Doña Perfecta

Shoes and bags, you can never have too many!

Hay días tranquilos, días estresantes y días como el que yo he tenido hoy.

Después de los sudokus de la semana, a saber:

El Consorte y yo salimos a comprar los regalos del Niño y la Niña que le regalamos nosotros.

La Niña y yo salimos a comprar los regalos del Consorte y el Niño que la Niña les va a regalar.

El Niño y yo salimos a comprar los regalos de la Niña y el Consorte que el Niño les va a regalar.

La Niña y el Niño salen a comprar los regalos del Consorte y míos que ellos quieren regalarnos.

El Consorte y el Niño salen a por los regalos de la Niña y míos que él quiere regalarnos.

Menos mal que el Consorte y la Niña, como van a trabajar juntos, ya han ido a comprar cosas, no sé qué cosas pero no quiero hacer más cruces de datos

Así que para terminar la semana, salgo hoy a todo correr.

Quedan un montón de cosas, por hacer. Encargar el primer plato de la cena de Nochebuena, el postre. El resto ya está comprado y a buen recaudo. El papel de regalo, que no tengo suficiente, las cintas, las tarjetitas en las que ponemos dedicatorias míticas.

Me quedan todavía dos regalos menores para la Niña, pero que le hacen mucha ilusión así que me lanzo a buscarlos. Mi cabeza es un avispero haciendo un simulacro de incendio. Sospecho que voy haciendo algo que siempre he criticado mucho y que siempre dije que nuuuuunca haría y ya se sabe… Creo que voy hablando sola como las locas.

Me duele la espalda, porque llevo todo el día corriendo; la cabeza, porque tengo mil cosas dando vueltas en ella, tengo unas ganas inmensas de terminar y volver a casa. Pero me animo porque ya estoy en el parking, llegando al coche y dispuesta a lanzarme a la autopista como una posesa y llegar a casa y tirar los zapatos por alto, lanzarme boca arriba en la cama y dedicarme a ordenar las cosas que llevo, tranquilamente. Pero claro, el día estaba siendo lo suficientemente estresante como para tener todas las papeletas de empeorar, así que como guinda del día, que no del pastel, me topo, más bien me persigue para saludarme “Doña perfecta”.

¿Quién es Doña perfecta? Pues es esa criatura que tiene una vida tan perfecta pero tan perfecta, que tiene que gritarlo a los cuatro vientos y que además tarda en hacerlo una media de 45 minutos.

Es estilosa, maravillosa, tiene una familia modelo, un trabajo bien pagado, una mente preclara que realiza análisis profundos de la realidad actual del país ¡qué digo del país! Del mundo, ¡Qué digo del mundo! De la mismísima galaxia.

Mira a la gente con una estudiada displicencia y tiene esa ironía que ella piensa que es “fina” para evidenciar la inmensa distancia que la separa del vulgo ó gente normal y corriente.

La veo e intento correr todo lo que mi titanio me lo permite. Veo mi coche, aprieto el mando para abrir las puertas y deseo que un gancho mecánico salga del automóvil y me coja en volandas y me transporte dentro. Arrancaría y pondría el pobre utilitario a cien kilómetros en 2 segundos. Me daría igual que el cuenta revoluciones explotase. Oigo mi nombre y eso me hace correr más, moriré y nadie sabrá cual es la verdadera razón de mi muerte, pero estoy decidida a morir antes de ser apresada por “Doña perfecta”.

No soy merecedora de semejante privilegio. Eso está reservado a personas de un nivel humano, intelectual y social mucho más alto que el mío así que abro la puerta del coche, lanzo las bolsas dentro de mala manera y nunca nadie logró arrancar y poner un utilitario a cien Kms por hora en tan poco segundos.

Acabo de hablar con mi amiga Maya, de los maya de toda la vida y le he dicho que no llego, que tienen que aplazar lo del fin del mundo porque me quedan un montón de cosas por hacer y me ha dicho que sin problema, que ya ha hablado con sus paisanos y que me dejan otros trescientos años.

