El Antisistema

La otra noche cuando estábamos festejando el primer día de verano, mientras cenábamos, el niño me reprochaba la entrada de su adolescencia.

-Te has pasado cuatro pueblos, madre. Yo no era así ni de coña, era un poco rebelde pero de eso a ser un energúmeno, nada.

Las carcajadas de El Consorte, la Niña y mías se oyeron en todo el restaurante.

Le empezamos a recordar millones de pequeñas cosas, que ahora que nos lo tomamos a chunga, podemos decirlas sin tener ganas de partirle la boca.

Por su parte él me acusaba de desquiciarlo mucho y alterarle su “hábitat mental adolescente”.

El Consorte, la Niña y yo con caras de acelga.

Ponía como claro ejemplo la siguiente anécdota:

Principios de Septiembre, sábado de compras a pocos días para que empiecen las clases. El consorte está “ocupadísimo” y le es imposible acompañarnos. La niña ha quedado.

-Necesito unas zapatillas

-Vale, vamos a comprarlas y también la ropa para el colegio que lo tienes todo pequeño, un plumas y sudaderas y eso

-No. Solo necesito unas zapatillas. Además este curso no quiero un plumas, quiero un chubasquero.

-¿Un chubasquero? Te recuerdo que sigues estudiando en plena sierra de Madrid, no en canarias. Ya me contarás que haces con un chubasquero en invierno.

-He dicho que quiero unas zapatillas y un chubasquero.

-Vale, ya veremos lo que compramos.

Me arreglo y me visto, me pongo la armadura de paciencia, pillo mis CD´s favoritos para ir escuchando música. Y me animo.

-Venga preciosa mía, que esto te lo ventilas en un pis pas.

Me monto en el coche y por supuesto él no está. Espero, pito, espero, grito y por fin lo veo salir y pienso:

skaterboy

Parecidísimo a esto por la calle con él, sin anestesia ni nada, a pelo. Para que veais lo valiente que soy.

-Anda que manda huevos tener que salir con El Monje Loco de compras.

Empiezo a mirar de reojo, no vaya a haber metido la guadaña en el coche.

Se pone los cascos, se cruza de brazos y así sin quitarse la capucha y de luto riguroso se queda mirando al frente como si lo estuvieran llevando al cadalso.

Trayecto sin decir palabra. Oigo la música de sus cascos desde mi asiento.

Me desahogo pensando.

-So capullo, como estés esperando a que te compre el audífono cuando te quedes sordo vas listo.

Recuerdo que tengo que pasar a comprar un protector de madera para la ventana de la cocina y me queda de paso a donde vamos a comprar.

Me desvío hacia la tienda de bricolaje.

-¿¡Donde vamos!?

-Aquí a comprar el Lasur para la ventana de la cocina.

-¡joder, ya estamos con tus recados! Pues yo no me bajo.

-Sí, mejor. Yo vuelvo enseguida.

Me bajo, compro y cuando llego a la caja me lo veo allí, a la entrada con la capucha puesta y cruzado de brazos retándose con la mirada con el guarda de seguridad.

-No, si todavía la tenemos antes de comprar nada… Me acerco.

-Vamos.

-¿Has visto al tronco ese? ¡Pues no va y me dice que donde voy!

-No me extraña. Porque si te veo por la calle, dudo entre darte una limosna ó cruzarme de acera. Venga, deja de decir estupideces y sube al coche.

-¡¡¡Claro, para ti todo lo que digo son estupideces, el tío me para y no me quiere dejar entrar y claro tú le das la razón!!!

Juan Luis Guerra, te necesito…. No me digan que los médicos se fueron, no me digan que no tienen anestesia, no me digan que el alcohol se lo bebieron y que el hilo de coser fue bordado en un mantel…

Vamos al Centro Comercial de outlet de grandes marcas, porque la criaturita las zapatillas que usa cuestan un riñón y allí por lo menos tienen un gran descuento. A pesar de ello es el típico sitio pijo, pijo.

