De vuelta a casa

Camino del aeropuerto

Me mantengo alejada de la gente, en la sala para embarcar. Hay un grupo de españoles que han venido a intentar solucionar el timo que les ha metido un venezolano listo, que les vendió el piso en una feria inmobiliaria en Madrid y que se ha largado con su dinero a Venezuela.

El banco panameño ha embargado los pisos y ellos, que le pagaron la totalidad del piso al venezolano, no saben si tienen piso ó no. El primero que cobrará es el banco panameño. Ellos tienen una hipoteca con un banco en España. Así que están bastante alterados y echando sapos y culebras por la boca contra todos y contra todo, y se animan unos a otros a desahogarse.

Siempre me ha maravillado la facilidad con la que la gente suelta su dinero. Será que como yo nunca he tenido más que lo justo, no entiendo esa alegría para el riesgo.

Recuerdo cuando compramos nuestro primer piso en Madrid y yo me negaba en rotundo a comprar en plano. Quería ver y tener el producto adquirido al mismo tiempo. Me acusaban de que me saldría mucho más caro y siempre decía que no me importaba. Prefería tener la seguridad de lo que compraba. Y así ha sido siempre.

El tiempo me ha respetado demasiado, incluso me ha despedido con un impresionante arco iris camino del aeropuerto

Así que ahora llueve como si se fuera a acabar el mundo y me temo que se quedará así por algunos días.

Miro a través de los ventanales los aviones aparcados y de fondo me siguen llegando las voces alteradas de mis paisanos. No dejan títere con cabeza. El país es una mierda, sus habitantes son una mierda, los bancos son una mierda… echo de menos algún excremento para el que salió corriendo con un dinero fácil hacía tierras venezolanas, pero en fin…

Han sido unos días maravillosos que he disfrutado desde que despertaba hasta que me dormía con un calor extenuante y la consabida sorpresa por parte de todos, por mi manía de prescindir del aire acondicionado.

Me han mimado al extremo y yo los he dejado hacer, porque no es cuestión de perder la oportunidad de disfrutar. Han estado pendientes de mis más mínimos deseos ó necesidades, de lo que necesitaba ó me gustaba. Se han sacado el doctorado de “anfitriones” porque el título de hermanos, cuñadas, sobrinos, primos y amigos ya lo tenían.

Me voy con el corazón tranquilo y contento, porque dejo a personas felices. Dejo a jóvenes parejas con planes de futuro, dispuestos al esfuerzo y felices. Dejo a no tan jóvenes, serenos y felices esperando el retiro de manera sosegada y con planes de relax.

No sé si volveré pronto, tarde ó incluso nunca, pero la cantidad de cariño que me llevo en el corazón, es inmensa. Además he cargado el alma de clorofila y está verde, con ese verde tan especial de aquí.

Me despido de la humedad que molesta tanto a todo el mundo y que a mi piel, extremadamente seca, le da vida, del olor a tierra mojada, del susurro dulce del acento al hablar, de la música siempre a unos decibelios imposibles, del mar omnipresente, de tantas y tantas pequeñas cosas que había olvidado.

Dejo un país que a pesar de tener una historia bastante tranquila, ha sabido superar momentos realmente difíciles, que se ha demostrado a sí mismo, que es capaz de hacer lo que todo el mundo dudaba: administrar y gestionar el Canal, un país que en estos momentos afronta un desarrollo espectacular y que es lugar donde llegan todo tipo de personas a hacer fortuna. Y que a pesar de todo este desarrollo, sigue teniendo el mismo ritmo y la misma parsimonia, para desesperación de mis paisanos.

Simplemente no entienden algo que un canario de Las Palmas, criado cultivando papas, comprendió en cuanto llegó a estas tierras hace cincuenta años:

“El no trabajar duro en una tierra, donde sacudes el mantel y crecen los tomates en el jardín, te sientas debajo de un árbol y te cae a las manos la fruta, te metes en el mar y coges los peces y las langostas con la mano, no es vagancia. Es el privilegio de vivir en el paraíso” (Mi padre dixit)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

44 pensamientos en “De vuelta a casa

  1. Miguel

    Sí hija sí, ese canario tiene más razón que un santo. Los penínsulares que lelgan aquí dicen que estamos “aplatanaos”. Nosotros los dejamos correr. Cuando se dan cuenta que con tanto correr lo único que consiguen es salirse de la isla, ponen el freno.
    Se nota que has disfrutado como una enana y nos has hecho disfrutar a nosotros por simpatía.
    Un besazo.

    1. admin

      ¡¡¡jajajaj Me ha encantado!!! “De tanto correr se salen de la isla”.
      Así es. Luego estamos trabajando once meses como cabritos para irnos a descansar una semana allí 😀
      Besazo

  2. Yeste Lima

    Me has dejado sin saber qué decirte, me han emocionado tus sentimientos y tu forma de despedirte, eres enttrañable y eso traspasa la pantalla.

    Un besote.