Le he dado las gracias porque ¡es que no llegaba!

Y se ha ido volando tan feliz cantando 

 

 

 

 

39 pensamientos en “Doña Perfecta

  1. Medranica

    Nos complicamos nosotros mismo la vida. Esto de hacer de Reyes Magos, o Papa Noel, cada vez me cuesta mas. Y nos gusta ser tan perfectas, que nosotras mismas nos odiamos. Besos

  2. Luisa

    Conque tu amiga Maya de toda la vida…jajajaja, simpática abeja.
    Menos mal que el plazo se amplía porque nos pilla a todos con las mismas prisas y si te digo la verdad, me has recordado a una Doña Perfecta que no es tu Doña Perfecta porque esta es de mi barrio…
    El caso es que no deberías quejarte-que no lo haces, más allá de lo que lo haces-porque ni tengo la cena “a buen recaudo” ni he empezado la danza de los regalos.Y yo tengo que ir con Niñax2 y Niñox2, y eso es agotador, qué te voy a contar.
    Besos y Feliz Navidad, que el Niño Dios te bendiga :)

  3. Genín

    Pues si que llevas una vida entretenida, no te envidio…jajaja
    Ves, siempre es bueno tener amigos en todas partes, fijate que mano te ha echado la abejita Maya…jajaja
    ¡Felices fiestas!
    Besos y salud

  4. Miguel

    Hay algo peor que Doña Perfecta. Se trata de Don Perfecto y encima es mi jefe. Pero no puedo salir corriendo y convertir mi opel astra en un ferrari f-1.
    ¡Feliz fin del mundo!

    1. admin

      Esta es insufrible, te lo aseguro. Es de esas personas que estás deseando despedirte de ellas 😀
      Lo del fin del mundo…. yo no sé tú, pero yo estoy resistiendo como una jabata 😀
      Besazo

  5. Inmagina

    Je je, cuando empieza esta etapa del estres es cuando yo empiezo a preguntarme como es posible que hace un mes estuviera tan ilusionada con la Navidad, por suerte este año me lo salto, regalos para adultos cero, regalos para la niña cero patatero por sus cuatro suspensos, cenas y comidas en casa de mis padres, sólo me queda sortear con éxito las reuniones y será una Navidad sin nervios.
    Besitos ¿así que hoy no termina el mundo? uf! me dejas más tranquila

    1. admin

      ¡Pues entonces te deseo una navidades sin nervios!
      Lo de dejar a la niña sin regalos por los suspensos no me parece bien, que conste.
      Besazo preciosa

      1. Inmagina

        No le parece bien a nadie, pero con 12 años ya tiene edad de asumir las consecuencias de sus actos, porque ha suspendido por no pegar ni golpe, la muy vaga (la plancha para el pelo sí le caerá pero ella no lo sabe, esto queda entre tú y yo)

        1. Miguel

          A mí me parece exagerado que le pegues con la plancha en la cabeza por los suspensos, pero bueno, su madre eres tú. Afortunadamente, la mía me daba con la zapatilla, que escaldaba, pero no descalabrabra.

          1. Silvia Parque

            😀 😀 confío en que la plancha le llegue en su caja, envuelta para regalo 😀 😀
            — yo si aplaudo que te atrevas a ponerle consecuencias a lo que te parezca que deba tenerlas 😉

    1. admin

      ¡¡Muchas gracias!!
      Esta es totalmente insoportable, te lo aseguro. Además lo peor de todo es que después de aguantarle el rollo ¡te trata como si te hubiera hecho el favor de contártelo!
      Y eso es más de lo que yo puedo soportar 😛
      Besazo

  6. Eliana Tardío

    Me hiciste reir, todos caemos en la tentación de Doña Perfecta, jajajaa tanto por hacer! me identifiqué totalmente con ese deseo de que algo autómatico salga del carro y me ponga dentro cuando lo veo a lo lejos y siento que no lo puedo alcanzar tan pronto como quisiera, jajaj besos! estaré visitándote más seguido!

