Cambiando el chip

muy feo
Cada día vamos aterrizando en la cruda realidad que nos está tocando vivir. Estamos arruinados, vivimos en un país totalmente empobrecido y con grandes posibilidades de ser intervenidos por la unión europea, el banco mundial , el fondo monetario internacional y el hombre del saco si se tercia.

Estamos en estado de shock permanente frente al televisor y no vemos por donde nos caen las bofetadas a cada momento y creo que no somos conscientes de lo profundo del problema.

Hemos dedicado muchos esfuerzos en crear una conciencia en el aprovechamiento de los recursos naturales, cosa que está muy bien pero hemos descuidado el educar a los ciudadanos en el aprovechamiento de los otros recursos que teníamos y que hacían posible el estado del bienestar del que hemos disfrutado y que además también eran recursos de todos.

Es magnífico que nuestros hijos aprendan a reciclar bien la basura y que entiendan que ahorrar agua es fundamental para nuestro futuro en el planeta. Pero no hemos hecho tanto hincapié en enseñar al ciudadano que tener una farmacia en casa no lo va a convertir en un ser más sano y no hemos hecho campañas para que sea una conducta reprobable el gastar recursos de todos sin estar en una situación que lo amerite.

Se ha invertido mucho dinero en hacer que nuestros jóvenes se comprometan con el medioambiente, que sean solidarios (de hecho según muchos estudios los jóvenes españoles son de los más solidarios del mundo), sin embargo no se ha gastado un céntimo en campañas que enseñen que una persona que defrauda a hacienda ó cobra el desempleo estando trabajando ó solicita subvenciones cuando tiene recursos, es alguien profundamente insolidario con el resto de la población y que lo que hace es robar recursos para los que realmente lo necesitan, que cómo estamos comprobando ahora, podemos ser cualquiera de nosotros.

Vivimos en una sociedad polarizada políticamente en la cual es más importante el partido con el que simpatizas , que tu vigilancia como ciudadano en no permitir que ningún político sea del signo que sea, malgaste ó robe ni un céntimo de nuestro dinero. Nadie se ha preocupado en enseñarnos que los políticos no son más que nuestros empleados y que es importante que ellos entiendan que hay actitudes que los ciudadanos no vamos a tolerar por su parte, sean del partido que sean, porque al final quien pagamos las consecuencias somos nosotros.

Ellos, ya se sabe, se ponen enseguida de acuerdo por unanimidad para subirse el sueldo.

Me encanta cuando veo a los niños pequeños lavar los envases de los yogures antes de tirarlos al cubo de la basura, como hacen los niños alemanes. También me gustaría cuando voy a Munich no encontrarme con españolitos subiéndose en los tranvías, donde no hay cobradores para los billetes, sin comprar su respectivo ticket y diciendo el topicazo: “es que estos guiris son muy raros”

Porque de esos polvos vienen estos lodos.

Dolega

 

 

 

 

4 pensamientos en “Cambiando el chip

    1. admin

      Muchas gracias por el comentario, el blog está recién nacido y eres la primera persona que comenta ¡Que no conozco! jajajaja un millón de gracias.

  1. María José

    Como algunos dicen en Galicia, para ser un recien nacido te ha salido muy bien amañadito.
    El blog está genial¡¡¡¡¡
    Sigue. Sigue. No pares….
    Me encanta la prueba de cálculo.
    Soy humana¡¡¡¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.