    1. admin

      Un placer compartirlo con todos vosotros. Lástima que como dice el Consorte “He desatendido mis obligaciones blogueras de forma imperdonable” jajajaja
      Besazo

  3. Territorio sin dueño

    Después del cariño con que te escribe todo el mundo ¿que va una a decir? si es que nos emocionamos, has dejado a tu gente bien, y has podido verlos después de tanto tiempo, lo que desde luego es un privilegio, y tienes almacenados recuerdos, olores y sabores para una larga temporada.
    Con la última parte hija, dan ganas de irse para allá a buscar fortuna y felicidad.
    Muchos besos

    1. admin

      jajajaja Sí que dan ganas, pero levantar una vida es mucho más difícil de lo que parece.
      Otra cosa es cuando uno es joven y solo depende de uno mismo. Ahí sí que no lo dudaría ni un momento.
      Besazo

  4. Matt

    Bienvenida Dolega!! me ha encantado todo lo que nos has ido contando de tus maravillosos días. Me quedo con muchas ganas de conocerlo en persona, alguna vez será, espero. A mi tambien me encanta el calor y la humedad, y el resto de maravillas que cuentas, le gustan a todo el mundo en su sano juicio.
    Besos!!

    1. admin

      ¡¡Gracias!! quedan todavía dos post muy interesantes sobre la ampliación del canal y las playas. Pero mis playas, que son salvajes totales. 😀
      Besazo

  5. AleMamá

    Hay algo que no me calza, Dolega….¿eres española o panameña? ¿Eres panameña hija de españoles de Canarias? Por favor, explícame que me confundes.

    Yo tengo bastante familia en Costa Rica: una tía casada con tico y su descendencia, además por ella mi hermana conoció a su también tico esposo y vive allí, aunque nunca tuvo hijos.

    Besos

    1. admin

      Yo soy española, hija de salmantina y canario. Criada en Panamá, en la provincia más bonita de todas (Chiriquí) a tan solo 35Km de la frontera con Costa Rica, un país precioso también.
      Espero haber solucionado el Sudoku 😀
      Besazo

      1. AleMamá

        ¡Quién lo hubiera dicho,querida! ¿Y qué acento tienes? hablas con las jotas aspiradas? ¿Comes plátano frito?

        ¡Uy!, ¿y cómo fue que regresaste a España?
        Espero la novela completa, antes del Consorte, obvio.
        Besos

    1. admin

      Lo tienen jodido, porque, según me dijeron, le dieron el dinero al constructor, que a su vez no le pagó al banco el préstamo para hacer los pisos y se largó con la pasta.
      Encima ellos sacaron una hipoteca aquí con el BBVA y pusieron de garantía su piso de España, así que ahora tienen hipoteca en España y no saben si tienen piso en Panamá.
      Surrealista. En estos casos es cuando entiendo que después de doscientos cincuenta años, se siga timando a personas en la puerta del sol de Madrid, con el timo de la estampita…
      Besazo

  6. Marga

    A ver mi reina, mucho amor, mucha dulzura veo yo por aquí, pero aquí viene la pregunta más importante que hago a mi panameña apenas baja del avión y te la haré también a tí: “¿me trajiste galletas María?”…

    1. admin

      Siento comunicarte que esa amiga tuya panameña te engaña:
      Dile de mi parte que se deje de tanta galleta María y te lleve unas buena carimañolas, unos almojábanos, una ojaldras, unos tamalitos de maiz nuevo y si está en temporada, unos buenos Pisvae. Que eso sí es panameño y no las benditas galletas.
      Besazo

      1. Marga

        ¿¿¿qué me dices??? ahora mismo le mando una carta por Notario Público pidiéndole que rpesente sus padrinos. Haberse visto este engaño por tantos años ¡¡¡casi diez!!!! gracias Dolega por tu ayuda… qué sería de mí sin tí…

        1. admin

          Además todo lo tiene congelado en los supermercados Riba Smith. Menos los pisvae. Yo lo he traído en la maleta envasado en bolsas y han llegado en perfecto estado de congelación después de 10 horas de avión. 😀
          Besazo

    1. admin

      De lagrimitas nada, hay que seguir viviendo y dar gracias a Dios que hoy en día estamos mucho más cerca que ayer. Internet, Skipe, Whatsapp y mil cosas más que hacen que estemos, como quién dice a la vuelta de la esquina.
      Besazo

  7. Alterfines

    Me alegro de que todo haya ido tal y como tú esperabas, y que tan puntualmente nos has dado cuenta. Sólo me ha chocado un poco lo de “no sé si regresaré alguna vez”…

    Y muchas gracias por ese arco iris cuando ibas camino del aeropuerto. Es de verdad tan impresionante como tu relato.

    Un abrazo.

    1. admin

      Con el no volver siempre hay que contar, que no tenemos la vida comprada.
      El arco iris, el sobrino que me llevó al aeropuerto y yo nos reíamos porque él me decía que me lo había encargado. 😀
      Besazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.