  7. Campanilla

    Vaya stress querida, me has dejado agotada!
    Yo desastre total…ni un regalo, ni un pensamieto de qué poder regalar….me queda mañana en el sur, que como bien es sabido, no podría meter ni una braga volando con ryanair si tengo que incluir los regalos.
    No quiero recaer por lo que permanecer en casa con un buen libro y la manta me está tentando demasiado.
    Estoy por poner una nota que diga, “prometo en el cumpleaños regalo doble” jaja.
    Besitos bombón, disfruta mucho de las fiestas!! muuuaks

  8. Pilar

    Menos mal que no entran abuelos, tíos, primos y demás familia. Estos días son agotadores y todavía no han empezado. Yo también he vivido ese estres. Hace unos años decidimos lo del amigo invisible y cada uno tiene que hacer un solo regalo a la persona que le toque. El nombre está en un papelito escrito que se saca de una bolsa en riguroso secreto. No sé como, pero al final como que todos nos enteramos.

    Un cariñoso abrazo navideño y¡¡ feliz año!!

  9. Matt

    Qué pereza dan las doñas perfectas, todos conocemos a alguna..
    Lo de los regalos … Reconoce que te gusta y lo pasate pipa!!! Estoy segura, jejeje.
    Besitos

  10. Piruja

    Hola dolega, cuantas doñas perfectas tenemos todos a nuestro alrededor, y que rabia da cuando sin darnos cuenta nos pilla, porque si nos damos cuenta hacemos como tu hacernos las longuis jeeje, espero que ya ese estrés no lo tengas aunque en estos días parece que nos ponen un cohete en el trasero y no paramos para nada de un lado a otro, que parece que se acaba el mundo como estaba anunciado, menos mal que hablaste con tu amiga y lo han aplazado jeje.
    Que tengas una Feliz Navidad amiga, que la disfrutéis todos juntos y seáis muy felices.

    Besos.

  11. Yeste Lima

    ¿esa no será la misma amiga que te encontraste aquella vez en la tienda, no?

    Pues de perfecta nada, te lo digo yo, seguro que es de las que van dejando las bragas sucias por ahí tiradas y como no se entera nadie…

    Y las prisas, amiga, los nervios y las vueltas de rosca que da la cabeza, es la tónica de estos días y si no te lo tomas con más calma, te puede dar un jamacuco y a ver después quién se queda con tus regalos… tontorrona.

    Muchos besos apretaos.

  12. Silvia Parque

    Mi par de días de comprar regalos y asegurar la cena fueron un poco cansados pero muy divertidos. Cansancio y diversión deben multiplicarse cuando son más que dos en la familia :) ¡Felicidades por eso!
    Yo de niña veía La abeja Maya, y en mis recuerdos era distinta… ahora que lo pienso, también veía Caty la oruga y José miel: se traían algo con los insectos en la programación infantil.
    ¡Saludos!

  13. Arturo

    Dolega:
    Esa señora no ha de ser tan perfecta, desde el momento en que su complejo de inferioridad -mal disimulado- lo quiere ocultar a través de mostrar a los demás -como un logro- sus experiencias en nimedades.
    Con relación a tus traqueteos por los reglos, aquí me tienes a mí, confortablemente frente a mi notebook, redactando este comentario, mientras que esposa e hija se encargan de atender el loquero de los regalos y los otros menesteres…
    Por todo ello, te deseo que pases junto a tu familia una Feliz Navidad y todos tengan un próspero Año Nuevo. Y que los niños pongan sus zapatitos (o zapatillas) la noche del cinco de enero, si s que desean obsequios de parte de los Reyes Magos, que el panzón no existe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.