hijos…
      Saludos y ¡Bienvenid@!

  9. LauraConChocolate

    Ah, bueno, tú estás pidiendo que la gente sea civilizada y todo eso, ¿no? ¡¡¡Mucho pides tú!!! Yo te entiendo y lo defines perfectamente con “con tu liberad acaba donde empieza la mía”, pero tienes razón que la calle y los espacios públicos son muchas veces una auténtica jungla… ¡muy buena reflexión!

    ¡Un beso!

    1. admin

      Ya, ya sé que pido bastante, pero es que ultimamente he tenido varias experiencias seguidas, que me hacen pensar que estamos desbarrando un poquito. 😀
      Besazo

  10. paterfamilias

    Plas, plas, plas … tienes toda la razón.

    Me ha hecho mucha gracia eso de “Yo también he sido madre”, sin más. ¿Qué pasa, que ahora ya no lo eres? 😉

    Insoportables todas y cada una de las situaciones descritas, pero la peor, con diferencia, la del listillo/a de la chacutería. No lo he visto eso en mi vida, ahora, como lo vea … salto (cosa que nunca hago, porque tengo muuuuuucho aguante … y timidez)

    1. admin

      ¡¡¡jajajajajaj Pater!!!
      Es que yo ya solo aspiro a ser abuela y suegra… :mrgreen:
      Mira, el de la charcutería es muy común. Lo que ocurre es que pasa desapercibido. Tú cuando estés en esos sitios y haya mogollón de gente, fíjate lo que hace la gente con el numerito. En cuanto veas a uno que lo arruga, lo hace un burruño y se va al fondo, estate al loro y verás que ocurre lo que yo te digo.
      Lo descubrí hace años en el supermercado del Corte Inglés 😛
      Besazo

  11. Analogías

    Pues por aquí otra gruñona (y yo ya no paso una, sobre todo porque me he acostumbrado a regañar a los adolescentes y eso me ha creado un vivio profesional extensible al resto de la humanidad, ja ja).

    Para que veas lo de acuerdo que estoy contigo y lo que coincido, aquí te dejo un escrito de hace tiempo, que terminó de sacarme de mis casillas, después de la ley antitabaco para los bares. ¡Prefiero el humo!

    Un abrazo.
    http://analogiasdehoy.blogspot.com.es/2012/02/de-pelotas-y-angelitos.html#links

    1. admin

      jajajaja No solo los adolescente, no creas. Hay gente que ya no cumple los 40 que va por la vida pensando que cuando la bautizaron en vez de la partida de bautismo, le dieron la escritura de propiedad del mundo.
      He leído tu entrada y puedo garantizar que me ha pasado. No con una pelota, con un globo. :mrgreen:
      Besazo

  12. Macondo

    Con los niños suele suceder que aquellos cuyos padres se preocupan de que no molesten no suelen hacerlo, porque están educados. Aquéllos cuyos padres pasan de todo, como si soportarlos fuera una obligación social, son los que realmente dan el coñazo porque tienen la misma educación que sus progenitores.

    Totalmente de acuerdo contigo, aunque no tan tolerante.

  13. Arturo

    Dolega:
    Siempre que recibimos niños en casa, nos cuidamos bien de que se porten como es debido. Si no actuasen como seres civilizados, los reprendemos delante de sus padres. Si estos se enojan y no vienen nunca más, habremos ganado, al evitar relacionarnos con unos brutos, que -tarde o temprano- nos causarán un disgusto. Amigos y familiares son lo mismo para el caso.
    Curiosamente, los niños responden bien al sosegate, mejor que los padres.
    Cuando alguien se quiere colar en una fila saltamos como fieras para ponerlo en su lugar. Y detesto a los imbéciles que abandonan la cola y le dan el numerito a un recién llegado ¡hay que ser boludo/a para actuar así! Si me voy antes de tiempo, me llevo mi número y todos se benefician por igual.
    Te doy toda la razón, mi amiga.
    Besos.

    1. admin

      ¡¡¡jajaajaj Querido Arturo, el Consorte dice lo mismo que tú!!! “Será mamón el imbecil que le deja a uno que acaba de llegar su número” jajajajajajajaj
      Yo siempre le contesto que es suyo y hace con él lo que quiere :mrgreen:
      Besazo

  14. Silvia Parque

    Pues no es diferente del otro lado del Océano, aunque yo percibo que sigue siendo mayoría la gente bastante tratable.

    Te he dejado un premio en mi blog; solamente para hacer constar lo que me gusta leerte :)

  15. asquerosamentesano

    Cada vez somos más en el planeta, y el planeta desgraciadamente no se expande. Así que tenemos un problema de espacio. Dentro de nada se gestionarán los espacios públicos alfabéticamente: playa sabatina para aquellos cuyo apellido comienza por letra par en orden alfabético (b, d, f, h, etcétera) ; playa dominical para las letras pares. Hasta que eso suceda, la buena educación es la única garantía de convivencia. Y si eso falta sólo queda el recurso de llamar a las fuerzas del orden o apelar a la ley del más fuerte. Bueno, también queda la paciencia….

  16. Pilar

    Tienes toda la razón. parece que esta sociedad está cada vez más irritada y alterada. Si dices algo a alguien con buena educación para que se ponga en la fila, te contesta de malos modos y encima se manifiesta ofendido porque tú no eres nadie para decirle nada.

    Un abrazo

  17. PILAR

    Educación y respeto, algo que falta en grandes dosis en nuestra sociedad. Suscribo al 100% tus palabras. Como madre, ya ni te cuento.

    Todo son derechos, pero sin obligaciones. Y se mira a otro lado ante injusticias. Con los años se va a prendiendo, y ya una no se cala. Claro, que luego viene la fama de gruñona, pero me da igual.