Llegamos a la tienda de las zapatillas. Se pone a ver las zapatillas “chachi-guay- re–chulis-pataflás” y yo me voy a ver las que están de “super–oferta-últimos-números–restos”.

Veo unas que están bien de apariencia (son de piel y no de tela que es lo que quiere pero que le duran tres días y medio) y de precio. Me voy donde la dependienta que está buscándole números y le digo.

-Te querré por siempre si lo convences de que estas son las zapatillas de su vida.

Me mira y al ver mi cara de desesperación, me sonríe, las coge:

-Que suerte tienes tío, mira lo que acabo de encontrar. Me quedan solo estas, las últimas mira son estas de la foto, se agarran al monopatín de manera impresionante, las mejores con diferencia.

-A ver ¡anda que bonitas! Y si tienen buen agarre…

¡Dios santo, lo que hay que oír! Si se las enseño yo, son una mierda y encima ¡Será fantasma, pero si no monta en monopatín el jodío! ¡Si solo las usa para fardar!

Bueno ¡Prueba superada!

Allá que salimos de la tienda y enfrente hay una tienda de marca especializada en ropa de montaña. Y se me ocurre decirle:

-¿Entramos allí a ver si hay algún chubasquero gordito?

Y la criatura se convierte en Darth Vader pero con capucha

-¿¿¿¿Ahí, Ahí, quieres entrar ahí???. ¡¡¡¡¡ Tú estás loca, loca si crees que le voy a dar ni un céntimo de MI dinero a esa asquerosa multinacional. Yo no le doy MI dinero a las multinacionales, te enteras!!!!!!!

La que escribe empieza a sospechar que el paquete de fortuna que lleva en el bolso no es tabaco normal. Es algún alucinógeno que le hace oír soplapolleces cuando lo inhala y claro por eso está siendo el centro de atención de todas las pijas que se pasean por allí. Aparte de ir acompañada por el monje loco en estado de shock y con una bolsa de conocida marca de zapatillas.

Y claro, empieza a dudar si ponerse en modo venganza total ó directamente pasar a modo asesinato.

-¿¿¿¿¿¿PERDOOOOOONNNNN??????? ¿¿¿Que tú no le vas a dar TU dinero a esa asquerosa multinacional???

-¡¡¡¡Claro que no se lo vas a dar, so pedazo de capullo, porque ya me encargo yo de darle el mío, no te jode!!!!!

En ese momento, la que llamaba la atención era yo. Así que el que empezaba a estar incómodo con la situación era él (Mil gracias Laura por el truco)

-Pero tienes razón, mira. Tanta pijada y tanta gaita. ¡A la mierda las Multinacionales! ¡Trae acá que devolvamos las asquerosas zapatillas que acabamos de comprar ¡coño! Que nos vamos a ir al mercadillo; que todavía llegamos!

¡¡¡¡¡El gitano de la ropa nos da dos pares de deportivas por 10€, dos chandals completos por 15€ y tienes toda la razón, no necesitas ningún plumas, ¡para qué! si en casa tenemos los chubasqueros que te dan en Disneyworld para que no te mojes en las atracciones, mira que bien así no se te mojarán ni los libros, imbécil. Vamos!!!!!

El monje loco estaba muerto de vergüenza y solo atinaba a decir:

-Por favor no te pongas así, vale vale. Me prometió comprarse un plumas. Pero no soltaba la bolsa de las zapatillas el jodío.

Llegamos al coche con la adrenalina a tope y ya volvió sin capucha puesta y un pelín más amble.

-Joder tía como te pones, en serio lo tuyo no es normal. Menudo numerito has montado.

