Efecto placebo

Thank you for more than 30,000 clicks on that photo!  Dome of the Reichstag building - La cúpula del Reichstag - Reichstagskuppel Berlin

 

-Paz maternal:

Sensación carente de validez científica, que experimenta una madre al ir a dormir, sabiendo que todos los miembros de su familia están en casa, bajo su techo.

No está probado de ninguna manera que estar viendo la televisión, jugando al ordenador ó haciendo cualquier otra actividad en alguna dependencia de la casa materna, impida que las cosas malas de la vida puedan ocurrir en esos momentos, pero sí está comprobado científicamente el efecto placebo en la madre en cuestión.

Cuando todos los miembros de la familia se encuentran cobijados en el hogar familiar, la madre se va a la cama convencida de que un manto de super poderes cubre el edificio y que nada malo puede ocurrirle a los suyos.

Mantiene el absurdo convencimiento de que no existe un refugio más poderoso y seguro, que la madriguera caliente y mullida que   el Consorte y ella han construido.

Siente una enorme tranquilidad de ánimo, a pesar de ser consciente que los peligros de la vida siguen existiendo y que cualquier cosa puede pasar en cualquier momento, pero el antes mencionado efecto placebo hace que se meta debajo del edredón, se acurruque entre los brazos de un profundamente dormido Conosorte, le pose suavemente sus helados pies en los calentitos de él, lo despierte de un brinco y a continuación, caiga en un profundo y reparador sueño hasta la mañana siguiente.

Cuando me acuesto y están todos en casa, me descansa el alma.

 

 

 

 

 

 

 

47 pensamientos en “Efecto placebo

    1. admin Autor de la entrada

      No tiene nada que ver.
      Yo tengo “paz maternal” cuando todos los que viven en esta casa, están bajo su techo a la hora de dormir.
      En el momento que se vayan de casa, no me preocupa cuando lleguen a la suya. Pero si vuelven aquí aunque sea por unos días, de vacaciones ó por lo que sea, la “paz maternal” se vuelve a activar. :mrgreen:

  1. Paterfamilias

    Pues sí, ésa debe ser la auténtica paz maternal. Aunque, es ley de vida que los hijos vayan abandonando ese nido y … ¿nunca más tendrás entonces esa paz maternal?

    1. admin Autor de la entrada

      Lo de abandonar el nido es normal. yo no me refiero a pretender que toda la vida estén en casa ¡líbreme Dios! 😀
      Me refiero a que los que tienen que estar, porque viven en ella, estén.
      Me explico: Cuando el Niño se vaya a su casa, ya no estará supuesto a estar aquí, así que me dormiré tranquilamente todas las noches porque él no deberá estar aquí, sino en su casa. Pero si viene a pasar un fin de semana ó unos días, hasta que no esté dentro de casa esa “paz maternal” no existirá.
      En verano me pasaba con los amigos que se traía mi hijo a casa. Hasta que el último ha había entrado por la puerta, yo no estaba tranqula. 😀
      Besazo

  2. marta

    Estoy falta de efecto placebo!!!!! qué cierta es la paz de cobijarlos a todos. Creo que en verano podré al fin dormir tranquila…unos días, todos apretujados, mmmmm, como se encuentra a faltar.
    Me han encantado tus palabras, has dado en mi corazón como un dardo!
    Feliz semana a medias,
    Bss

    1. admin Autor de la entrada

      jajaja Además apretujados, eso es lo mejor. A tí ya no te queda nada para que vuelva el calorcito y regresen todos a llenar de vida todos los rincones 😀
      Feliz semana a medias
      Besazo

  3. madreymas

    Aaaay, Dolega, que se te ha visto el plumero… que eres una gallinita clueca con los tuyos!!!!

    Te he comprendido tan bien cuando has hablado de…

    … tus pies helados enfriando los del consorte… Jajajajaja!