    Educación y respeto ante todo, como yo lo procuro tener en público y en privado.

    1. admin

      Eso. Luego viene la fama de gruñona, pero el tema es que llevas mucho tiempo obviando una serie de comportamientos, porque no vas a estar dando la chapa todo el santo día, así que cuando te hartas ¡pués explotas! 😀
      Besazo

  18. bypils

    Querida Dolega,
    Suscribo todas tus palabras. ¿Dónde se firma? ; – )
    Y , además, añado otra especie a esto del “espacio Compartido” y son esas personas que te hablan muy, muy cerca. Tu das un pasito hacia atrás y ellos,reafirman su espacio ( que es el mío) con un pasito hacia adelante. La máxima expresión de esta modalidad, es cuando, además, te sujetan el brazo para hacer imposible la huída…
    Besazos!

    1. admin

      ¡¡¡Uffff amiga, ese merece otro post!!! Esa gente que se lanza sobre tí y venga a darte en el brazo y ahí pegadita a tu cara y tú queriendo salir corriendo… y te agarran y te aprietan el brazo por si no te has enterado bien de su opinión… :mrgreen:
      Besazo

  19. padres Frikerizos

    Joder dí que sí que yo reafirmo todo lo que dices, empezando por lo del restaurante, no se como saldrá la niña pero odiaba ir a un restaurante y ver que los niños van como salvajes encima de tus cosas y los padres a lo suyo de cháchara, y terminando por lo del súper que ojo la cara que tienen algunos. Sobre todo yo me he topado con alguna señora que tela marinera. A ver si la gente se da cuenta que lo que no quieres que te hagan no lo hagas tú.
    Besos!!

    1. admin

      Así es, querido.
      Pues la niña saldrá como vosotros querais que salga. El amor no tiene porqué estar reñido con las buenas costumbres. Al contrario.
      Muchos padres pasan de sus hijos, pero no ahora, siempre los ha habido y siempre los habrá. No es cuestión de épocas, sino de educación y siempre ha habido gente maleducada. 😀
      Besazo

  20. Piruja

    Hola dolega, estoy totalmente de acuerdo en lo que dices, que si vamos a algún sitio se nos respete lo mismo que hacemos nosotros, pero el problema no es de los niños, el problema es de los padres que si no han recibido esa educación tampoco la pueden dar, y también es muy bonito llegar a un sitio y desentenderte de los niños y viva la pepa, así la pareja tan pancha, pero que pachorra deben tener para hacer eso leches, yo me pongo negra cuando me he descuidado y coincido en el supermercado con la salida del cole de los dichosos niños, al final vamos a tener que ponernos cascos para ir a comprar, ya que cuando menos te lo esperas trompazo de niño contra ti y la madre tan tranquila hablando con la amiga, y lo del cine mas de una vez les he llamado la atención, y si no les gusta que se larguen ellos ya que se ve que no les interesa la peli, en fin que la educación se empieza por bajo como las casas y no por arriba, aguantaremos mientras se pueda:)

    Besos.

    1. admin

      Pues lo que decimos, que la educación es lo que falla, pero no de ahora.
      Siempre ha habido maleducados y los seguirá habiendo.
      Mira, algo que pensé que nunca vería en un pais como España, hoteles para mayores de 18 años. Ya hay unos cuantos y con bastante éxito. 😀
      Besazo

      1. Inma

        A mí me encanta que haya sitios donde no admitan niños. No porque yo vaya a ir, porque tengo dos hijos. Pero en serio, donde hay gente que no aguanta a los niños no quiero estar yo con mie familia. Está bien que se creen sus propios espacios. Ahora bien, como madre también digo. Hay espacios de niños que se ven invadidos por adultos. Me hierve la sangre y no hay quien proteste por miedo al linchamiento: las piscinas de bebé en hoteles (que mis hijos nunca han usado) que los mayores usan para meter los pies mientras se toman una copa, los parques de columpios donde hay adultos padres y no padres fumando, y largo etcétera. El respeto va en todas direcciones.

        1. admin

          No creo que sea una cuestión de tener que “aguantar” a los niños. Yo tengo dos hijos, los he llevado conmigo toda la vida y no tengo ningún problema en estar con niños, al contrario, me encantan y voy a multitud de sitios donde los niños están igual que el resto de los usuarios, sin ningún problema.
          Eso es una cosa y otra es tener que “aguantar” a niño ó adultos ó a quien sea maleducado y desconsiderado en espacios compartidos.
          en el caso de los niños, la responsabilidad, logicamente recae en los padres, pero en los adultos, recae en ellos mismos.
          Lo que dices de los parques y las piscinas estoy totalmente de acuerdo contigo. Y yo no tengo ningún problerma en decirle a un adulto que se baje de un columpio de un niño. Es su espacio y merece todo el respeto del mundo. Así como prohibir terminantemente el acceso de animales a los parque infantiles ó quejarse porque un adulto esté en una piscina de bebés. Pero es que creo que son cosas diferentes. Una cosa es la invasión de los espacios infantiles por los adultos, cosa reprobable y que no veo porque no hay que quejarse. Yo lo he hecho cuando utilizaba esos espacios, y otra cosa es el respeto por parte de todos en los espacios compartidos.
          Los adultos cometemos los mismos fallos. Cuantas veces no has estado comiendo en un restaurante y está el adulto de turno gritando una conversación por el móvil, cinco, diez, quince minutos…y venga a chillar.
          Creo que es una cuestión de educación, simplemente. 😀
          Besazo

  21. Inma

    Respira hondo. Yo lo que no aguanto es a la gente que no acepta las disculpas cuando reconoces que has hecho algo mal y eso solo les anima a masacrarte. Dan ganas de volverse hijo de puta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.