-Claro, te crees que aquí el único que sabe poner al mundo en modo “tierra trágame” eres tú. ¡JA!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetado en: ,

40 pensamientos en “El Antisistema

  1. Dolores Ceballos

    Jajajajja, cómo me acabas de recordar a mi amiga Berta y sus pupilos!!! jajajajaja. Cada vez que vamos de compras con ellos es tal cual (la imagen del rapaz podría ser tranquilamente uno de sus hijos de espaldas). Ahora yo la tengo avisada de que cuando vaya de compras con ellos, por favor, no me lleve, porque me pongo tan colorada y con semejante cara de acelga que si en ese momento me pudiera tragar la tierra no me importaría.
    Si es que tienen tela!!!, pero en el fondo son graciosos.
    Bicos

    1. admin

      Ya te digo, menos mal que se pasa porque sino creo que acabaríamos locas del todo :)
      Lo más gracioso de todo es que nosotros somos antimarcas, no por nada sino porque nos parece una estupidez
      dar dinero extra, no por más calidad, sino por un logo. Pués en esa época se puso imposible con las marcas.
      Menos mal que ya ha vuelto a su ser y ahora es normal…
      Besazo

  2. Yeste Lima

    ¡Es que son la monda!
    Yo no tengo varones, pero las mujercitas también son de armas tomar.

    A partir de los catorce-quince años, ya prefieren ir solas de compra para que las mamás no molestemos ni les insistamos para que cambien de opinión sobre algo, aunque aquí hay “ésto o “esto”, les das el dinero que tú creas que deben gastar en ropas y allá ellos con las marcas, verás como aprenden, como tu Niño, a vestir sin sentir la presión de las marcas.

    Un besote.

    1. admin

      Que va. el mío era todo lo contrario. Yo estoy convencida que por fastidiarme.
      Le decía: toma te doy el dinero y te compras tus cosas.
      NO, NO, NO es mejor que vengas conmigo que sino luego dices que si tal que si cual…
      Estoy segura que era por fastidiar.
      Basazo

  3. Susana

    Uf, que yo todavía estoy en esa etapa. Resulta que no se compra ropa porque todo le parece muy pijo y sin embargo lleva las zapatillas de marca, que no se las quita nunca. Y luego me dice que le compre yo la ropa, pero si lo hago tengo que devolverla porque no le gusta. Dios dame paciencia, porque como me dés fuerza… Un beso.

    1. admin

      Te entiendo perfectamente. Ponte la coraza de paciencia y ahí como Nadal aguantando en el fondo de la pista.
      Que no vea que desfalleces:)
      Besitos

  4. rachel

    Eres mi heroe!!! paciencia es la clave..y un poco de ironia..pero que complicado

    Mi mayoresta en esa etapa hormonas alteradas..y pasa de la seriedad absoluta..a la risa extrema..con pinceladas de yo soy la unica que hago cosas horribles y nadie me apoya..mas o menos

    1. admin

      Paciencia es la la palabra clave, pero reconozco que hay veces que yo sentía desfallecer porque es muy cansino todo.
      Además si se te junta con otras cosas, trabajo ó dinero ó familia ya se te convierte en una muralla enorme que escalar.
      ¡Pero se termina, gracias a Dios!
      Besazo

    1. admin

      Ahora cuando veo a madres con adolescentes por los Centros Comerciales montando el pollo, me acuerdo de mí misma y siento mucha empatía con ellas sin conocerlas.
      Besazo

  5. Marga

    Me he reido tan fuerte que creo que he despertado a la de la oficina del costado… jem… en fin, que lo anoto todo para cuando me toque a mí.
    Oye, ¿cómo le caerá al Niño ver que has creado escuela?
    Orgulloso de su madre es como debe estar..
    Besotes y que tengan tod@s una linda semana.