    1. admin Autor de la entrada

      jajajajaja Es que no sé porque no lo entienden, si es sencillo: Necesitas meter los pies entre sus piernas, poderosas, sexys, atractivas y….calentitas.
      Con calcetines no es lo mismo ¡Dónde va a parar! 😛
      Besazo

    1. admin Autor de la entrada

      Te equivocas. La casa materna tiene los suficientes superpoderes, que hasta dormido borracho en una tumbona en el jardín, no te puede pasar nada. :mrgreen:
      Besazo

    1. admin Autor de la entrada

      jajajajajaj Hablas por boca del Consorte ehhhhhhh. Siempre dice lo mismo: ¿porqué no has metido los pies en el microondas un ratito antes?
      Besazo

  4. inmagina

    Siempre que los polluelos no hayan traído un problema del exterior a ensombrecer la tan ansiada paz y tranquilidad del hogar, con lo que se cuela en casa el torbellino.
    Ayyyyy!!!!! Besitos

    1. admin Autor de la entrada

      ¡No importa el problema! Luego nos matamos a gritos intentando solucionarlo, pero si están todos en casa, sobre todo por la noche a la hora de dormir, es una paz especial 😀
      Besazo hermosa

    1. admin Autor de la entrada

      Sí que lo disfrutas, piensa en esos momentos en que llega la hora de dormir ó ver la tele por la noche, ó simplemente recoger la cocina y estás ahí a lo tuyo y de repente piensas que todos están dentro, protegidos. Luego llorarán, jugarán de madrugada ó te despertarán con besos en el cuello :mrgreen: pero sientes como una tranquilidad que yo siempre he dicho que se debe parecer mucho a lo que sienten los pájaros cuando están en el nido con los polluelos 😀
      Besazo hermosa

  5. Covadonga

    Sí, como te entiendo!!! y que mal se duerme cuando uno de ellos no está en casa, siempre pendiente de lo que pueda ocurrir. Duermes,claro está, pero no descansas de la misma manera que cuando están todos en casa.
    Besinos

  6. Manoly

    Un día en la Feria de Se villa, con tormentas y lloviendo a cantaros, mis hijos adolescentes por aquel entonces y la sensación q tuve al meterme en la cama y saber q mientras oía llover los cuatro estábamos en casa, no la olvidare nunca y eso q ya han pasado años, como siempre dando en el clavo. Bss

    1. admin Autor de la entrada

      Eso es a lo que me refiero. Exactamente eso. De repente nieva ó hace frío y te vas a la cama y como que tu mente, de manera automática pasa revista. Cuentas: 1,2,3,4 y los dos gatos. Todos están dentro y ya te duermes como un angelito. 😀
      Besazo

  7. Padres Frikerizos

    Bueno lo de dormir de un tirón no lo domino y lo veo muy pero que muy lejano pero si que es verdad qeu cuando ya estamos todos en casa y tranquilos llega la paz mental también. A mi madre le sigue pasando con nosotros en nuestras casas así que imagino que va pa largo :)
    Besos

    1. admin Autor de la entrada

      jajaaj Bueno pero eso son efectos secundarios del momento, yas verás que en muy poquitos años se pasa.
      Lo de tu madre es totalmente normal y sí, va para largo. Yo creo que va para siempre 😛
      Besazo

  8. Pilar

    Dolega, la experiencia de madre habla por tu boca. Horas dando vueltas por la casa, con el móvil en la mano, pisándome las ojeras y mirando por el balcón cada segundo, viene no viene. El consorte dormido, zarandeo, que son las tantas y no ha venido, ¿queeee? para eso me despiertas, si ya sabes a qué horas viene los fines de semana, vuelta y dormido. Cuando llega, una luz radiante me invada y mis pies fríos tienen el mismo calentador que el tuyo y a dormir plácidamente.

    1. admin Autor de la entrada

      ¡Exactamente eso! Hoy ya no es adolescente y la verdad es que es mucho más coherente y responsable que la mayoría de los de su edad, pero trabaja de noche, viene en carretera. Me llama cuando sale del curro…cuando oigo el coche en la puerta de la calle, ya estoy relajada. 😀
      Besazo

  9. Joaquín Sarabia

    No hay nada como una madre, yo recuerdo que cuando llegaba a casa con algún problema y me encontraba con mi madre, los problemas desaparecián ella era capaz de solucionarlo todo todo.
    Un Fuerte Abrazo :) .

