Astenia veraniega

La semana pasada fue extraña, ajetreada, intensa y por momentos imposible.

El fin de semana tuvimos visita allende los mares, lo pasamos muy bien y fue el contrapunto de los agobiantes días anteriores.

Estoy cansada, mi espalda se resiente y mi presión arterial cae en picado estos primeros días de calor ¡bendito calor!

Este coctel hace que la dulzura de mi carácter sea sensiblemente más baja que de costumbre ó lo que es lo mismo, que estoy de muy mala leche.

Mi logo, o sea mi gata, está con faringitis. Lo sé porque para pedir comida se va corriendo al plato, lo mira, me mira, abre la boca pero no sale sonido alguno. La llevo al veterinario, al mismo que la llevé hace seis meses por la misma causa. Me receta lo mismo que la vez pasada.

Me voy a la farmacia a comprar la medicina.

-Hola, me das una caja de “putuplús” (el medicamento en cuestión)

-Ese nombre no me suena ¿Para qué es?

Me contesta una chica con cara de tener astenia primaveral a pesar de que estamos en Julio.

-Para mi gato, tiene faringitis.

-¿No será “putuflú”? (el medicamento en cuestión)

-Sí, tienes razón es eso. Me he confundido de nombre.

Se mete para adentro y sale con la cajita del medicamento. Lo pone en el mostrador.

-La receta.

Me pongo a buscar la receta en el bolso y nada… Me acuerdo que la he dejado encima de la mesa de la cocina para abrir la jaula de la gata y sacarla al volver del veterinario.

-Pues que me la he dejado en casa, no la tengo. Si no te importa te la bajo mañana.

-¡No! No podemos despachar antibióticos sin receta.

Dolega con cara de madre.

-Es para un gato.

-Lo mismo me da, que me da lo mismo. Es antibiótico y nos está prohibido despacharlos sin receta. Que luego la gente se auto medica sin control.

Como yo estoy sufriendo el cambio de estación, pienso que la farmacéutica está igual solo que a ella le ha dado por la versión redicha. No tengo fuerzas para discutir así que me subo a casa a por el maldito papel.

Seis kilómetros después (tres de ida y tres de vuelta) espero que atienda a dos personas que están delante y le doy la receta.

-Yo, es que no entiendo porqué te ha mandado esto porque hay medicamentos mucho mejores. Además son pastillas y es mejor dárselo en gotas, lo toman mejor.

Dolega se pone su look surrealista…

-¿Ahh sí? Y cual me recomiendas, porque él me ha mandado lo mismo que la vez pasada y no me parece normal que el animalito en seis meses tenga dos veces faringitis.

Digo yo con un convencimiento que no deja lugar a dudas.

-Pues yo te diría que le dieras el “pataflís” que va genial y viene en gotas.

Dice la farmacéutica/veterinaria/dependienta.

-¡No se hable más! Dámelo. – Le digo tajante.

Coge la cajita, la mete en una bolsa, la cobra en el ordenador…

-Son siete con quince.

Yo con toda mi parsimonia abro el bolso, saco el monedero, saco el dinero, se lo extiendo y cuando lo va a coger hago un ademán y lo vuelvo a meter en el monedero.

-¡Huy no, no podemos!

La chica descolocada.

-¿Perdone?

-Que no podemos, no tenemos receta.

Tic, tac, tic, tac…

-Bueno mujer, se lo estoy dando yo que soy farmacéutica.

-Ya, pero no eres veterinaria que yo sepa y como tienes prohibido despachar antibióticos sin receta…

-Ya, pero tenemos la receta del veterinario.

-¿Me estás queriendo decir que me vas a despachar un antibiótico sin receta a pesar de tenerlo prohibido y lo que es peor, me vas a dar un medicamento A con una receta para uno B? ¿Y qué pasa si mi gato es alérgico al medicamento B y se lo doy y la palma Ehhh? ¿Quién es el responsable, el veterinario, la farmacéutica? ¿Me vas a dar tú una receta para este medicamento a pesar de no ser veterinaria Ehh? Anda hija, déjate de tontadas y dame lo que me ha recetado el veterinario.

-Oiga señora que yo solo quería ayudarla ¡Encima!

-Si me hubieras querido ayudar, me habrías despachado la maldita medicina la primera vez que vine y no me habrías hecho subir a casa a por el papelito obligatorio que ahora resulta que no necesitamos, porque tú recetas de oído.

Y es que a mí el cambio de estación me está sentando fatal…

 

 

 

 

62 pensamientos en “Astenia veraniega

    1. admin Autor de la entrada

      ¡Es que estoy hecha polvo! Llevo unos dias como zombie solo tengo ganas de estas echada como los perros. 😀
      Todos los años me pasa igual, pero es que este año ha tardado demasiado el cambio de estación.
      Besazo

  1. Esperanza

    jajaja… seguro que el putuflus que te mandó el veterinario era ligeramente mas barato que el pataflús que te queria encalomar ella…
    Es lo que tiene… para lo que quieren hacen la vista gorda…
    Un saludito.

    1. admin Autor de la entrada

      jajajajaj pues tenías que verla, jovencita y muuuuy redicha, cuando me dijo lo de automedicarnos me tuve que morder la lengua. 😀
      Besazo

  2. inmagina

    Jajaja, dolega en modo malvado, que es como más me gusta. Di que sí! que agusto te has quedado! Será imbécil, para un gato pedirte la receta, igual se pensaba que querías trapichear con el antibiótico y vender las pastillas a la salida de los Institutos.
    Besos

    1. admin Autor de la entrada

      Pues está. Anda ronca y verla intentando maullar dá grima. Lo bueno es que tiene apetito y no está muy alicaída. Veremos si mejora.
      Gracias y Besazo

  3. Miguel

    Pues yo también le tengo más confianza al “pataflís” que al “putuflú”. Es que a mí los genéricos como que no. Soy de marcas ¿qué quieres?
    La pobre chica sólo quería ayudar. Cómo sois los de la sierra.
    Un besazo.

