Atados a bolitas de colores

Macaco-japonês
¿Saben cuál es la manera más fácil de cazar un mono?

Se abre un pequeño y profundo agujero en un árbol y se mete un objeto del tamaño del hueco más o menos, si es comida mejor. Esta operación se hace cuando uno sabe que el animal lo está viendo.

A continuación el cazador no tiene más que esperar. El animal irá corriendo meterá la mano y cogerá lo que hay dentro, pero cuando vaya a sacarla no podrá, porque la mano cerrada con el objeto dentro será más grande que el agujero.

El mono se quedará todo el tiempo forcejeando pero sin soltar el objeto que lo hace estar preso del árbol. El razonamiento de que si suelta lo que tiene en la mano, sacará el brazo del agujero y podrá huir, es demasiado complicada.  Él quiere lo que hay dentro del árbol a toda costa y renunciar a ello no entra dentro de sus planes y chillará, se defenderá pero siempre atado al árbol agarrando su tesoro, por lo tanto acaba en las redes del cazador.

Cada día veo más gente con las manos metidas dentro de agujeros, apretando fuertemente cosas absurdas, chillando y quejándose de estar atados a un sistema que los hace esclavos, pero que en ningún momento se plantean que si abrieran las manos y soltaran esas cosas que aprietan ciegamente, serían libres para hacer lo que quisieran.

Desgraciadamente los cazadores conocen muy bien a sus presas.

 

 

Etiquetado en: ,

2 pensamientos en “Atados a bolitas de colores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.