  10. Analogías

    Y si no tienes un gato cabrón que empieza a tirar todo objeto que esté posado en algún estante. A eso de las 12, la mejor hora para dar por culo.

    Pero sí, mola esa sensación de sentirse segura bajo el techo de la cueva.

    Un beso sin placebo.

  11. medranica

    Somos madres hasta que nos vamos. Aunque tengan 30 años y los ves dormidos , te parecen todos niños pequeños, y que tenecesitan incluso el consorte, el santo, el perro. Besos.

  12. Yeste Lima

    Tal como lo cuentas, amiga, yo creo que cuando esa vez lo hiciste y te quedaste embarazada, en ese preciso momento te conceden el invisible “contrato de madre”, en el que los miedos te acecharán siempre sí o sí y sólo te darán paz cuando está todo controlado mientras viven en casa, por eso cuanto antes se vayan, mejor, la paz será duradera, jajaja.

    Besos apretaos, amiga Dolega.

  13. Dessjuest

    Yo debe de ser porque aun son pequeñas, pero la verdad es que sí que tengo una sensación especial cuando van a la cama, pero de tranquilidad, paz, sosiego, poder ver algo en la tele que no sean dibujos…

    Besos maestra.

  14. Maite N.

    Totalmente de acuerdo contigo, amiga. A mí me quedan todavía unos añitos para que los míos (todavía pequeños) salgan a la jungla, pero esa sensación ya la tengo yo, cuando duermen y los miro dormidos…¡qué gustazo! sobre todo porque han dejado de dar por culo jajajaja.
    Besos Dole.

  15. Piruja

    Hola dolega, yo no soy madre, pero hasta que no se fueron casando mis hermanas me pasaba mas o menos lo mismo que a ti, que hasta que no estaban en casa estaba intranquila por si les había pasado algo, pero luego estando todas dormidas me quedaba bien tranquila, como bien has dicho pensando que ya no puede pasar nada, cosa que si tiene que pasar pasara igual pero esa sensación no la quita nadie verdad?, lo malo que un día matas de un susto al consorte con los pies fríos jejeej
    Muchas gracias por lo que me dices en mi blog, toda ayuda es poca:), gracias.

    Besotes!!

  16. Arturo

    Dolega:
    Es completamente cierto. Me consta ver a mi madre, esperándome a medianoche, con la comida caliente, durante mis seis años de ir a la Universidad.
    Se la veía más cansada que yo, pero siempre se quedó a hacer lo mismo. Durante tres de esos años, también lo esperaba a mi hermano.
    Yo terminaba de comer, medio dormido, me iba a la cama y desde allí la oía lavar los trastos y luego irse a acostar.
    Se justifica al decir que si me hubiera dejado la comida para que la caliente y la coma, no habría cenado nunca. Es muy probable que tenga razón.
    Conviene hacer notar que hice la Facultad durante los años de represión y desaparecidos…
    Te felicito, por ser tan madraza.
    Un beso grandote (con permiso del cónyuge).

  17. María Asturias

    Mmmm, Dolega me has recordado cuando estaban más pequeños ( que ya han crecido ya) en la adolescencia, las vigilias al esperar que regresaran, familia la paz entra cuando “se encuentran cobijados en el hogar familiar”, un fuerte abrazo con todo cariño

  18. Emy Tecuento

    ¡OOOOOH DIOSSSSSSS, CUANTO TE COMPRENDO!!! Dolega…

    Ese oído agudizado cada vez que se ponía en marcha el ascensor, se me aceleraba el corazón: “ya es él”, “ya es él”… mierda, aun no… y así hasta que ¡por fin, era él! de regreso al hogar, entonces sí podía colocarle los pies helados a mi príncipe (creo que esto también es algo que tenemos en común muchas mujeres) y conseguir ese tan deseado efecto del que hablas :)

    Muchos besitos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.