  4. Dessjuest

    Pues menos mal que no le dijiste que en realidad era para “rata”, que si no ya no te vuelve a abrir la farmacia en la vida, yo desde luego donde esté el potorrús que se quite todo para esos casos.

  5. Ajovin

    Muy bien dado en todos los morros. Es que “sabios escondidos” hay en todos los lugares, personas que se sienten los dueños de todo, incluido el NO ayudar a los demás.

  6. Mi Álter Ego

    Eso mismo estaba pensando según te cobraba el “pataflís”. Decía yo para mis adentros “¿Se lo va a vender así, sin receta?”. Si es que como se nota que, donde manda visitador, no manda ordenanza de Sanidad. Jajaja. Besotes!!!

    1. admin Autor de la entrada

      ¡jajajaja Has dado en el clavo! Recuerdo que hace años me tuve casi que pegar con un médico para que nome diera clamoxil ¡¡¡ porque soy alérgica a la penicilina!!!
      Era íntimo amigo del visitador del laboratorio que lo comercializa. 😀
      Besazo

  7. Emy Tecuento

    jejejej, yo venía pensando que además de la farmacia también llevaba la pastelería, pero se me ha adelantado Inma!!!
    No sabes cuánto te entiendo mi reina, mi tensión está tan baja que a ratos me la voy pisando… ¡como para que nos vengan con gilipolleces estamos, vamos!!
    Por cierto, me encanta tu forma de poner la gente donde le corresponde!!, jejeje
    Muchos besitos guapísima, ánimo para darle la píldora al gato 😉

      1. admin Autor de la entrada

        Lo que me he podido reir ¡Dios!
        No lo conocía, es absolutamente genial. Me lo he guardado orque no tiene desperdicio.
        ¡Gracias!
        Besazo

  8. Analogías

    Dí que sí! Con un par! Anda y que le den! Ya está bien de tanta tontería, coño. A mi me pasaba igual solo que por un puto antiinflamatorio, que en vez de esperarme a que me lo recetara el médico (antes lo daban sin receta) y saturar las consultas de la s. social me iba directamente y encima pagaba más. Hasta que llegó mamá-Sanidad y dijo que cómo se nos ocurría medicarnos solos, si no tenemos criterio, somos ovejitas, lerdas, que además tenemos todo el tiempo del mundo mundial para pasarnos hora y media en la consulta esperando a que nos despachen una mierda de receta que hasta hace dos días comprábamos solos sin repercutir ese gasto en la misma señora Sanidad. Coño. He dicho.

  9. Covadonga

    umm no despacha antibiótico sin receta… pero luego la receta la “reinterpreta” a su gusto, eso sí “solo por ayudar”, desde luego que mal pensada eres, porque igual creías que te iba a “colocar” algo que a ella le viniera mejor por tema stock o incentivada por algún laboratorio…..
    Besinos

  10. Yeste Lima

    jajaja, ahora entiendo el comentario de Macondo en mi blog nombrándote y es que tenemos una ola de calor que está afectando a las vendedoras-dependientas-farmacéuticas, se les está derritiendo la sesera.

    La mia por torpe, la tuya por sabihonda.

    Besos, Doleguita.

    1. Yeste Lima

      ¡¡No me acostumbro a ver mi cara de ¿burrito? Tengo que fijarme muy bien en los comentarios porque no reconozco a los amigos….todos son unos monstruos, jajaja.

    2. admin Autor de la entrada

      jajaja cierto. Es que la atención al público requiere una actitud que no todo el mundo tiene. 😀
      Besazo

  11. María

    Es que hay algun@s que están detrás del mostrador y no tienen “pesqui” ¿pues no estás viendo los ojos inyectados en sangre que te piden la receta?
    ¡Dásela hijap.t.! No ves que te va a montar un pollo, por un gato, so perra…

  12. Nieves

    Jajajajajaja Maravilloso!!! El momentazo tic tac increible, me lo he pasado de lujo.
    Si sigues con tu astenia por favor, dedicate a hacer compras, visitas y cosas así y por el innombrable cuantanoslo!!!!!!!!!!!!!
    Un besazo ama!

  13. ¿Mal?, lo que te ha sentado es FENOMENAL! yo te iba leyendo y me estaba cargando por momentos con la dependientactictactictac porque me pasó algo similar hace algún tiempo, sí señora, touché! 😉

    Y por cierto, como está la gatita?

    Besitos para ambas!

    1. admin Autor de la entrada

      Parece que es algo bastante común y me parece muy mal. Mucho decir unas cosas y luego hacer otras. 😀
      Besazo

  14. marta

    jajajaja
    perdona
    no me río de ti
    solo de lo que cuentas
    y como lo cuentas
    Dolega,
    te invito a casa!
    es una inversión en felicidad asegurada!!!!
    besos al gato
    dile a la farmacéutica que me llame,
    menuda bicha!

    1. admin Autor de la entrada

      Más que una bicha, es tonta.
      ¡Acepto esa invitación! Pero mejor espera a que pase el verano que ahora tienes la pensión llena. 😀
      Besazo

  15. Piruja

    Hola dolega, anda que la dejaste con un palmo de narices y que hiciste muy bien, anda la lista, primero no te lo da por no tener la receta y luego te da otro medicamento con la receta pero con otro medicamento, manda narices y se ofende y todo la niña, bien que hiciste y como me hubiese gustado verle la cara jeje, eres única en todo jeje, bien por ti y por tu gatejo por supuesto, ya esta mejor?, cuidaos todos:)

    Besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.