    1. admin

      Pues hoy que no trabaja, cuando ha leído la entrada ha tenido que reconocerme que era insoportable.
      Me alegro que te lo hayas pasado bien, es de lo que se trata, que penas ya tenemos bastante.
      Besitos

        1. admin

          jajajaja eso mismo le digo yo a él. Me vengaré en tus hijos y serán de manera que te lleven los demonios.
          Tu puedes decir lo que quieras. 😀
          Besazo

    1. admin

      Aquí no se puede poner avatar, lo tengo que poner yo pero si te hace ilusión, lo pongo.
      El que no te recuerde ni el usuario ni el mail es porque seguro que entras por Internet Explorer.
      Esta plantilla da muchos problemas en ese explorador, no se porque pero da problemas.
      En Firefox ó en Crome te recuerda a la primera.
      Besitos

  6. Arturo

    Dolega:
    Así es con los chicos de ahora. se les mete en la cabeza una prenda determinada y no hay quien les pueda hacer cambiar de idea.
    Tengamos en cuenta que somos simples padres con una profesión que nos ocupa la mente casi todo el día, mientras las comañías de mercadeo no hacen otra cosa que juntar equpos de gente para pergeñar campañas de influencia en los jóvenes (¿nada más?) de modo de hacerles adquirir objetos determinados o ingerir basuras imposibles. El fenómeno de los ídolos juveniles: actores, cantantes, deportistas, no escapan a esa maquinaria. No es algo inocente.
    Besos.

  7. Dessjuest

    Es una putada la adolescencia y la juventud 😀

    Menos mal que tu chaval tiene una madre que por mucho que diga le entiende, porque se nota que le entiendes, lo de las zapatillas ha sido descononante sí señora, en reaidad esta entrada ha sido muy divertida en su conjunto.

    Ah, y sí salen avatares, el mío sale, ahora, no sé cómo hice para que saliera, de hecho creo que no hice nada, que sale sólo 😀

    Besos maestra.

  8. Inmagina

    Ejem! pues recuerdo que hay vacaciones y yo tengo a una enajenada ahora todo el día en casa, si notáis que empiezo a disparatar ya sabéis por que es.
    Oye por curiosidad ¿que centro comercial es ese? porque tu no eres de Barcelona que yo sepa y el de la foto parece el que tengo al lado de casa

    1. admin

      Tu ármate de paciencia en las vacaciones y ni caso.
      El Centro Comercial está en Las Rozas de Madrid se llama “Las Rozas Village” tiene Web.
      Creo que es una empresa que los hace todos iguales.
      Besazo

  9. Juan

    Jajaja y sabes lo mejor que cuando el tio se eche novia seguro que a ella no le pone ni la mitad de las trabas que te pone a ti. Si es que son la leche. Un besazo.

    1. admin

      Tú si que eres una heroína. Seis varones uffffff tu tienes el Doctor Honoris Causa en superar adolescencias. :)
      Me alegro que te lo hayas pasado bien.
      Besazo

  10. Macondo (Chema Almudévar)

    Qué bien y qué gracioso escribís sobre la adolescencia de vuestros hijos las madres que escribís bien y gracioso. Y uno, viendo los toros desde la barrera por no haber vivido esa situación, disfruta como un condenado leyéndoos. Y ya que en este blog no se puede hacer uno seguidor oficial, quiero dejar constancia de que me he traído la silla para quedarme.

    1. admin

      Tu pasa y toma asiento que estás en tu casa.
      Lo cierto es que cuando pasa el tiempo te das cuenta de que no era tan terrible como parecía, o si.
      Pero es agradable poder contarlo con una sonrisa porque te das cuenta de que al final, lo que sembraste germinó.
      Besazo

  11. Ana azul

    Contado así es para reirse, pero reconozco que es desesperante. ¡No me queda a mí nada! El mío tiene 12 años y ya empieza con sus tonterías. Pues no me dice que no se pone una camiseta de tirantes porque va haciendo el ridículo…
    ¡Hijo mío si hace un calor de co…, ¡que mas da!
    Pues no, que no se la pone. joer y sólo son 12 años. En fin, es lo que hay ¿no?
    Besitos y paciencia
    Ana

    1. admin

      jajaja ya te digo. Además les entran unas cosas en la cabeza que te quedas que no sabes de donde salen.
      Paciencia, que se pasa.
      Besazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.